"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

sábado, 24 de noviembre de 2012

"Robo en casa del botánico" Capítulo IV


CAPÍTULO 4, EN EL QUE ENTRO EN LA MANSIÓN Y ME SURJE LA PRIMERA SOSPECHA

No es posible - me dije -. ¿Don Fernando me intenta engañar? Estaba claro que la fotografía era falsa. La mansión real tenía grietas, los aspersores en distinta posición, los ventanales con menos cristales, el pomo de la puerta sin pintar y el timbre en el lado derecho.

Llamé a la puerta. Enseguida vino a abrirme el mayordomo. ¡Ah! - dijo con tono de aburrimiento - es usted. Entré. Vino de repente una persona corriendo que exclamó:
¡Don Enrique! ¡Le estábamos esperando!

Era don Fernando. Le reconocí en seguida por sus muchas canas. Me llevó aparte y me preguntó con cierto tono de burla amistosa: ¿Por qué has tardado tanto tú que coleccionas relojes?

Iba a contarle lo que me había ocurrido con el coche cuando me fijé en toda la gente que había en el vestíbulo. Una de las personas me sonaba, me sonaba muchísimo.

¿CUÁL DE TODAS LAS PERSONAS LE RESULTABA FAMILIAR A ENRIQUE?


Con razón recordaba que acababan de intentar matarme. Me fijé en el mayordomo porque tenía manchas en la camisa, manchas como las que se debió hacer el desconocido al pisar los charcos del callejón.

- ¿Va a durar mucho la fiesta? - le dije distraído a don Fernando, olvidando preguntar por lo de la fotografía falsa de la invitación.

-Todos los que han venido se quedarán a pasar un par de días, salvo el profesor García - me respondió -. Venga y se lo presentaré.

El profesor García era un señor muy bajito (sólo le llegaba al hombro a don Fernando, y eso que él mide un 1,70), con un bigote negro muy largo.

Capítulo 3

Próximo Sábado
CAPÍTULO 5, EN EL QUE CONOZCO ALGUNOS DETALLES SOBRE LA VIDA DEL PROFESOR GARCÍA

12 comentarios:

  1. Nos dejas con la intriga puesta como las telenovelas de la tele.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso está bien. Creo que os va gustando:-)
      Bss

      Eliminar
  2. El sábado comienza a tener su propia personalidad con este pequeño genio. :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero que os guste , porque él está muy ilusionado.
      Un abrazo y buena semana

      Eliminar
  3. ¿No me digas que el asesino es el mayordomo? No creo que Enrique resuelva de una manera tan fácil este misterio... A ver qué pasa el próximo sábado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no jajaja. Es más listo que esto. Aunque con su cabecita no se el final que ha imaginado. Lo voy leyendo a la par que vosotros.
      Bss y gracias

      Eliminar
  4. Hola Katy: me lo ha pisado Carmen Béjar. ¡Ya salió el mayordomo! Está interesante, la pena es que hay que esperar otra semana. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que le sigas la pista. Siempre es bueno contar con un escritor que haga una crítica seria.:-)
      Una abrazo y feliz semana

      Eliminar
  5. El mayordomo tiene muchas papeletas, pero no se por qué me da que todo va a cambiar. Genial¡¡¡
    Buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son 18 capítulos y es verdad que el mayordomo tiene cara de malo, estará en el ajo. O solo son sospechas:-)
      Gracias por animar.
      Bss

      Eliminar
  6. Mi amiga, no encuentro al de la camisa manchada.
    Gracias por compartir. Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este es el capítulo 4. El sábado empieza el quinto o sea que la camisa fue en el primero. Aquí ya hay otras pistas. Que el chico solo tiene 11 años, así que no seas demasiado exigente.:-)
      Gracias por pasar Isidro. Te lo agradezco un montón.

      Eliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry