"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

lunes, 27 de septiembre de 2010

Ladrones en vacaciones


Hoy vuelvo a publicar un cuento de Enrique. Es sobre la semana de vacaciones que paso con sus abuelos en el Camping de El Escorial”.
Entre todos nos hicieron un mural muy sentido agradeciendo los días pasado con nosotros, pidiéndonos que les sigamos ayudando a subir por las escaleras de vida.
Hicieron sendos dibujos y Enrique se animó una vez más a escribir un relato.
Si el del “Cactus y la flor” estuvo bien, aquí introduce el misterio. Lo hemos leído en familia y en medio de risas y asombro, nos sorprendió de nuevo su imaginación.
Admiramos además su humildad. Le hemos felicitado y ni se inmutó. Solo nos preguntó que cual de los dos nos había gustado más y si pensaba quedarme con el original.
Y aquí va la transcripción literal y opinad vosotros mismos.

Ladrones en vacaciones
Vaya, se han acabado las vacaciones.
Mi mejor aventura la tuve con mis abuelos en un camping. A quince kilómetros de El escorial y “no se cuantos” de Madrid. De hecho de llamaba Camping “El Escorial”.
Si queréis que os cuente la historia, pasad página.
Cuando llegamos, esperamos un buen rato a que el abuelo pidiera las llaves porque había una cola tremenda. Cuando se las dieron nos dirigimos al número que decía la llave. Nos situamos, colocamos nuestras cosas, cenamos y nos fuimos a la cama.
Al día siguiente fuimos a la piscina y nos bañamos. Después del cuarto baño la abuela nos preguntó si queríamos un helado. Buscó su monedero, pero ni rastro. Pensamos que lo se había dejado en casa. En ese momento oímos un grito escalofriante. Una señora corría de un lado para otro gritando que le habían robado la cartera. Le dijimos a la abuela que a lo mejor a ella también se lo habían robado. Nos dijo que buscaría en casa, seguro estaba allí. Juan se quejó porque quería un helado.
Por la noche me levanté para ir al baño y vi que la abuela estaba sentada en el salón mirando al suelo y con cara triste. Lo imaginaba. Le habían robado el monedero.
Le dije a Juan que teníamos que descubrir al ladrón. Pensé, pensé, pensé y pensé. Le dije que necesitaríamos un cebo para atraerlo.
Yo dejé el monedero que me regaló el párroco. Estaba lleno de monedas extranjeras. Al día siguiente me lo metí en el bolsillo dejando que se viera una parte por fuera.
No noté que intentasen quitármelo, pero si vi a varios sospechosos. El socorrista, que en vez de estar sentado se paseaba de un lado a otro, la heladera, que cuando recibía lo que valía el helado miraba siempre hacia los bolsillos de la gente… y un señor de bigote que siempre tenía las manos hacia atrás. Se me ocurrió dejar el monedero en el suelo. Esta vez sí, un hombre vestido de rojo, azul y amarilloso cogió y lo metió en una bolsa cargada de objetos.
Ese señor se subió al coche eléctrico de los del camping. Esta vez no había duda: el señor roba-carteras trabajaba en el camping.
Por la noche hice una copia del plano del abuelo para saber al día siguiente dónde se dirigía el ladrón. Cuando terminé salí de casa con la linterna en dirección a la piscina. Vi el coche eléctrico del ladrón con el motor encendido. Quité las llaves y con una rama agujereé el depósito de aceite de los frenos. Me escondí detrás de un árbol.
Cuando el ladrón se subió al coche intentó arrancar pero no lo consiguió. Agarró el saco y corrió hacia el restaurante.

Cuando entré, yo no le vi, pero si vi sus huellas manchadas de aceite. La seguí y observé que terminaban delante de una alcantarilla. Decidí meterme la noche siguiente.
Al día siguiente oímos otro grito en la piscina. Otro robo.
Por la noche fui a la alcantarilla y me metí. Todo estaba sucio, oscuro y tenía muchísimas tuberías. Tenía goteras y oscuros pasadizos. Fui por la derecha y al final había una puerta grasienta. Empujé y la puerta se derrumbó con un crujido: hacía tiempo que nadie entraba por esa puerta.
Fui por la izquierda y encontré otra puerta. Vi un botón que ponía “Pulse”. Pulsé el botón y una trampilla debajo de mí se abrió y me caí al fondo. Al despertar estaba atado a una silla en una pequeña sala.
Una voz dijo: “¿porqué has venido?”
Respondí que perseguía a un carterista de las piscinas. Una mano me agarró y sin desatarme me metió en una furgoneta oscura.


Corte la cuerda con un alambre y cogí el móvil. Llamé a Juan. Una voz ronca me contestó. Juan estaba medio dormido. Cogió su chaqueta y su linterna y fue detrás de la furgoneta. Esta paró en recepción y me metieron en un cuarto y se apagó la luz. Juan siguió mis indicaciones y abrió la puerta. Mientras Juan me desataba oímos que la puerta de la oficina se estaba abriendo.
Entró una chica muy guapa que debió de ser la recepcionista. Le conté toda la historia y al final dijo que ya sabía quien era el ladrón porque había estado sospechando desde que trabajaba allí.
Me susurró al oído quien era y yo no lo me creí, pero era verdad.
Al salir encontré la furgoneta en marcha y el ladrón estaba subiendo a ella.. Salté sobre él y le quité la máscara que llevaba puesta. El pidió perdón y me pidió que no se lo dijese a nadie. Me explicó que de pequeño tenía la afición de robar pequeñas cositas y se acostumbró a las carteras. Dijo que no lo haría más
Estas vacaciones terminaron como las del año pasado. O sea muy bien.
FIN
P.D. Se me olvidaba, el ladrón era el DIRECTOR del camping

Gracias Enrique por este nuevo relato tan estupendo. Solo te queda mejorar la letra.

Cabañas del camping



Juan 7 años

Teresa 5 años


Mural artesano de momentos ...

24 comentarios:

  1. Vaya Enrique...

    ¡No se puede fiar uno de los Directores de campings!
    Lo tendré en cuenta, por si acaso...

    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Yo, que conozco el camping del Escorial, porque unos amigos tienen su casita allí, estoy muy preocupada por si cuando vaya a verlos me roban mi cartera.
    El dire lleva corbata?
    Un cuento muy bonito e imaginativo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Jaja Toni ni le vimos, ni robaron la cartera. El chico tiene imaginación. Lo mejor de todo es como perfora con una rama agurea el depósito de los frenos.
    Rn fin gracias por leer el cuento:)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Candi está muy bien el camping. Yo no le conocía. Pero harás bien en poner a buen recaudo el monedero.
    A mi madre de 89 le arrancaron la cadenita que llevaba con la foto de mi padre, Y a mi cuñada le quitaron el monedero en el mercado. Todo esto en el intervalo de una semana :(
    Besos Candi

    ResponderEliminar
  5. Qué imaginación tiene! Ademas es que sabe contar historias, sabe narrar.
    Y por lo que veo, tambien hay jovenes promesas con la pintura y el dibujo.
    Vaya, madame, el arte esta garantizado aun durante las proximas generaciones.

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Increible!!! genial!!!! desde luego... quien a los suyos se parece honra merece y creo que aqui la abuela tiene que ver algo.
    Enhorabuena Enrique, tendremos cuidado cuando vayamos al camping, no vaya ser que nos roben la cartera o la cámara de fotos.
    Un beso, en este caso primero al nieto y luego a la abuel.

    ResponderEliminar
  7. Hola Katy:

    Yo diría que Enrique tiene además de imaginación, mucho talento. Qué capacidad, me ha recordado a las aventuras de los cinco o de los siete secretos.
    Mi enhorabuena para el nieto y para la abuela

    ResponderEliminar
  8. Hola Katy:
    ¡Jo, que envidia!¡Por favor, que imaginación!¡Y como describe y narra!
    Katy ese chico va a necesitar un representante.
    Me ha encantado, sobre todo el que haya sido el dire. Sí señor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Este niño promete. Un cuento muy imaginativo, sobre todo pensando en el director como "el caco" de los monederos. Es simpático el relato y viniendo de un niño muy bien contado.
    No se si será tu nieto, algo intuyo por los comentarios, pero si es así, te felicito por que se ve que el chiquillo es un encanto. Un abrazo Katy.

    ResponderEliminar
  10. Buenos días madame, quizas lurego no sea así. A mi lo que más me ha maravillado y no se ve es el trabajo tan limpio que ha traído. Ni un tachón, ni borron ni faltas de ortografía.
    Así que de momernto que estue y si de vez en cuando escribe algo genial.
    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Hola María has visto, no vayas por el camping por si a caso. Yo que tu me lo dejaba todo en casa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. De momento nos encanta que o haga y nos parece que tiene imaginación. Con sus 9 añitos recién cumplidos nos ha sorprendido el suspense que consiguió imprimir y el final.
    Ya veremos. Le encanta hacer TBO,s. Son los tres lectores empedernidos siendo tan peques.
    Un beso Fernando

    ResponderEliminar
  13. Bueno Rafa. si tu lo dices que escribes que quita el hipo...
    He subido su narración porque creo que le sirve de estímulo, y no simplemente de que me haga ilusión, eso por supuesto. El final nos dejó a todos muy sorprendidos y la forma de terminar su relato.
    Un abrazo grandote

    ResponderEliminar
  14. Hola Cordobesa, gracias por la paciencia de leerlo. Pero al final resulta gracioso. Tiene buenos golpes. Si, es mi nieto mayor que es un lector empedernido afortunadamente. Y los otros dos le imitan.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Que relato tan imaginativo, como se convierte en heroe, jajajaja....Para 9 añitos, escribe genial.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  16. Muchas gracias a todos por esos comentarios tan bonitos y también gracias por animarme a seguir escribiendo de esta manera tan preciosa. ENRIQUE (escritor) // Katy, te quiero tanto que me gusta mucho hacerte dibujos y murales con fotos, eres una abuela muy buena y te dedico miles de besos. JUAN (pintor)

    ResponderEliminar
  17. Hola Katy:
    Sólo se puede decir una cosa: que ese chaval siga escribiendo. No sé si llegará muy lejos, pero seguro que se divierte y hace que otros se diviertan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Nela , cierto que escribe bien para sus años, y tiene disciplina. El relato con su letra ocupa ocho folios por las dos caras :)
    O sea que ha currado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Gracias Anonimo Enrique y anónimo Juan. Soís unos chicos estupendos. Ojalá saquéis provecho en el futuro de estos talentos que empiezan a aflorar. Desde aqui os animamos con nuestros comentarios en este blog dedicado especialmente a vosotros.
    Gracias chicos por este regalo tan maravilloso. Ojálá hayan más :)
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Efectivamente Javier, que siga escribiendo. Nadie sabe si el día de mañana está llamado a ser escritor o no, el tiempo y el tesón tienen la palabra. Hoy por hoy que lo haga por diversión y ya es sufuciente.
    Un abrazo y gracias por la paciencia.

    ResponderEliminar
  21. Qué bueno Katy!
    Me encantó el relato! parece que tienes un escritor en cierne! felicitaciones!
    Sabes? yo enseñé un tiempo a niños de su edad... en una escuela primaria, no me resultaba nada fácil porque aparte de ser plurigrado era bilingue!
    Un gusto visitarte y maravillarme de todas tus entradas.
    Besos para ti, y en especial para ese niño tan creativo!.

    ResponderEliminar
  22. Que bien saber que te gustan los niños. Estará encantado Enrique de leer tu comentario. Si parece tener al menos inquietud. Es un lector empedernido. Le des libro y desaparece del mapa.
    Un beso y gracias por tu cariño Marilu

    ResponderEliminar
  23. Como hay tanto manguis por todos los lados venía a ver la noticia. Y me encuentro con un relato real de lo que acontece. Enhorabuena a este pequeño escritor, o escritor pequeño.
    Y no menos felicitaciones a los dos enanos que hacen sus pinitos en pintura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Pués acertaste A.L.. Iba de ladrones, pero no como te lo habías imaginado. Muchas gracias por tu felicitación y comentario
    Te cuidado con los roba carteras :)
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry