"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

sábado, 2 de octubre de 2010

Ocho minutos


Cuenta la leyenda que una mujer pobre con un niño en los brazos, pasando delante de una caverna escuchó una voz misteriosa que allá adentro le decía: "Entra y toma todo lo que desees, pero no te olvides de lo principal.
Recuerda algo: Después que salgas, la puerta se cerrará para siempre. Por lo tanto, aprovecha la oportunidad, pero no te olvides de lo principal....."
La mujer entró en la caverna y encontró muchas riquezas. Fascinada por el oro y por las joyas, puso al niño en el piso y empezó a juntar, ansiosamente, todo lo que podía en su delantal.
La voz misteriosa habló nuevamente.
"Tienes solo ocho minutos"
Agotados los ocho minutos, la mujer cargada de oro y piedras preciosas, corrió hacia fuera de la caverna y la puerta se cerró... recordó, entonces, que el niño se quedó dentro y la puerta estaba cerrada para siempre.


La riqueza duro poco y la desesperación, para siempre.
Lo mismo ocurre, a veces, con nosotros. Tenemos unos 75 años para vivir en este mundo como promedio, y una voz nos advierte:
"¡No te olvides de lo principal!"
Y lo principal son los valores espirituales, la vigilancia, La familia, los amigos, la vida...

Pero el amo dinero, las riquezas, los placeres materiales nos fascinan tanto que lo principal siempre se queda a un lado.
Así agotamos nuestro tiempo aquí, y dejamos a un lado lo esencial: "¡Los tesoros del alma!". No debemos olvidar que la vida en este mundo, pasa rápido y que la muerte llega cuando menos lo esperemos. Cuando la puerta de esta vida se cierre, de nada valdrán las lamentaciones.

Vivimos en un mundo lleno de problemas, angustias, corrupción, vandalismo, injusticias, donde cada día mueren niños inocentes, padres de familia con stress, pero todo es porque hemos olvidado lo principal:
Nuestros valores. Intentemos en la mediada de lo posible no olvidarnos de ellos. Nos hacen crecer, ser mejores y mejorar lo que nos rodea.

12 comentarios:

  1. Hay mucha sabiduría en lo que dices, pero es muy cierto que vivimos obcecados por el vil metal. Jesucristo dice en uno de los evangelios: "Velad, pues no sabéis ni el día ni la hora". Que la media esté en los 75 años (ya falta menos) no quiere decir que todos dispongamos de esos 8 minutos. Y es que olvidamos con demasiada frecuencia dónde está lo fundamental y dónde lo accesorio.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco , he puesto el listón un poco bajo, pero nadie sabe ciertamente cuando nos llega nuesto momento definitivo.
    Cierto que se no quedamos a veces enganchados en nuestras pequeñas mezquindades y egoísmos y dejamos a un lado lño importante.
    Un abrzo y buen domingo

    ResponderEliminar
  3. Precioso lo que has compartido y tu comentario es digno de ser leido lentamente, saboreando los conceptos.

    Te deseo....buena semana!!!

    Cariños
    .
    .
    Frase de la semana...........
    "Da cariño hasta aquellos que nada esperan de ti."

    ResponderEliminar
  4. Gracias Abu por esa frase para ser puesta en práctica. Yo también te deseo un feliz semana que no dudo tendrás para disfrutar de esa recién estrenada primavera.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Es un relato que invita a la reflexión, pero que en muchos casos es real, madres que venden a sus hijos.
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  6. Las fábulas suelen encerrar grandes verdades. Y solemos valorar lo que menos valor tiene.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola Katy:
    Excelente reflexión.
    Conozcon demasiadas personas que han pensado en ello... demasiado tarde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Y yo también Javier. Y cuando se han dado cuenta se han lamentado. Solo hace falta leer la prensa para para decubrir que esta fábula aparentemente exagerada se da en realidad de cada día.
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
  9. Hola Katy:

    Preciosa y reflexiva historia. Ponemos el foco en lo que se volatiliza y no deja huella, y en ocasiones estamos ciegos ante lo que verdaderamente importa.

    Buen post.
    Pd - La foto es de petra verdad?

    ResponderEliminar
  10. Si que a veces estamos ciegos y otras no queremos ver porque es más cómodo.
    Vaya ojo el tuyo Fernando, es Petra y eso que esta foto que no es de las más llamativas :)
    Un beso y deseo que tengas una buena semana

    ResponderEliminar
  11. Hola Katy:
    Hermoso cuento que hace pensar. Sí, en muchas ocasiones nos olvidamos de lo importante por lo sencillo. Gracias por recordarnoslo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Ocho minutos que pueden ser una eternidad cuando nos olvidamos de lo esencial. Nada es recuperable ciand de amor se trata.
    Y a veces cambiamos algo importante por un trozo de pedruzco.
    Un abrazo y feliz semana Rafa

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry