"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

lunes, 29 de marzo de 2010

El hombre es milagroso

Os dejo esta reflexión, es muy interesante a mi juicio. No hace falta que os deis un atracón. Os invito a leerlo despacio y volver sobre el. Es un tema que se ha tratato de muchas maneras y esta es otra forma de ver y entender al ser humano.
El hombre es milagroso en cuanto que puede transformar su pasado.

Algunos dicen "no se ocupen del pasado que el pasado ya no existe", pero el pasado está vivo, presente, doloroso, en cada una de nuestras células, frecuentemente, produciendo enfermedades. El problema del pasado es simplemente que haya pasado, que lo dejemos atrás como una estatua congelada. Pero al pasado hay que hacerlo presente vivo para transformar su historia, para leerlo en otro código, para interpretarlo en el código del amor, y, cuando interpretamos el pasado en el código del amor, nuestras heridas de la infancia se sanan. Y ahí nosotros somos los psicólogos, los psiquiatras, podemos sanar nuestra vida; todos estamos llenos de dolores, y a veces de dolores absurdos, que cargamos en la vida sin ni siquiera reconocer que existen.

La técnica respiratoria es muy importante, sobre todo la fase de pausa respiratoria, ¿por qué razón? Porque cuando tú respiras lentamente y haces una pausa en la inspiración, la energía del inconsciente y el subconsciente sale a flote, es decir se pregunta ¿que pasa aquí que no están respirando? En ese momento el inconsciente hace aflorar a la consciencia una parte a la que no habíamos tenido acceso, de la que éramos víctimas pero que no habíamos reconocido nunca en la vida, y en ese momento podemos dialogar con el subconsciente y podemos sacar nuestras heridas más profundas. Cuando hacemos eso podemos ir más lejos, así es como actuamos para la autosanación.

Yo puedo decirme, por ejemplo, ¿de dónde viene esta alergia?, si tengo una alergia y quiero librarme de ella. La alergia es algo que rechazo, un virus, una bacteria, un hongo, el frío, el calor, pero eso no es del todo cierto, eso es quedarnos muy cortos. No hay personas que sean alérgicas sólo al frío, las personas alérgicas al frío también tienen miedo a la soledad, tienen miedo al frío del alma, al frío en los sentimientos, a la frialdad del papá o de la mamá, al desafecto, es decir, el frío es simplemente un símbolo. Cuando yo soy alérgico a algo, hay algo que rechazo o que temo.

Entonces si quiero cambiar mi alergia, reconozco mi alergia. Si sé que no reconozco mi alergia porque me hace sentir vergüenza, entonces trabajo con la vergüenza: ¿que cosas en la vida me evocan vergüenza? Luego experimento el sentimiento de la vergüenza y veo como experimento la vergüenza, a veces me pongo pálido y frío, otras veces me pongo rojo como un tomate, otra lo experimento como un vacío o como un hueco a nivel del plexo solar, la puedo experimentar de muchas maneras. Dónde y cómo experimento la alergia, me da una idea de la parte de mi energía que está comprometida. Vamos a ver otro sentimiento, el miedo, yo diría que la mitad de nuestros lumbagos son por miedo.

El miedo provoca más lumbago que todas las hernias discales, todos los problemas articulares, todos los problemas de columna, porque el temor hace que metamos, literalmente, el rabo entre las patas, cerramos el esfínter anal interno, a ese nivel, hay un centro de energía muy importante y, nos cerramos a la vida, contraemos toda la musculatura lumbosacra, esa parte queda mal irrigada y nos dan unos lumbagos terribles, y ese lumbago es el nombre clínico del miedo.

Si logro reconocer el núcleo del miedo, si logro observar mi cuerpo y veo que tengo los glúteos y toda esta parte contraída, si logro respirar hacia esa zona y liberar el sentimiento del miedo, y llamar al miedo y decirle "tú eres la mejor parte de mi mismo, cuando asciendes y te revelas, eres mi prudencia, ya no eres miedo, sino que eres prudencia, eres parte de mi amor también". Cuando yo, a través de la respiración, logro ascender esa energía del miedo, y logro trasmutarla al altar del corazón, que es donde realmente nace el hombre que puede sanarse y puede sanar la vida, entonces desaparece el lumbago.

Mi resentimiento, mi odio, frecuentemente, está anclado en mis articulaciones. Yo estoy así totalmente rígido. A veces, con el puño apretado en la noche, inconscientemente, dispuesto a pegar y a agredir. Pues bien, ese dolor articular, es resentimiento congelado en esa parte del cuerpo.

Si logro experimentar ese dolor y asociarlo a mi sentimiento de ira y a mi resentimiento, y logro comprender que mi resentimiento es algo que se construye en el plexo solar, que bloquea la energía aquí y no permite a la energía acceder a mi corazón, ni a mi sistema inmune, puedo hacer mucho más que el reumatólogo, o puedo ayudarle mucho, para curar y sanar mi artritis, y yo soy responsable, no tengo que esperar que el reumatólogo me resuelva el problema.

La enfermedad es mi problema, no es el problema del médico, es mi responsabilidad, yo también tengo que ver con eso. La medicina no puede ser el arte de pasarle la pelota al médico, porque le pagamos.

La nueva medicina de la consciencia, es el arte de responsabilizarnos de nuestra vida, y de descubrir que realmente podemos hacer mucho por nuestra vida.

Frecuentemente, vemos que una persona con un cáncer ha tenido un shock, o una pérdida afectiva muy grande. Si una pérdida afectiva le produce un vacío existencial de tal dimensión que se vuelve un vacío de energía, y permite que las células degeneradas puedan invadirle, es porque estaba apegado, ese es el problema del apego que yo debo reconocer.

Si alguien se va y yo lo vivo desde el amor, desde el desapego, sé que su consciencia está conmigo, lo dejo partir no lo amarro. Muchas veces, vemos a alguien al que se le muere el papá o la mamá pero no lo deja partir, eso es literalmente cierto, se queda con parte de su energía anclada al plexo solar. Esa anclada energética puede crear crisis de pánico, de hipertensión, cosas violentas en la clínica. Si nosotros logramos que la persona se sane, es su alma la que lo sana.

El sanador no lo hace por el paciente, yo como sanador soy un imán que le doy la carga que su alma necesita, realmente, la sanación es rescatar la autonomía, la autogestión, y la libertad del otro, para sanarse.

La verdadera sanación es darte las herramientas para que tú, desde tu consciencia, te sanes, no desde tu consciencia racional, sino desde tu sentimiento, desde tu amor, desde tu afecto.

Frecuentemente cuando uno está haciendo una sanación, ve que la persona, aunque no le haya dicho ni una palabra, empieza a llorar y a sacar su resentimiento, y luego siente una sensación de paz, que no es mi paz, es su paz, es la paz de Cristo que también habita en la persona que está siendo sanada. La paz está ahí, ha estado siempre ahí, es parte de nuestra esencia, se trata simplemente de quitar todos aquellos apegos, aversiones, sentimientos, separatismos, toda aquella capa de ignorancia, para que la paz se revele tal cual es, y cuando la paz se revela, germina el amor, y cuando germina el amor la sanación es posible, aunque lo que tenga sea un cáncer, o un lupus.

Pero no te culpes si no lo logras, porque tú participas también en los problemas genéticos de la herencia, de la humanidad como grupo. Esto no es para creerse superman, uno puede ser muy orgulloso y decirse "estoy triste porque no me curé el cáncer", eso no es un fracaso, el cáncer es un maestro, a veces aprendemos la lección en una ocasión, otras veces necesitamos diez oportunidades, y otras necesitamos cien vidas tal vez, pero lo importante es aprender la lección.

Uno no aprende medicina de un día para otro, hay lecciones supremamente complicadas y difíciles.

También nos diplomamos o nos especializamos en el alma, cuanto más grande sea el desafío, más grande es la oportunidad de crecimiento. Yo solo les he puesto un ejemplo de cómo podemos retomar nuestras emociones, identificar nuestras emociones, aceptarlas, no seguir huyendo de ellas, y así poder transmutarlas.

Pero una vez que sentimos la emoción, hay una pregunta fundamental ¿cuál es la lección que hay debajo de esta emoción negativa? ¿Cuál era el mensaje, qué me quería decir esta actitud y esta enfermedad? Cuando yo no digo NO, en la vida, termino resentido y con ira, pero la ira no es el problema, la ira me está diciendo que hay que aprender a reafirmarme diciendo NO.

La ira es la mejor estrategia de autoafirmación. Cuando yo manifiesto la ira y la transmuto, esa ira se vuelve sanadora, es lo mejor de mi fuerza, mi ira barre y limpia la casa y hace las cosas más rápidamente, ustedes han visto a un ama de casa que en su ira revolotea y el almuerzo está hecho a las diez de la mañana.

Yo sabia cuando mi mamá estaba iracunda, porque a las diez de la mañana mi casa estaba como un espejo. Es así, la ira es una forma de energía que se puede transmutar físicamente, el hecho de que la transmutemos físicamente, no resuelve la fuente de la ira, la fuente de la ira es la necesidad de autoafirmarse, y la necesidad de autoafirmarse es la necesidad de renunciar a la falsa complacencia.

Crecer espiritualmente no es decirle que sí a todo el mundo. El crecimiento espiritual no tiene nada que ver con la bobada, perdónenme la expresión, pero ser espiritual no es ser bobo, y ser tolerante no es ser bobo, la tolerancia no excluye la autoafirmación.

La autoafirmación es condición del crecimiento espiritual. Así que yo tengo que descubrir la lección, debajo del evento negativo, porque el evento negativo no es sino la apariencia, la sombra. Pero esa sombra cuando la quito abre una puerta luz, una lección que yo puedo aprender en mi vida.

Dr. Jorge Carvajal Posada




12 comentarios:

  1. Hola Katy:
    Afortunadamente cada vez hay más voces que nos hablan de la relación de las enfermedades co nuestra forma de ser, nuestros miedos, nuestra forma de actuar, con nuestras actitudes ante la vida... Las escuelas de medicina todavía están lejos del tales reflexiones, pero sí que hay médicos que ya piensan de otra manera.
    Todo se andará.
    Interesantísima reflexión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Javier, las medicinas alternativas (y que practicanm médicos titulados) nos introducen en estas terapias. No todo es atiborrarte de pastillas. A mi desde luego me gustan estos temas y no descarto nada. Como bien dices, todo se andará.
    Un abrazo y buena semana

    ResponderEliminar
  3. Hola Katy!! Muy interesante. me pasa que siento que es difícil y me culpo. Por eso me pareció muy importante lo que dice el Dr.: "no te culpes si no lo logras, porque tú participas también en los problemas genéticos de la herencia, de la humanidad como grupo." Hay que seguir intentándolo y reflexionar sobre toda esta información.
    Feliz semana amiga!!
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  4. HOla gabriela, hay que evitar todo sentido de culpa siempre. Si uno actúa de buena fe, y hace todo lo que puede, y las cosas no salen bien, no hay por que tener sentimientos de culpa. Somos seres limitados, pequeños.
    Si podemos rectificar o no volver a caer, estupendo.
    Si que nos queda mucho camino aún por recorrer.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Katy, una información muy intensa. Durante mucho tiempo se oia eso de que "todo está en tu mente", y la mayoría de la gente despreciaba esa idea, y ahora no solo se extiende cada vez más, sino que algunos médicos ya utilizan información parecida para hacer entrar a sus pacientes en razón... (el mio por ejemplo).
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Nikkita si lo pensamos es de todo lógico. Cualquier cosa antes de materializrse está primero en la mente. Hace tiempo esto lo se.
    Cualquier creación, pintura, objeto, poesía, escrito, y hasta la maldad tienen origen en nuestra mente y luego lo traemos al mundo físico. Lo que ocurre es que no lo dominamos. Nuestra unidad
    cerebro-mente , sigue siendo una gran desconocida.
    En cualquier caso ser posivos es una garantía.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola Katy! es muy cierto sabes y fascinante, en algunas ocasiones paso por unos malos momentos con respecto a la salud, pero hace años leí a Wayne Dier, (perdón si lo escribí mal, no lo recuerdo exacto)éste decía que el cuerpo funciona a las órdenes enérgicas que le damos, entonces ahora te cuento que en el Cole de mis hijos realizaron una media maraton, yo estaba muy enferma el día anterior así que decidí ir para caminar un tramo, pero me dió tal verguenza que me puse a trotar, cuando menos me imaginé estaba en un buen puesto!! yo me repetía piernas!!! funcionen!!más rápido, órganos!!! trabajen!!jajaja, no me fallen!!!por supuesto eso lo decía mentalmente, yo llevaba en el pecho los tres números de mis hijos, cuando llegué estaba tan fresca, mis amigas que llegaron en un puesto 30 y 45 estaban acalambradas, medio muertas!! pero yo llegué en el 115 y estaba viva, felíz!!! mis hijos admirados y un poco sufridos pero cuando me vieron empezaron a gritar y hacerme barras!!!, yo creo plenamente en el poder sanador de nuestras propias manos, en la autocuración, en lo poderosa que es la ira y que muchos crecimos creyendo que era algo que conduce solo a lo negativo... ups!! creo que me excedí, gracias por tus lindos post!!! un besito Katy, una linda semana para ti!!
    =)

    ResponderEliminar
  8. Hola Katy:

    Estoy de acuerdo que muchas de las enfermedades que sufrimos tienen que ver con nuestros estados de ánimos, nuestros miedos, nuestro carácter etc... Yo no se si es científico, pero si te puedo decir que muchas veces me he curado por actitud (o al menos así lo creo).
    Un beso y feliz martes

    ResponderEliminar
  9. hola katy!
    bien dicen que no hay nada como la alegria para aumentarnos las defensas... a pesar de que estoy estudiando medicina, yo tambien creo que esto es muy cierto, el estudio de la mente sigue siendo un monton de teorias debido a su complejidad...
    y por ahi recuerdo la historia de un pueblo donde las condenas de muerte consistian simplemente en declarar la condena, todos los habitantes sabian que una vez dada moririan al dia siguiente, y siempre sucedio asi sin que llegaran a tocar al condenado...
    saludos!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Carolina, no te exediste en absoluto. Menudo testimonio, gracias por compartirlo, Con esto apotas la tesis de que nuestra mente rige nuestro cuerpo, Se manifiesta a menudo en situaciones límites. Sin embargo en lo cotidiano nos cuesta utilizarla o no sabemos compo.
    Besos y gracias de nuevo por compartir.

    ResponderEliminar
  11. Hola Elizabeth interesante aportación la tuya.
    "el estudio de la mente sigue siendo un monton de teorias debido a su complejidad...
    Es cierto aún no se sabe como funciona esta cabecita que tenemos sobre los hombros. Te agradezco mucho esta aportación que enriquece la entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Fernando, efectivamente muchas de nuestras enfermedades son psicosomáticas, nos creemos que estamos mal y nos lo producimos y esto está demostrado clínicamnete. Luego creo que se puede hacer a la inversa, pero aún no tenemos muchas de las claves.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry