"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

lunes, 10 de agosto de 2009

Dos caballos


Cerca de mi casa hay un terreno de pastos, dónde suelo pasear. Dos caballos suelen pastar allí. De lejos parecen caballos como otros caballos, pero cuando se miran bien, descubres que uno de ellos es ciego. Aún así el dueño no se deshizo de él y le consiguió un amigo, un caballo más joven. Si prestas atención, oirás una pequeña en el cuello del caballo menor. Así el caballo ciego sabe dónde está su compañero y va hasta el. Ambos pasan los días comiendo y al final del día el caballo ciego sigue a su compañero hasta el establo. Y tú percibes que el caballo con la campana está siempre mirando si su amigo lo acompaña y, para para que asi pueda alcanzarlo.
El caballo ciego se guía por el sonido de la campana, confiando que el otro lo está llevando por el camino adecuado.
Como el dueño de estos caballos, Dios no se deshace de nosotros porque no somos perfectos, o porque tenemos problemas o desafíos. El cuida de nosotros y hace que otras personas vengan a nuestro auxilio cuando precisamos. Algunas veces actuamos como el caballo ciego guiado por el sonido de las de aquellos que Dios coloca en nuestras vidas. Otras veces somos el caballo que guía, ayudando a otros a encontrar su camino.
Así son los buenos amigos. Tú no necesitas verlos, pero están sabes que están cerca.
Por favor oye mi campana. Yo también oiré la tuya.

Texto: De autor desconocido

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry