"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

miércoles, 9 de febrero de 2011

Las manos de mi abuelo

El abuelo, con noventa y tantos años, sentado débilmente en la banca del patio, no se movía. Solo estaba sentado cabizbajo mirando sus manos. Cuando me senté a su lado no se dio por enterado y entre más tiempo pasaba, me pregunté si estaba bien. Finalmente, no queriendo realmente estorbarle sino verificar que estuviese bien, le pregunté cómo se sentía.
Levantó su cabeza, me miró y sonrió. “Estoy bien, gracias por preguntar”, dijo con una fuerte y clara voz.
No quise molestarte, abuelo, pero estabas sentado aquí simplemente mirando tus manos y quise estar seguro de que estuvieses bien”, le expliqué.
El abuelo me preguntó: “¿Te has mirado alguna vez tus manos? Quiero decir si realmente te has mirado tus manos”
Lentamente solté mis manos de las de mi abuelo las abrí y me quedé contemplándolas. Les di la vuelta, palmas hacia arriba y luego hacia abajo.
No, creo que realmente nunca las había observado mientras intentaba averiguar qué
quería decirme.
Mi abuelo me sonrió y me contó esta historia:
Un dia me detuve a reflexionar acerca de mis manos como me habían servido a través de los años. Estas manos aunque arrugadas, secas y débiles han sido las herramientas que he usado toda mi vida para alcanzar, agarrar y abrazar la vida.
Ellas pusieron comida en mi boca y ropa en mi cuerpo. Cuando niño, mi madre me enseñó a plegarlas en oración. Ellas ataron los cordones de mis zapatos y me ayudaron a ponerme mis botas. Han estado sucias, raspadas y ásperas, hinchadas y dobladas.

Mis manos se mostraron torpes cuando intenté sostener a mi recién nacido hijo.
Decoradas con mi anillo de bodas, le mostraron al mundo que estaba casado y que amaba a alguien muy especial.
Ellas temblaron cuando enterré a mis padres y esposa y cuando caminé por el pasillo con mi hija en su boda. Han cubierto mi rostro, peinado mi cabello y lavado y limpiado el resto de mi cuerpo. Han estado pegajosas y húmedas, dobladas y quebradas, secas y cortadas.


Y hasta el día de hoy, cuando casi nada más en mí sigue trabajando bien, estas manos me ayudan a levantarme y a sentarme, y se siguen plegando para orar.
Estas manos son la marca de dónde he estado y la rudeza de mi vida. Pero más importante aún, es que son ellas las que Dios tomará en las suyas cuando me lleve a Su presencia.
Desde entonces, nunca he podido ver mis manos de la misma manera.
Pero recuerdo cuando Dios estiró las Suyas y tomó las de mi abuelo y se lo llevó a Su presencia.
Cada vez que voy a usar mis manos pienso en mi abuelo; de veras que nuestras manos son una bendición. Hoy me pregunto:
¿Qué estoy haciendo con mis manos? ¿Las estaré usando para abrazar y expresar cariño o las estaré esgrimiendo para expresar ira y rechazo hacia los demás

Cuando leí este e-mail, inevitablemente me acordé las manos de mi padre. El nunca me hablo de sus manos, pero yo las recordaba acariciando mi rostro, haciendo chapuzas, pintando cuadros, cocinando... Tenía unas manos muy hermosas que con la esdad se fueron arrugando. El dia que murió las tuve toda la noche entre las mias. Aún hoy cuando las recuerdo me emociono.
Nunca volveré a ver mis manos de la misma manera

22 comentarios:

  1. Unas manos con historia, que no se irán vacías.
    Lástima que algunos empleen las manos a veces para empuñar armas y para matar.
    Creo que pocas partes de nuestro físico hablan tanto sobre nosotros como las manos y los ojos.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Preciosa historia Katy. Las manos hablan tambien de nosotros y nos recuerdan nuestro paso por la vida.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. katy que historia mas bonita. ¿No ves que las manos nos dicen que somo mayores,y que morirnos nos da........

    ResponderEliminar
  4. Una bella historia; una bella reflexión. Aunque las manos son muy significativas, así todo nuestro cuerpo es la herramienta con la que nos conducimos por esta vida; de la atención que le prestemos, del uso que de él hagamos, dependerá el resultado.

    ResponderEliminar
  5. Bella historia. Cualquier parte de nuestro cuerpo puede ser digno de una reflexión parecida, aunque las manos, los ojos y la boca sirven especialmente para para manifestar nuestros sentimientos hacia los demás. Un beso

    ResponderEliminar
  6. cuantas veces hay que parar un segundo y contemplar lo que somos y no dar nada por sentado que está siempre. si algo de nuestro cuerpo falta - las manos por ej. - todo alrededor se derrumba. otra buena reflexión que nos dejas. Beso

    ResponderEliminar
  7. Tiene razón Madame, lástima que a veces se usen para el abrazo, nila caricia, ni par el bién sino para agredir.
    Bisous

    ResponderEliminar
  8. En nuestras manos están escritas nuestro paso por la vida. Buen apunte Fernando. Creo que es asi
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Hola Chus efectivamente las manos delatan nuestra nuestra edad:) Pero es como todo. La arruga es bella si hemos vivido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Cierto Francisco, aún así al menos para mi, creo que las manos son más aparentes, manifiestan más detalles, son más simbólicos, abrazan, sellan amistades, acogen, ayudan, bendicen, hacen los deberes, nos cuidan...
    Yo siempre he pensado en su valia.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Cierto Felipe, cualquier parte de nuestra anatomia puede ser objeto de reflexión, pero no las vas enseñando, mientras que para al menos, las manos hablan de nosotros, de nuestro trabajo, y cómo las utilizamos para ayudar o para beneficiarnos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Hola Teresa, valorar lo somos es tarea primordial para cada ser humano, solo sabiendo esto podremos abrirnos a los demás, y vivir nuestra realidad de cada día.

    ResponderEliminar
  13. Hola Katy:
    Preciosa historia.
    Yo diría que las manos son la extensión de nuestros sentimiento, nuestra seña de identidad, nuestra huella en el paso por la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hola Katy:
    El adjeivo es: precioso. No se puede decir más con menos palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Hola Javier efectivamente por algo se toman las huellas digitales. Son nuestra seña de identidad como dices Pero también son nuestro apoyo, nuetra tabla de salvación. Que sería de nosotros sin nuestras manos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hola Rafa si que es precioso, y describe muy bien esas sensaciones, vivencias y sentimientos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Todas las partes de nuestro cuerpo son imprescindibles pero hay unas mas que otras. Yo siempre he pensado en las manos y los ojos son dos partes del cuerpo que si nos faltan es mucho mas dificil remontar. Bonito relato.Un fuerte abrazo amiga Katy

    ResponderEliminar
  18. Hola teresa ciertamente el cuerpo es una maquinaria perfecta , todo es imprescindible, pero nadie se va a fijar en nuestra oreja y contar un relato así. ¿O si?:)
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Me has emocionado con esta entrada.
    Sabio el abuelo:Las manos llevan en su haber nuestra historia.
    Es bueno que nuestras manos estén siempre dispuestas a abrirse para acariciar , para contener , para dar.
    Yo también recuerdo las manos de mi padre.
    Eran ásperas pero cuánto abrigo daban.
    Manos que pusieron en mis manos los primeros libros.
    Ojalá no haya manos tendientes a destruir ni a lastimar.
    Bello post, Katy!
    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  20. Hola Carmela. siempre siento tan cercanas tus palabras, salidas del corazón. Y como dices ojalá las manos siempre se tiendan para acoger, acaraciar y nunca herir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. El tocar unas manos, es una expresión de cariño sublime, lo mismo que mirar a los ojos, es algo que no se olvida.
    Es hermoso recordar unas manos por lo que nos han dado, ( cariño, atención, cuidados) en un momento dado y no por lo que nos han podido quitar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Hola MariC. Realmente se recuerdan por ambos casos, quien olvidaría una bofetada. Pero realmente como dices lo que recordamos con agrado son esas manos cálídas y acogedoras.
    Un beso y buen finde

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry