"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

lunes, 1 de julio de 2013

El principito y la rosa

"Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella".

Pero sucedió que el principito, habiendo atravesado arenas, rocas y nieves, descubrió finalmente un camino. Y los caminos llevan siempre a la morada de los hombres.
-¡Buenos días! -dijo.
Era un jardín cuajado de rosas.
-¡Buenos días! -dijeran las rosas.
El principito las miró. ¡Todas se parecían tanto a su flor!
-¿Quiénes son ustedes? -les preguntó estupefacto.
-Somos las rosas -respondieron éstas.
-¡Ah! -exclamó el principito.

Y se sintió muy desgraciado. Su flor le había dicho que era la única de su especie en todo el universo. ¡Y ahora tenía ante sus ojos más de cinco mil. Todas semejantes, en un solo jardín!
Y luego continuó diciéndose: "Me creía rico con una flor única y resulta que no tengo más que una rosa ordinaria”.

Entonces apareció el zorro:

-¡Buenos días! -dijo el zorro.
-¡Buenos días! -respondió cortésmente el principito.
-¿Quién eres tú? -preguntó el principito-. ¡Qué bonito eres!
-Soy un zorro -dijo el zorro.
-Ven a jugar conmigo -le propuso el principito-, ¡estoy tan triste!
-No puedo jugar contigo -dijo el zorro-, no estoy domesticado.
-¿Qué significa "domesticar"?
- Es una cosa ya olvidada -dijo el zorro-, significa "crear vínculos... "
-¿Crear vínculos?
-Efectivamente, verás -dijo el zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo...
-Comienzo a comprender -dijo el principito-. Hay una flor... creo que ella me ha domesticado...

-Vete a ver las rosas; comprenderás que la tuya es única en el mundo. Volverás a decirme adiós y yo te regalaré un secreto.

El principito se fue a ver las rosas a las que dijo:

-No son nada, ni en nada se parecen a mi rosa. Nadie las ha domesticado ni ustedes han domesticado a nadie. Son como el zorro era antes, que en nada se diferenciaba de otros cien mil zorros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.

Las rosas se sentían molestas oyendo al principito, que continuó diciéndoles:

-Son muy bellas, pero están vacías y nadie daría la vida por ustedes. Cualquiera que las vea podrá creer indudablemente que mi rosa es igual que cualquiera de ustedes. Pero ella se sabe más importante que todas, porque yo la he regado, porque ha sido a ella a la que abrigué con el fanal, porque yo le maté los gusanos (salvo dos o tres que se hicieron mariposas ) y es a ella a la que yo he oído quejarse, alabarse y algunas veces hasta callarse. Porque es mi rosa, en fin.


Y volvió con el zorro:
- Adiós -dijo el zorro-. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple : no se ve bien sino con el corazón; lo esencial es invisible para los ojos.
-Lo esencial es invisible para los ojos -repitió el principito para acordarse.
-Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella.
-Es el tiempo que yo he perdido con ella... -repitió el principito para recordarlo.
-Los hombres han olvidado esta verdad -dijo el zorro-, pero tú no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Tú eres responsable de tu rosa...
-Yo soy responsable de mi rosa... -repitió el principito a fin de recordarlo.
(El principito, Antoine de Saint-Exupéry)



Nunca me cansaré de leer este pasaje  cuya frase inicial encabeza este blog desde hace 4 años.

"Lo que hace más importante a tu rosa, es el tiempo que tú has perdido con ella".

Podéis escucharlo en la voz de Fina, en el blog de LUNA DEL ALBA y con un bello montaje

6 comentarios:

  1. Todos somos exclusivos, genuinos y únicos. Todos; hombres, vegetales y animales semejamos meras copias unos de otros, pero nada está repetido sobre la faz de la tierra, cada uno tenemos nuestras características específicas. También el relato es igual a otros, igual a todos: una sucesión de frases con sustantivos, verbos, sujetos y predicados, pero no existen dos iguales.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si. Alguna vez lo dije. "Estamos hechos en serio y no en serie" Aunque desgraciadamente en las virtudes y defectos somos iguales:-)
      A mi este del Prim¡ncipito no me cansa nunca.
      Bss

      Eliminar
  2. El tiempo que le dedicamos a las cosas las convierte en seres vivos para nosotros. Son estas cosas las que nos hacen sentir grandes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, y nos hace ser de alguna manera mejores, más solidarios, comprensivos y atentos a la realidad.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola Katy: el gran Exupéry y su libro para tantas y tantas generaciones. La verdad es que no cansa. Sí, cada uno somos genuínos, individuales, aunque todos arrastremos parte de los demás, es así como nos vamos conformando día a día, bebiendo de otras experiencias pero sin abandonar nuestra individualidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Para mi es especial. Y creo que todos los niños tendrían que leerlo. Es un clásico que tiene y unas grandes enseñanzas. Si fuésemos capaces de comunicarnos sería muy pobre nuestra experiencia.
    Damos y recibimos. aprendemos y cambiamos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry