"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

lunes, 29 de junio de 2009

¿Por qué es más fácil hablar de Dios que del Demonio?


Un día, estaba Juan con algunos de sus amigos en una biblioteca. Estaban reunidos porque buscaban información para un trabajo final. La plática era amena y con muy diversos temas, desde la escuela hasta sus relaciones familiares y sentimentales.
Entonces, uno de ellos al estar hojeando una de los periódicos, encontró una noticia que llamo su atención: Crece el número de libros vendidos de Satanismo y alabanza al mal.
La plática comenzó a tornar alrededor de este tema, diversas opiniones surgieron entre ellos, polémicas y un poco de discusiones fuertes, porque no había un acuerdo entre ellos. Cuando se dieron cuenta, ya habían estado charlando de este tema más de una hora, y no habían llegado a un acuerdo.
Salieron de la biblioteca siendo tan amigos como antes, antes de llegar al metro, cada quien tomó su rumbo. Juan se fue con otro amigo, subieron e iban hablando distendidamente. De repente, Juan se acordó que ese día por la tarde, se iba a celebrar una misa, por la abuela de uno de sus mejores amigos había fallecido.
Su amigo lo miró con extrañeza, y le preguntó que porque iba a misa, si lo que si era porque le obligaban, Juan le explicó que no, que él iba con gusto.
Entonces el amigo cambió de tema.
Juan, contrariado, siguió intento seguir la conversación con él.
Al llegar a su casa, se puso a reflexionar sobre las dos charlas que tuvo con sus amigos, la primera en la biblioteca, que duró más de una hora, en donde hablaban de Satanás, y la segunda, en el metro, con su amigo, donde hablaban de Dios, la cual duró menos de 1 minuto.
Y le surgió una pregunta difícil de responder: ¿Por qué hablar de Dios con los demás es mucho más complicado, que hablar de cosas contrarias?

Quizás la respuesta sea que el hablar de Dios COMPROMETE y a muchos eludimos cualquier tipo de compromiso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry