"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

sábado, 10 de noviembre de 2012

"Robo en casa del botánico" Capítulo II

CAPÍTULO 2, EN EL QUE INTENTAN ASESINARME DENTRO DE MI PROPIO COCHE

La invitación decía que el baile empezaba a las ocho de la tarde. Miré el único reloj que aún funcionaba de mi colección. Eran las siete y cuarto. No pasaría nada si llegaba un poco antes de tiempo.

¿SABRÍAS DECIR A QUÉ RELOJ SE REFERÍA ENRIQUE?



Pues no estaba yo equivocado. Mi reloj preferido (el único que funcionaba) era un cronómetro a la derecha del salón, el que estaba encima de otros dos. Fui al garaje y me metí en el coche. ¡Por fin me iba!

Salí desde el garaje, al lado de mi casa, en la puerta del Sol, y cogí la M-40 para dirigirme a la mansión. Cuando sólo quedaba un kilómetro y un poco más, mi sexto sentido me avisó de que algo raro ocurría dentro del coche. Aparté la cabeza justo a tiempo de evitar que una bala que salió de no sé dónde me la atravesara. Me volví y pude ver como un tipo que estaba en el asiento de atrás se preparaba para hacer un segundo disparo. Esta vez fui yo más rápido. Mi puño se levantó como movido por un resorte. El golpe fue tan fuerte que el desconocido cayó para atrás, se golpeó con el hierro del maletero y quedó sin sentido.

Fue entonces cuando recordé que estaba conduciendo un coche a toda velocidad por la carretera, dentro de un pueblo en el que acababa de entrar. Me puse al volante y giré sin saber hacia dónde. Lo único de lo que me enteré es de que estuve a punto de atropellar a veinte turistas de la tercera edad que pasaban por allí. Me estrellé, sí, me estrellé. Me di en el hombro. Al girarme para ver a mi agresor lo primero que hice fue gritar: ¡MI COCHE! Luego me fijé bien en los asientos de atrás. Lo imaginaba. Ese sinvergüenza se había escapado. Miré a todos los lados. Había desaparecido. Me encontraba en un callejón sin salida, todo magullado y pringoso, pero sólo pensaba en mi coche. Bueno, llamaré a la grúa, -me dije-.


Próximo Sábado
CAPÍTULO III, EN EL QUE HAGO UN VIAJE POR LAS ALCANTARILLAS Y VOY A PARAR A LA MANSIÓN

Capítulo I

14 comentarios:

  1. Bueno, intriga y acción, al mejor estilo Bond. La pena que se escapase el sinverguenza para poder interrogarle.

    Besos y feliz fin de

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy ingenuo, inocente pero tiene imaginación e intriga. ¿Cómo continuará?
      Ahora me dijo que había empezado otro pero esta vez con un asesinato incluído:-)
      Bss y buen finde

      Eliminar
  2. Hola Katy: vamos de no creer: misterio, asesinatos, ingenio, y encima veinte turistas de la tercera edad que casi no cobran la pensión este mes (alivio para las arcas, ja-ja). Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya le pregunté por qué puso que los turistas eran de la tercera edad y se limitó a sonreír. Menos mal que no me contó entre ellos.
      Muy bueno lo del alivio a las arcas. Lo que faltaba. jaja
      Tiene sentido del humor.
      Un abrazo y buen finde

      Eliminar
  3. Que fluidez de vocabulario y que imaginación.
    espero el siguiente capítulo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Va mejorando por capítulos:-)
      A todos nos está guastando
      Bss

      Eliminar
  4. Va adquiriendo caracter el asunto. ¿Segura que este niño no se ha leído a los clásicos del género?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con 11 años ha leído mucho porque todo lo que cae en sus manos lo devora. Ahora estaba con Harry Potter. Desde luego un niño prodigio no es:-)
      Un abrazo y buen Domingo

      Eliminar
  5. Carreras, atropellos, balazos,... Guauuuu!!! ¡Qué más se puede pedir! Lo de pringoso me ha hecho muchas gracia, como lo de los jubilados de la tercera edad. Seguro que eran de una excursión del Imserso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Espero no que no haya pensado en su abuela:-)
      Gracias Carmen por tu comentario. Al crío le anima a seguir . Ya ha empezado otro. esta vez incluirá un asesinato. Y si vieras lo sensible y miedica que es.
      Bss

      Eliminar
  6. Supongo que te siente orgullosa del genio de tu nieto. Bueno, la duda ofende, si no ¿cómo publicarlo? Felicidades a ese joven autor que ya es una realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco. Nos encanta la idea que emplee el tiempo escribiendo y no en jugar a las maquinitas que también le gusta un rato. Pero ya se organiza su horario que da de si.
      Bss

      Eliminar
  7. Amiga Katy; cuidado, no te subas a su coche cuando él conduzca, no es buen chófer; mejor se gane la vida escribiendo.
    Un abrazo por compartir. Isidro.

    PD. Mi señora empezó hoy a leer tus recetas de cocina, que bien podrían ser recetas médicas, pues solo con verlas regalan SALUD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tengo cuidado ya. Solo tiene 11 años.
      Me alegro que a tu señora le gusten las recetas. Seguro que ella con lo sabe poco le podemos enseñar María y yo.
      Bss y buen finde

      Eliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry