"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te Amo

Te Amo

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

sábado, 31 de octubre de 2020

Mi padre me enseñó



Publico este escrito con la autorización de mi hija que lo escribió la noche que falleció su padre pero que no me lo mostro hasta hace un par de días, con esta dedicatoria. 

"Lo comparto contigo, mami, que te gustará leerlo. Lo escribí el día que falleció papá. Te queremos mucho y estamos muy orgullosos de ti."

Mi padre me enseñó

Mi padre me enseñó, por encima de todo, que estaba orgulloso de mí: “Peloti, tú vales mucho, harás cosas grandes en la vida”

Mi padre me enseñó a ser generosa: “no hay nada peor que las personas que no echan mano a la cartera cuando hay que pagar. 20€ no nos van a sacar de pobres y quedarás siempre como una señora”

Mi padre me enseñó a amar a Dios y tenerlo siempre en vi vida: “el Señor es mi pastor, nada me falta”

Mi padre me enseñó a escuchar y pensar; cuando insistentemente me empeñaba en llevarle la contraria me decía: “Pero Meli, usa la cabeza. Parece mentira que seas mi hija”.

Mi padre me enseñó a no quejarme: “Quejarse no sirve de nada y es muy poco elegante”.

Mi padre me enseñó a amar España: “Esta tierra que pisamos y esta gente que la habita, son nuestras raíces, trabajo de muchos otros que estuvieron antes que nosotros”

Mi padre me enseñó a ser madridista: “Si Dios va de blanco, por algo será”

Mi padre me enseñó a ser optimista y mirar siempre hacia adelante: “No hay que preocuparse, si no ocuparse”

Mi padre me enseñó el valor del dinero, la importancia de ahorrar y de no gastarlo en caprichos.  El valor de la elegancia innata y de la discreción, porque así era él.

Mi padre me enseñó a ser ciudadana del mundo: “cada vez más el mundo va a ser más una sola aldea: viaja, conoce gente, aprende… donde fueres, haz lo que vieres”

Mi padre me enseñó a valorar cada pedazo de pan sobre la mesa: “pan con aceite era un lujo en el Madrid de la postguerra”. Jamás se quejó de una comida, todo le gustaba.

Mi padre me enseñó disfrutar del cine, del arte, del teatro, de una buena comida: “Para eso está el dinero” decía.

Mi padre me enseñó el valor de la familia. Trabajó incansablemente cada día de su vida por nosotros y nunca miró por él, si no por su mujer y sus hijos.

Mi padre me enseñó a aprender del pasado, pero a vivir en el presente. “mi época es esta” solía decir.

Mi padre me enseñó a sonreír y dar gracias cuando llovía: “esto es el buen tiempo de verdad, la lluvia es vida”

Mi padre me enseñó la importancia de dar su sitio a los jóvenes: “el futuro es vuestro, tenéis muchas cosas que enseñarnos”

Pero por encima de todo, mi padre me enseñó lo que es ser buena persona. 
Él era esencialmente un hombre bueno. Pasó por la vida como se fue: discretamente, sin hacer ruido, sin dar preocupaciones. 
Nunca me soltó de la mano. Su ejemplo ha marcado toda mi vida. Vivirá siempre en mí y su recuerdo me acompañará por siempre. Su amor estará siempre vivo en sus hijos y sus nietos y así perdurará, porque el amor, no pasa nunca.

¡Gracias Meli por permitirme compartirlo !



sábado, 26 de septiembre de 2020

Lago de la Casa de Campo (VI)

"La belleza no hace feliz al que la posee, sino a quien puede amarla y adorarla." 
Hermann Hesse 

Este verano he paseado varias veces por el lago a horas tempranas en dónde el público no interrumpía mi idilio con la naturaleza después de días de confinamiento. El Covid19 interrumpió nuestros paseos y salidas y también se llevó por delante parte de mi vida. Caminaba sola por los lugares en donde siempre había ido de su mano. Todo seguía igual y el tiempo parece haberse detenido. El sol jugaba con las luces y sombras del lago mostrando la belleza singular de los amaneceres.
Comparto algunas de estas fotografías tal vez para inmortalizar estos momentos o quizas para salvaguardar esos recuerdos tan queridos para mi y que soy incapaz de expresar


Casa de Campo I   Teleférico

miércoles, 16 de septiembre de 2020

A modo de despedida


"La muerte no es final del camino"

La muerte te arrebató inesperadamente de mi lado, sin abrazos ni besos, aislado, en soledad, en una fría habitación del hospital.
Tampoco tuviste el cariño de los tuyos aquella noche, tan solo el eco de mis sollozos que también en soledad y en lejanía acompañaron  mi adiós.

No pude estar abrazada a ti en tu último suspiro. Vuelven una y otra vez con intensidad esos pensamientos que me desgarran el alma.
Tal vez no existan las despedidas me digo o quizás me niego aceptar tu partida porque te quiero junto a mi para siempre.

No, no hubo despedida alguna, solo dolor y estupor.

Tengo que dejarte marchar y no quiero. Más a pesar de mis lágrimas he tomado la determinación de seguir adelante con fe e ilusión, como te hubiera gustado que hiciera y como tantas veces lo pensamos.

Cogida de tu mano volveré a recorrer caminos que durante tantos años hemos transitado. Permaneces conmigo, tu vida ajena a lo terrenal ahora vive en mí y siempre estarás en cada paso que dé.
Te amaré cada día en los que amaste y a los que yo tanto quiero.
Te soñaré en el silencio de cada noche que cobija nuestros recuerdos y en cada pálpito de mi corazón.

Continuaré con ilusión la travesía que me conducirá hasta dónde tú estás amor y cuando llegue el fin de mi peregrinar te encontraré en esa Luz Eterna en la que creo y en dónde sé que me estarás esperando para toda la eternidad.

Te quiero

miércoles, 5 de febrero de 2020

Ama. Simplemente ama


Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.
Principito


Dice un cuento israelita que un joven fue a visitar a un sabio consejero y le contó sobre las dudas que tenía acerca de sus sentimientos por su familia. El sabio lo escuchó, lo miró a los ojos y le dijo sólo una cosa:
- Ámala.
Y luego se calló.
El muchacho dijo:
- Pero, todavía tengo dudas ...
- Ámala, le dijo de nuevo el sabio.
Y, ante el desconsuelo del joven, después de un breve silencio, le dijo lo siguiente:
- Hijo, amar es una decisión, no un sentimiento.
Amar es dedicación y entrega. Amar es un verbo y el fruto de esa acción es el amor.
El amor es un ejercicio de jardinería.
Arranque lo que hace mal, prepare el terreno, siembre, sea paciente, riegue y cuide.
Esté preparado porque habrá plagas, sequías o excesos de lluvias, pero no por eso abandone su jardín.
Ame, es decir, acepte, valorice, respete, dé afecto, ternura, admire y comprenda.
Simplemente, ame.
¿Sabes por qué?
Porque la inteligencia, sin amor, te hace perverso.
La justicia, sin amor, te hace implacable.
La diplomacia, sin amor, te hace hipócrita.
El éxito, sin amor, te hace arrogante.
La riqueza, sin amor, te hace avaricioso.
La docilidad, sin amor, te hace servil.
La pobreza, sin amor, te hace orgulloso.
La belleza, sin amor, te hace ridículo.
La autoridad, sin amor, te hace tirano.
El trabajo, sin amor, te hace esclavo.
Y LA VIDA SIN AMOR, NO TIENE SENTIDO.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry