"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

viernes, 30 de enero de 2009

Bupsi el enano saltarín. (I)





Bupsi es un duendecillo que aún vive en un hermoso país de Centreuropa.. Si se le llama aparece en cualquier sitio, porque le encanta ser útil.
Esta historia es cierta y la protagonizó un amiga de la familia hace mucho años en una pequeña aldea llamada Tarka rodeada de un hermoso bosque en donde vivía nuestro enano..
Bupsi se entretenía observando a los niños que se divertían en la única escuela que había. Le encantaba ver como jugaban en el recreo mientras se comían sus bocadillos. A unos se les caía la mitad e iban los pajarillos a comérselos, otros los intercambiaban entre ellos, otros protestaban porque no les gustaba lo que había dentro, pero al final terminaban devorándolo todo.
Un día Bupsi observó que uno de los pequeños lloraba desconsoladamente. También al otro día, y al día siguiente. Se puso a investigar y vio que la razón de ese llanto no era otro que la desaparición misteriosa de los bocadillos. Los recreos dejaron de ser divertidos y el se aburría al ver que los niños estaban tristes.
Bupsi se fue a su casita, una hermosa y gigantesca seta en medio del bosque. De camino se preguntaba si el podría solucionar este misterio y devolver la alegría a los niños. Mientras dormía en sueños se le ocurrió una idea.
A la mañana siguiente cuando los primeros rayos de sol le despertaron, saltó de la cama, se puso deprisa su traje verde, su gorrito rojo y cepillo como cada mañana su larga y blanca barba. Se le olvidó hasta desayunar de lo prisa que salió corriendo camino de la escuela.
Todos los animales del bosque le conocían. Era un alegre saltarín. Ahora sobre una roca, ahora una pirueta sobre las flores, tan pronto en un árbol silbando a los pajarillos, como cantando y dando volteretas con las ardillas y los conejos.
Hoy todos se preguntaban que le pasaba a su amigo que no tenía ganas de saltar. ¿A dónde iría tan deprisa?
Bupsi iba a la madriguera de sus amigas las ratitas blancas, para pedirles ayuda. Bupsi había descubierto que la autora de esas desapariciones de bocadillos era una niña llamada Ilona. Era encantadora, muy traviesa, y esta vez se había pasado un poco con sus bromas. Había que darle un escarmiento. Ilona pasaba todos los días por un sendero cerca de dónde ellos estaban para ira a su casa de su casa a la escuela. Muchos días dejaba su cartera apoyada junto al árbol que servía de madriguera a las ratitas para coger flores o perseguir a las mariposas. Aquella soleada mañana hizo lo mismo y ni se dio cuenta que muchos ojillos estaban pendientes de ella. Tan pronto hubo dejado la cartera los ratoncillos robaron su delicioso bocadillo y se lo comieron. Llegó el recreo, los niños protestaron por la desaparición de sus bocadillos e Ilona se llevó la sorpresa de que ella tampoco tenía el suyo. ¿Quién se lo habrá quitado?
Esto sucedió unos cuantos días. Ilona ya no pudo callar su secreto y le contó la verdad a su Señorita y a los niños, que se enfadaron mucho. Ella pidió perdón y les dijo que solo quería gastarles una broma y que no lo lo volvería hacer.
Dentro del florero de la mesa de la maestra estaba Bupsi supercontento. Los recreos volvería a ser divertidos como antes.
Al volver a casa encontró un gigantesco bocadillo con una nota que decía: “Para la traviesa Ilona de Bupsi”
O sea es cierto que Bupsi existe. Su madre le había contado muchas historias acerca de él, pero ella nunca se las había creído. Bupsi el amigo de los niños era real y acababa de darle una lección. Había aprendido que hacer bromas era divertido, pero nunca debía hacer nada a los demás que no deseaba que le hicieran a ella. En voz alta como si supiera que Bupsi estaba cerca exclamó: ¡¡Gracias Bupsi, muchas gracias!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry