"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

viernes, 24 de septiembre de 2021

Reflexiones que nos debíamos de hacer a cierta edad



Tu ya no tienes muchos años para vivir, y además no podrás llevarte nada cuando te vayas, por lo cual debes ser ahorrativo, pero sin sacrificar tu bienestar.

Gasta el dinero que deba ser gastado, disfruta lo que deba ser disfrutado, y dona lo que te sea posible.

No te preocupes por lo que pasará cuando te hayas ido, porque cuando te vuelvas polvo, no sentirás si te alaban o te critican, si te visitan al cementerio o te olvidan.

El tiempo para disfrutar la vida es este momento, y los bienes que tan difícilmente ganaste debes gozarlos.

No te preocupes mucho por tus hijos, porque ellos tendrán su propio destino y encontrarán su propio camino.

Cuida, en especial a tus nietos, ámalos, consiéntelos, y también trata de disfrutarlos mientras puedas.

La vida debe tener más cosas que trabajar desde la cuna hasta la tumba.

Despiértate diariamente a disfrutar un día más de vida sin peleas con nadie ni rencores.

No esperes mucho de tus hijos.

Los hijos, aunque se preocupen por sus padres, también estarán continuamente ocupados con sus trabajos, sus compromisos y con su propia vida.

Muchos hijos que no se preocupan de sus padres, pelearán por sus bienes aun cuando todavía estén vivos, y desearán que pronto dejen esta vida para poder heredar sus propiedades y riqueza.

Si ya tienes 65 años ó más, no intercambies tu salud por riqueza trabajando en exceso, ya que estarás cavando tu temprana sepultura.

De mil hectáreas sembradas de arroz, sólo puedes consumir 1/2 taza diaria, y de mil mansiones, sólo necesitas un espacio de 8 metros cuadrados para descansar en las noches, así que, si tienes alimento y algo de dinero para tus necesidades, no necesitas más.
Trata de vivir feliz, pues solo tienes una vida.

No te compares con otros midiendo tu fama, tu dinero o tu status social, o ufanándote por ver los hijos de quién tienen más éxito, y en lugar de eso, reta a tus hijos a que logren felicidad, salud, gozo, y calidad de vida.

Acepta las cosas que no puedes cambiar, pues si te preocupas demasiado, puedes estropear tu salud.

Crea tu propio bienestar y encuentra tu propia felicidad, haciendo cosas que te diviertan y alegren diariamente.

Un día sin felicidad, es un día que pierdes.

Teniendo buen ánimo, la enfermedad se curará, pero teniendo un espíritu alegre, la enfermedad se curará más rápido, ó nunca se acercará.

Con buen carácter, adecuado ejercicio, alimentos sanos, y un consumo razonable de vitaminas y minerales, tendrás vida saludable y placentera.

Pero sobre todo, aprende a apreciar la bondad en todo, en la familia y amigos, pues ellos te harán sentir joven, reviviendo los buenos momentos, y los pasajes interesantes de tu vida.

Dicen que, en la vida quien pierde el techo, gana las estrellas y así es.

El tiempo y las oportunidades son como el agua de un río, que nunca podrás tocarla dos veces, porque ya pasó y nunca pasará de nuevo.

Aprovecha cada minuto de tu vida y no rechaces las oportunidades de conocer el mundo y disfrutar las cosas buenas de la vida, pues es posible que nunca se te vuelvan a presentar.

Nunca te fijes en la apariencia, porque ésta cambia con el tiempo.
No busques a la persona perfecta, porque ésta no existe.

Busca si lo deseas, a alguien que te valore como persona, y si no la hallas, disfruta tu soledad que es mucho mejor que una mala compañía.

Cree en Dios, cualquiera que sea el concepto que tengas de él, y trata de gozar la vida que es muy corta, disfrutando la familia y los amigos, pues te irás tarde ó temprano de este mundo, y nadie te dará las gracias.

Que la salud y el bienestar te acompañen siempre.

Filósofo Chino Ling Yu Tang.

miércoles, 21 de julio de 2021

Cuatro leyes espirituales







La primera: 
"La persona que llega a nuestra vida, es la persona correcta" 
Es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación. 

 La segunda ley: 
 "Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido". 
Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: "si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra...". No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo. 

 La tercera: 
 "En cualquier momento que comience es el momento correcto".
 Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuándo comenzará. Y la cuarta y última: "Cuando algo termina, termina". Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. Creo que no es casual que estén leyendo esto, si estas palabras llegaron a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado.





    

sábado, 10 de abril de 2021

Un día cualquiera de abril

 


“El corazón nunca olvida dónde dejó sus mejores latidos “


Un día cualquiera de abril, me vi sola en todos los caminos que juntos hemos transitado.
En compañía de mis lágrimas, de los recuerdos desdibujados en la memoria, vagaban sin rumbo las preguntas, la ausencia de esa despedida sin abrazos, sin el calor de un adiós.

Aún anhelo tu compañía, tu sonrisa, escuchar nuevamente tu voz, decirte lo mucho que te quiero a sabiendas de que tu partida fue un viaje sin retorno.
Quiera el destino al final de mis días unirnos nuevamente en el sueño de la eterna primavera prometida. Tal vez … Así se lo pido a Dios

Un día cualquiera de abril, tras noches de silencio quedé rota de dolor y soledad.

 

miércoles, 31 de marzo de 2021

Un año sin tí


Mis pies querrán caminar a dónde estás durmiendo,
pero seguiré viviendo-
Pablo Neruda


Cuando mañana comience sin mí
y yo no esté aquí para verlo,
si el sol se alzase y encontrase tus ojos
rebosantes de lágrimas por mí;
ojalá no llores
como has llorado hoy,
al pensar en las muchas cosas
que no llegamos a decirnos.
Se lo mucho que me quieres,
tanto como te quiero yo a ti,
y sé que cada vez que pienses en mi
también tú me echarás de menos;
pero cuando mañana comience sin mí,
intenta entender, por favor,
que vino un ángel y me llamó por mi nombre,
y me tomo de la mano
y dijo que me esperaba mi sitio
en el cielo, en lo alto
y que tenía que dejar atrás
a todos los que tanto amo.
Pero al volverme para marchar
se me escapó una lágrima
porque siempre había pensado
que no quería morir.
Tenía tanto por lo que vivir,
tantas cosas aún por hacer,
que parecía casi algo imposible.
Que estuviera abandonándote,
me acordé de todos los días de ayer,
los buenos y los malos
de los pensamientos y el amor que compartimos,
de lo muchos que nos reímos.
Si pudiera revivir el ayer
aunque solo fuese un momento
te diría adiós y te besaría
y quizás te viese sonreír.
Pero entonces me di cuenta,
de que esto nunca podrá ser
porque el vacío y los recuerdos
ocuparìan mi lugar.
Y cuando pensé en las cosas del mundo,
que podría extrañar al llegar mañana
me acordé de ti y al hacerlo
mi corazón se llenó de pesar.
Pero al cruzar las puertas del Cielo,
me sentí en casa,
al ver que Dios me miraba y sonreía
desde su gran trono dorado
y me decía he aquí la eternidad
y todo lo que te había prometido.
Hoy tu vida en la tierra es cosa del pasado,
pero aquí comienza de nuevo,
no te prometo un mañana
porque hoy durará eternamente.
Y como todos los días serán el mismo,
no habrá nostalgia por el pasado
Has tenido tanta fe,
tanta confianza, tanta fidelidad…
Aunque hubo veces en que
hiciste algunas cosas que
sabias que no debías
pero te he perdonado
Y ahora al fin eres libre
¿No quieres venir, tomarme de la mano
y compartir mi vida?
Así que cuando mañana comience sin mí,
no creas que estaremos muy lejos
porque cada vez que me recuerdes
estaré ahí mismo, en tu corazón.

De "La prueba del cielo" de Eben Alexander  




“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry
Powered By Blogger