"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

miércoles, 3 de abril de 2013

Cuento Hindú



En una ocasión, un león se aproximó hasta un lago de aguas claras para calmar su sed y, al acercarse, vio su rostro reflejado en ellas y pensó:
 -¡Dios!, este lago debe ser de este león.  Tengo que tener mucho cuidado con él. Retrocedió. 

Unos minutos después volvió a intentarlo y al verlo“otra vez”, abrió las fauces amenazadoramente, pero comprobó que el otro "león" hacía lo mismo. Entonces sintió terror y salió corriendo, pero…. ¡la sed le devoraba!


Regresó nuevamente y otra vez se repitió la imagen amenazadora. Atemorizado, se retiró de las aguas.
Lo intentó varias veces de nuevo, pero siempre huía espantado. Pero tenía tanta… tanta sed que no pudo aguantar y regresó a las mismas.  Allí estaba otra vez “ el león” ¿Qué hacer? No había otro lago cercano. 


Y como la sed era cada vez más intensa, tomó finalmente la decisión de beber agua del lago sucediera lo que sucediese. 
Así lo hizo.  Y al meter la cabeza en las aguas….¡el "león enemigo" había desaparecido!



El Maestro dice: 
"Muchos de nuestros temores son imaginarios.  Sólo cuando los enfrentamos, desaparecen.
No dejemos que nuestra imaginación descontrolada usurpe el lugar de la realidad ni nos perdamos en las creaciones y reflejos de nuestra propia mente".

7 comentarios:

  1. Muy bueno.
    La verdad es que responde a muchos de los miedos que nos acompañan a lo largo de la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Katy. Los hindúes siempre nos cuentan historias cercanas a la realidad, quizás por eso nos gustan tanto. Sí, a veces nos inquietamos sin motivo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Las fábulas han sido un medio de enseñanza de muy buen provecho desde la más remota antigüedad, y este cuento es unbuen ejemplo de ello.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Estupendo lo que has compartido.
    digno de ser tenido en cuenta, sin importar edades.

    Cariños

    ResponderEliminar
  5. Pero el miedo, a veces, también es una defensa. Sin él nos despeñaríamos a la primera de cambio. Pienso que sí hay que temer algunas veces, y calcular los riesgos, pero nunca, nunca ser prisionero del miedo.

    Feliz tarde, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Me tengo que poner las pilas al respecto, Katy, porque tengo pánico a dos cosas: a hablar en público (imagina lo que significa eso para una historiadora) y a conducir. Dos grandes problemas de la vida cotidiana, sin duda. ¿Tendré que hacer como el león?
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay mi reina, a mi da taquicardia hasta para leer. Y te comprendo. Eso se entrena, ya hay muchas técnicas y con lo maravillosamente que escribes y lo que sabes hay que hacerlo. Lo del carnet yo lo llevo en el bolso desde hace 20 años y no me he atrevido a coger el coche:-)
      Así no puedo dar consejos pero si animarte:-) Bss

      Eliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry