"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

martes, 30 de marzo de 2010

Cuando los padres envejecen

El viejo se fue a vivir con su hijo, su nuera y su nieto de cuatro años. Sus manos le temblaban, su vista se nublaba y sus pasos flaqueaban. La familia completa comía junta en la mesa, pero las manos temblorosas y la vista enferma del anciano hacía el alimentarse un asunto difícil. Los guisantes caían de su cuchara al suelo y cuando intentaba tomar el vaso, derramaba la leche sobre el mantel. El hijo y su esposa se cansaron de la situación.
"Tenemos que hacer algo con el abuelo", dijo el hijo. "Ya he tenido suficiente" Derrama la leche, hace ruido al comer y tira la comida al suelo.
Así fue como el matrimonio decidió poner una pequeña mesa en una esquina del comedor. Ahí, el abuelo comía solo mientras el resto de la familia disfrutaba a la hora de comer.
Como el abuelo había roto uno o dos platos, su comida se la servían en un tazón de madera. De vez en cuando miraban hacia donde estaba el abuelo y podían ver una lágrima en sus ojos mientras estaba ahí sentado sólo. Sin embargo, las únicas palabras que la pareja le dirigía, eran frías llamadas de atención, cada vez que dejaba caer el tenedor o la comida. El niño de cuatro años observaba todo en silencio.
Una tarde antes de la cena, el papá observó que su hijo estaba jugando con trozos de madera en el suelo. Le preguntó dulcemente: "¿Qué estás haciendo?" Con la misma dulzura el niño le contestó: "Ah, estoy haciendo un tazón para ti y otro para mamá para que cuando yo crezca, podáis utilizarlos y comer en ellos". El niño sonrió y prosiguió con su tarea.
Las palabras del pequeño golpearon a sus padres de tal forma que quedaron sin habla. Y,aunque ninguna palabra se dijo al respecto, ambos sabían lo que tenían que hacer. Esa tarde el esposo tomó gentilmente la mano del abuelo y lo guió de vuelta a la mesa de la familia.
Por el resto de sus días ocupó un lugar en la mesa con ellos. Ni el esposo ni la esposa, se molestaron más cuando el tenedor caía al suelo, la leche se derramaba o se ensuciaba el mantel.

20 comentarios:

  1. Katy, el texto me parece Grande!! y la moraleja más aún, pero no te imaginas la tristeza que me ha dado leerlo de acordarme que hay gente que está así, "comiendo en una mesa aparte". Que ninguno nos veamos en esa situación... y para eso, tenemos que acordarnos siempre que algún día estaremos en ese puesto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto Nikkita, los niños lo ven todo. Y hay muchos ancianos apartados por la familia, e incluso ellos se apartan por vergüenza y pudor. Es importante pensar que nos puede llegar porque la alternativa es peor :)
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Preciosa historia... La verdad es que la realidad es dura... Hay mucho anciano solitario, abandonado y creemos que no se dan cuenta y se dan cuenta de todo... A veces la vida es una película que acaba mal. 1 abrazo y buena SSanta.

    ResponderEliminar
  4. Hola Katy,Linda historia,lastima que muchas veses es real...en mi blog DE TODO UN POCO hay un premio para vos

    besotes

    ResponderEliminar
  5. Hola Katy!! Se me estremece el alma amiga. Pensar que estas cosas suceden. Una historia con moraleja que no necesita más palabras.
    Besossssssss

    ResponderEliminar
  6. Hola Katy
    Esta historia tristemente me suena demasiado... con mi abuelo. Recuerdo sus lágrimas cuando nos imploraba volver a casa porque no le gustaba la residencia, aún hoy me duele recordarlo. Acabó muriendo allí. Mi padre, su hijo, no quería tenerle en casa porque con cuatro hijos ya tenían demasiado jaleo... es triste!
    Aprendí que hay que respetar a nuestros mayores... porque ellos nos respetaron y cuidaron cuando nosotros lo necesitamos de pequeños. No son un estorbo, sino personas que necesitan más que nunca todo nuestro cariño.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola Francisco si que la realidad es a veces muy dura. El que te aparquen como un trasto viejo es muy doloroso.
    Afortunadamente no todos los mayores acaban igual.
    Un abrazo y unos buenos de descanso para ti también.
    Otro abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias Lucía me pasaré por tu casa en cuento pueda corriendo.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Pues si gabriela, hemos hecho un mundo tan cómodo y adelantado en dónde no caben nuestros mayores. Son un estorbo para nuestros planes.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola Gata, no sabes cuanto me duele tocarte los recuerdos dolorosos, pero tu testimonio es maravilloso. Gracias en nombre también de todos los lectores de este post, porque se verán inmersos en otra realidad que no en la historia que está bien contada. Tampoco se puede ser duro con tu padre, la vida es dura y quizás no tenía otra alternativa.
    Besos y buen descanso

    ResponderEliminar
  11. Qué historia más triste y que manera más sencilla y eficaz tuvo el niño le hacerles entender.
    Me gusta tu blog, me ire pasando por aquí para leer tus historias.

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias Cata por tu comentario.Y bienvenida a mi cas. Ya iré a hacerte una visita en cuanto tenga un respiro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola Katy:
    Tierna y triste realidad del mundo en que vivimos.
    Me gusta tu blog, con tu permiso me unire a tu grupo de amigos.

    Besos
    Tessa

    ResponderEliminar
  14. Bien venida Tessa a esta tu casa, y espero que te sientas cómoda y a gusto. Es una alegría que te gusten mis entradas
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola Katy:
    Me ha recordado a aquel video que circuló hace unas semanas en que estan sentados el padre y el hijo en un banco..., precisamente lo vi en tu blog. ¿Lo recuerdas?
    Un abrazo y feliz finde.

    ResponderEliminar
  16. Hola Katy:

    fantástica y reflexiva historia que nos enseña a no abandonar a quienes nos cuidaron. Para mi, es otra forma de crueldad el tratar así a los ancianos; no merecen ese castigo que se les impone. Como dice javier, me recuerda la historia al video del banco del padre y el hijo.

    Un beso y feliz semana santa

    ResponderEliminar
  17. Hola Javier, si que tengo este video subido por algún lado. Pero como tengo tantas entradas ya me pierdo. Si lo encuentro pondré el enlace. Nos falta paciencia, todo lo que tenemos con los niños no lo tenemos con nuestros mayores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Hola Fernando yo recuerdo aquella historia real que ocurrió cuando una familia iba de vacaciones y abandonaron al abuelo en una gasolinera. O están los que les ingresan en un hospital y se piran de vacaciones. Luego nos rasgamos las vestiduras por la eutanasia.Contradicción, tras contradicción. :(
    Un beso y cuidate

    ResponderEliminar
  19. Todo lo que los padres hacen, los hijos lo repiten. transmitimos modelos a nuestros hijos. Salir de este karma es la invitación al cambio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ilka por tu comentario con el que estoy de acuerdo.
      "Los hijos no aprenden, imitan"
      Un cálido abrazo y buena semana

      Eliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry