"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

lunes, 28 de noviembre de 2022

A veces es mejor no hablar


SE METIERON CON LA GENERACIÓN EQUIVOCADA

En la fila del supermercado, la cajera le dice a un señor mayor que debería traer su propia bolsa, ya que las bolsas
de plástico no son buenas para el medio ambiente.

El señor pide disculpas y explica: "Es que no había esta moda verde en mis tiempos."

La empleada le contestó: "Ese es ahora nuestro problema. Su generación no puso suficiente cuidado en 
conservar el medio ambiente."

Tiene razón, le dice el señor: nuestra generación no tenía esa moda verde en esos tiempos:

- En aquel entonces, las botellas de leche, de refrescos y las de cerveza se devolvían, n la tienda y se las
 enviaba de nuevo al fabricante para ser lavadas y esterilizadas antes de llenarlas de nuevo, de manera 
que se podían usar las mismas botellas una y otra vez. Así, realmente las reciclaban.

- Subíamos las escaleras, porque no había escaleras eléctricas en cada comercio ni oficina, 
así se conservaba energía eléctrica.

- Íbamos caminando a los negocios en lugar de ir en coches de 300 caballos de fuerza cada vez que 
 necesitábamos recorrer 1 milla.

- Por entonces, lavábamos los pañales de los bebés porque no había desechables.

- Secábamos la ropa en la soga, no en secadoras que funcionan con energía eléctrica. 
La energía solar y la eólica secaban verdaderamente nuestra ropa.

- Entonces teníamos una televisión o radio, en casa, no un televisor en cada habitación.

- En la cocina, molíamos en mortero y batíamos a mano, porque no había máquinas eléctricas que lo hiciesen
 por nosotros.

- Cuando empaquetábamos algo frágil para enviarlo por correo, usábamos periódicos viejos arrugados 
para protegerlo, no plástico de burbujas.

- En esos tiempos no usábamos podadora eléctrica para cortar el césped; 
usábamos una podadora que funcionaba a músculo.

- Hacíamos ejercicio trabajando, así que no necesitábamos ir a un gimnasio para correr sobre cintas  
mecánicas que funcionan con electricidad.

- Bebíamos directamente del grifo o en vaso de cristal cuando teníamos sed, en lugar de usar vasitos 
o botellas de plástico cada vez que teníamos que tomar agua.

- Cambiábamos las navajas de afeitar en vez de tirar a la basura todo el rastrillo sólo porque la hoja perdió su filo.

- En aquellos tiempos, los chicos iban en sus bicicletas a la escuela o caminando, en lugar de usar
 a su mamá o papá como taxista.

- Teníamos un enchufe en cada habitación, no varios múltiples para alimentar una docena de artefactos.

-Y no necesitábamos un aparato electrónico para recibir señales desde satélites situados a miles de kilómetros
 de distancia en el espacio para encontrar la pizzería más cercana.

- Usábamos teléfonos fijos y sólo había uno cada diez casas, hoy Uds. tienen 10 por cada casa, 
y cuando los desechan las baterías contaminan la tierra y miles de litros de agua.

- Así que me parece lógico que la actual generación se queje continuamente de lo IRRESPONSABLES 
que éramos los ahora viejos por no tener esta moda verde en nuestros tiempos.

No dejes de enviarle esto a otra persona “mayor” que esté harto de recibir lecciones de ecología de cualquier
 "sabelotodo” de esta nueva generación. ¡ME ENCANTÓ!

sábado, 29 de octubre de 2022

Admirable actitud

 



La hermosa y bien perfumada anciana de 90 años, completamente vestida cada mañana a las 8 a.m. en punto, con su cabello arreglado a moda y el maquillaje perfectamente aplicado, se muda hoy a un asilo. Su esposo murió recientemente, lo que motivó la mudanza.

Después de muchas horas de esperar pacientemente en el recibidor del asilo, sonrió dulcemente, cuando se le dijo que su cuarto estaba listo.
Mientras se desplazaba con su andador hacia el ascensor, se le dio una descripción detallada de su pequeño cuarto, incluyendo las cortinas que colgaban de su ventana.
“Me encanta”, afirmó, con el entusiasmo de una niña de 8 años al que le acaban de entregar una nueva mascota.
- Sra. Jones; no ha visto el cuarto, espere.
- Eso no importa, respondió.
La felicidad es algo que decides con el tiempo. Si me gusta o no mi cuarto, no depende de cómo estén arreglados los muebles, depende de cómo arregle mi mente.
Ya decidí que me gusta. Es una decisión que hago cada mañana, cuando me levanto. Tengo la elección; puedo pasar el día en la cama, repasando la dificultad que tengo con las partes de mi cuerpo que no funcionan, o salir de la cama y estar agradecida por las partes que sí funcionan.
Cada día es un regalo, y mientras se abran mis ojos, me enfocaré en el nuevo día y los recuerdos felices que he almacenado solo por esta vez en mi vida.
La FELICIDAD es como una cuenta de banco: tú retiras de ella, lo que has depositado.
Así que mi consejo sería que deposites una gran cantidad de felicidad, en la cuenta de tu memoria.


Recuerda estas cinco simples reglas para ser feliz:
1.- Libera tu corazón del odio.
2.- Libera tu mente de preocupaciones.
3.- Vive sencillamente.
4.- Da más.
5.- Espera menos.

sábado, 1 de octubre de 2022

Las ventajas de envejecer

  


 Las ventajas de envejecer.

Nunca cambiaría a mis increíbles amigos, mi vida maravillosa, mi querida familia, por menos canas o por un vientre más plano.
A medida que he madurado, me he vuelto más amable, y menos crítico conmigo mismo.
Me he ido convirtiendo en mi propio amigo...
No tengo sentimiento de culpabilidad al comer unas galletas de más, o al hacer la cama cuando quiera, o comprando algo tonto que no necesito.
Tengo derecho a ser desordenado o extravagante.
He visto a varios amigos y seres queridos abandonar este mundo demasiado pronto, antes de que se dieran cuenta de la gran libertad que aporta la vejez.
¿Quién me reprocha, si me pongo a leer o a jugar con mi ordenador hasta las cuatro de la madrugada y dormir hasta el mediodía?
¿A quién le molestará que me quede en la cama o frente al televisor, todo el tiempo que quiera?
Bailaré al son de aquellos éxitos maravillosos de los años 70, 80 y 90, y si de paso me entran ganas de llorar por un amor perdido, pues lloro...
Cuando quiera, caminaré por la playa con esos pantalones cortos, demasiado ajustados para un cuerpo ya en declive, y me sumergiré en las olas con abandono, a pesar de las miradas de conmiseración de otros más jóvenes y dinámicos. Ellos también envejecerán.
Sé que a veces tengo descuidos de memoria, pero creo que con respecto a algunas cosas de la vida lo mejor es olvidarse de ellas.
Recuerdo las cosas importantes.
Por supuesto, a lo largo de los años, mi corazón se ha partido o hecho añicos más de una vez.
Sin embargo, los corazones partidos nos procuran fuerza, comprensión y compasión.
Un corazón que nunca ha sufrido es inmaculado y estéril, y nunca conocerá la alegría de ser imperfecto.
Tengo la suerte de haber vivido lo suficiente como para tener gris lo que me queda de cabello y para conservar la risa juvenil grabada para siempre en los surcos profundos de mi cara.
Muchos nunca se rieron, muchos murieron antes de que les salieran canas.
A medida que se envejece, es más fácil ser positivo e independiente. Importa menos lo que piensen los demás.
Yo ya no me cuestiono.
Me he ganado el derecho a estar equivocado.
Entonces, respondiendo a tu pregunta, o si no has preguntado, a tu extrañeza:
Me gusta ser viejo. Me gusta ser la persona en la que me he convertido.
No viviré para siempre, eso lo sé, pero mientras esté aquí, no perderé el tiempo lamentando lo que pudo haber sido y no fue, y todavía menos preocupándome por lo que será, porque puede que ni lo vea.
Y cuando tenga ganas, comeré postre en cada comida.
¿Lo captas?

¡Que nuestra amistad nunca se separe, porque reside en el corazón! ❤️

miércoles, 14 de septiembre de 2022

Canto indígena

 


Un hombre susurro "Dios habla conmigo"

Y un ruiseñor empezó a cantar, pero el hombre... ¡No escuchó!

El hombre repitió "Dios habla conmigo"
Y el eco de un trueno se oyó pero el hombre...
¡No escuchó!

El hombre miró y dijo "Dios déjame verte!
Una estrella brilló en el cielo pero el hombre... ¡No la vio!

El hombre comenzó a gritar
" Dios muéstrame un milagro "
Un niño nació, más el hombre...
¡No sintió el latir de la vida!

El hombre comenzó a llorar y a desesperarse
" Dios tócame y déjame sentir que estas aquí conmigo"  Y una mariposa se posó suavemente en su hombro...
El hombre espantó la mariposa con la mano y desilusionado continuó su camino, triste, sólo y con miedo

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry
Powered By Blogger