"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

sábado, 28 de enero de 2012

Hijos triunfadores

Hace unos siglos un famoso pensador griego dijo: 'Lo único permanente es que vivimos en un mundo de cambios'.

Debemos preparar a nuestros hijos para el mundo del futuro, no el mundo de nuestros padres ni el nuestro. En este mundo actual lo determinante para triunfar será el carácter, no exactamente el conocimiento, como muchos pudiéramos creer.
Tener temple, salir de fracasos adecuadamente, hacer de los fracasos un desafío y no una tragedia..., eso será lo que buscarán los seleccionadores de personal. Para los trabajadores independientes será un autorequisito.

Un hijo forjará carácter si percibe claramente la autoridad de los padres. Con presencia de autoridad los niños y jóvenes a su vez actuarán con autoridad para resolver sus problemas; actuarán por determinaciones. Sin presencia de autoridad nuestros hijos serán débiles de carácter y actuarán por impulsos con los consecuentes problemas de adaptación.

¿Exceso de autoridad?
Siempre será mejor exceso que falta de autoridad. El límite de autoridad lo pone la siguiente regla: 'La autoridad no debe humillar'.
Básicamente lo que es el niño o el joven hoy será el adulto del mañana. De vez en cuando hay que mirar al hijo como un adulto potencial.

¿Queremos que nuestros hijos no sufran?
Entonces hay que prepararlos para sufrir. No podemos estarle evitando todo el tiempo todo posible sufrimiento ¿si no cuándo aprenderá?

Deben comprender la muerte, los problemas de la vida, los problemas en el trato de sus congéneres. No debemos resolverles todos los problemas, hay que ayudarlos a que poco a poco los resuelvan ellos mismos. Nadie logra metas exitosas y duraderas sin un poco de sufrimiento.

¿Alguien imagina a un campeón de atletismo que no sufra para lograr sus marcas?
Eso se aplica a todo tipo de campeón y a todo tipo de actividad. Siempre hay que pensar que, en parte, no queremos que ellos sufran para no sufrir nosotros, pero les hacemos un daño con miras al futuro.
Hay que enseñarles a hacer ESFUERZOS SUPLEMENTARIOS.
Que sepan que siempre se puede un poquito más.

Recuerda que nadie recoge su cosecha sin sembrar muchas semillas y abonar mucha tierra.
Es muy importante enseñarles a carecer, es decir a 'sentir la falta de' y arreglárselas por sí mismos.
Hay chicos que no juegan su deporte si no tienen zapatillas de 'marca'. Si no aprendes a carecer no aprendes a arreglártelas. Aunque tengamos para darles el 100%, los chicos deben saber el valor de las cosas. Si no lo hacen de chicos, les será muy difícil de adultos y allí sí que van a sufrir y nosotros también con ellos.

¿Cómo les enseñamos a carecer?
¡Dándoles un poquito menos de lo que necesitan! ¡No hay otra manera!
Si no ¿cómo sienten la falta de?
Así aprenden a apreciar lo que tienen. Aprenden a no ser ingratos.
Aprenden a gozar de la vida porque muchas veces se goza en las cosas sencillas. Aprenden a no ser quejosos.
Una excelente escuela para aprender a carecer (sin morir en el intento) es la mesa del hogar, la comida.

¿Qué debemos darles de comer?
¡Lo que nosotros decidamos que es bueno para ellos!
Es no sólo por su bien estomacal, sino que es una excelente forma de que aprendan a carecer, que no sean ingratos, que no sean quejosos. 'Mami... no me gustan las lentejas'. Si quieren hacerles un bien para la vida, denles las lentejas. Habrá berrinches, no se exalten (autoridad no es gritar), que no coma si no quiere, pero cuando le vuelva el hambre: ¡SORPRESA! ... ¡Las lentejas del refrigerador calentadas!
Parece increíble, pero si no hacemos este tipo de cosas no se podrá adaptar. La comida es una buena escuela del carecer, pues así no serán quisquillosos en sus relaciones sociales, en el trabajo y en el mundo real.
También hay que educarlos en el servicio. Una familia normal es un equipo de trabajo con pocas tareas: tender la cama, limpiar los cuartos, lavar los platos, pintar la casa, etc. Hay que educarlos para que realicen labores de hogar, aunque lo hagan mal al principio. Si no hacen este tipo de servicios luego tendrán problemas.
Las escuelas más importantes de liderazgo del mundo enseñan a los jóvenes a carecer, para que sepan y entiendan el mundo y lo puedan liderar.

¿Mesadas?
Que sean una cantidad fija, más bien, semanales y algo menos de lo que creen que necesitan, así aprenden a administrar el dinero. Claro que se deben aceptar excepciones, pero conversadas serenamente.
Construyamos hijos luchadores, no debiluchos sobreprotegidos.
Que se superen a sí mismos.
Que tomen los problemas como desafíos para mejorar.
Recuerden que nadie alcanza altura con un solo vuelo.
También hay que ilusionarlos con ideales, metas futuras, sueños para que sean buenos de corazón.

Importante también es estar convencidos de que triunfador no equivale a tener 'dinero o propiedades' , triunfadores son aquellos que son felices con lo que hacen, con su vida. Solamente así podrán hacer felices a otros.
Los hijos con carácter templado, conocimiento del carecer, educados en el servicio y plenos de amor e ilusiones serán hijos triunfadores. Los padres tenemos la gran responsabilidad de criar hijos que transformen nuestro país, en uno donde reine la libertad, la abundancia, la justicia y sobre todo la felicidad.

Luis Baba Nakao
(Ingeniero Industrial por la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), de Lima)

Me ha parecido un buen artículo. Tanto para padres como para educadores. Importante saber que es lo que deseamos que sean. Lo recibí hace unos meses, igual ya alguno lo ha leído..

19 comentarios:

  1. Este artículo debería ser leído por todos los papás que quieren que sus hijos sean no solo triunfadores sino grandes personas.
    Precioso Katy.
    Un millón de besos

    ResponderEliminar
  2. Algunos padres lo tenían que leer muchas, muchas veces.
    Buena entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Katy: me ha parecido un artículo muy interesante y aleccionador que debiéramos haber leído mucho antes pues seguro que fallos hemos cometido en la educación de nuestros hijos. A los padres nadie nos enseña a serlo: no hay carreras universitarias para ser padres. Es también parte de la educación que hemos recibido de pequeños la que tratamos de transmitir, por eso es tan importante el artículo. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Candi creo que también. Se lo he mandado a los más cercanos y más lejanos. Hoy a los hijos se les da todo y la palabra NO es una perfecta desconocida.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Ya lo creo Chelo. Pero aunque su labor no es fácil en los tiempos que corren, tampoco lo tuvimos los demás. Es más facil darles los caprichos que luchar por su educación.
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Llevas razón Rafa, nadie nos enseña ser padres, Se apende siéndolo. Y a veces no damos pie con bolo. Y si leemos las recomendaciones de los psicólogos menos.
    Unas veces es biueno el castigo, otras no. Ahora se traumatizan después no. Difícil.Pero hay que tener ciertas normas y no solo permisividad.
    Un abrazo.
    Bss

    ResponderEliminar
  7. Un gran artículo. Me ha gustado mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Katy, ho parece reinar la ley del mínimo esfuerzo. Así nos va.
    Saludos desde mi mejana

    ResponderEliminar
  9. Katy estoy completamente de acuerdo con todo lo que nos presentas en ese artículo.
    Muchas veces queremos darle lo que nosotros no hemos tenido y nos equivocamos.
    Siempre he dicho que las épocas de la vida no son mejores ni peores son, simplemente, distintas.
    Muy interesante. Ojalá se lleve a cabo.
    Espero que tu rehabilitación te vaya bien y tu rodilla recobre su normalidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por compartirlo Javier. Te deseo una buena semana
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hola Felipe, es más fácil dejar que hagan lo que les parezaca que educar y decir NO
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  12. Desde luego Teresa es otra época, pero hay valores que son ineludibles. El repeto por el otro, el honor, la palabra dada, la solidaridad etc. Y hay que educar en ellos. Se nos va olvidando que los jóvenes de hoy son el futuro.
    Mi rodilla ha mejorado ostensiblemente. He soñado que hacia footing de nuevo. Pero solo fue un sueño.
    Bss y gracias.

    ResponderEliminar
  13. ¿Dejar hacer o controlarlo todo? ¿Amigos o padres? Sin duda estas son preguntas que tendré que hacerme un día, cuando me ponga en esa tesitura, y seguro que, sea cual sea la actitud que tome, siempre pensaré que me he equivocado.
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. hola katy!!!
    si ya lo había leído, mi prima es educadora y lo proporciono a los familiares, desde que lo leí quede encantada, es justo lo que hace falta en esta época... carácter

    saludos!!

    ResponderEliminar
  15. Hola Carmen, seguramente este sentimiento nos acompaña a todos los padres. Pero si hemos puesto toda la carne el asador, que lo hacemos lo mejor que podemos y sabemos, eso ayuda. Pienso que en el término medio está la virtud. Y sobre todo se predica con el ejemplo.
    Bss

    ResponderEliminar
  16. Me alegro Sherezada que lo hayas leído y además te lo haya proporcionado una educadora.
    A mi desde luego me ha encantado.Gracias por comparetir tu experiencia.
    Bss

    ResponderEliminar
  17. Buenas tardes, hemos encontrado su Web en Google y nos gustaría proponerles un intercambio de enlace (Texto). Nos beneficiaría a ambos, mejorando nuestra posición en todos los motores de búsqueda.
    Aprovechamos para ofrecerle nuestros servicios como estudio creativo (diseño web, gráfico, impresión y vídeo).
    Agradecemos su tiempo y disculpen las molestias.

    Miguel Ángel R.C.
    Responsable de marketing.
    info@websmultimedia.com
    Websmultimedia.com

    ResponderEliminar
  18. Hola Katty, interesante artículo del Ing Luis Baba Nakao, que acudio hace un tiempo a una charla del Lic. Osvaldo Cuadro Moreno (Argentina), y le encanto su ponencia y por eso me imagino termino resumiendo el libro: "Cómo preparar Hijos Triunfadores" de este expositor con quien trabajo hace mas de 20 años.. Cabe resaltar que el Ing. es, al paracer, un buen "discipulo" del Dr Osvaldo Cuadro Moreno. Espero que ayude y que se exprese que es del Lic. Osvaldo Cuadro Moreno. Cualquier consulta me escribes Katy (consultorfamiliar@hotmail.com) Gracias. Lic. Luis Flores (@floresmontes)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Yo recibí esto por e-mail y ya ni me acuerdo quién me lo envió, ni de dónde vino. Me gusto el contenido y siempre que viene firmado pongo la procedencia. No se más.
      Muchas gracias por el ofrecimiento Sr. Flores. Lo tendré en cuenta.
      Un saludo

      Eliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry