"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

miércoles, 23 de junio de 2010

Metáfora de la rana hervida


Para leer y meditar.
Desde la alegoría de la Caverna de Platón a Matrix, pasando por la fábula de La Fontaine, el lenguaje simbólico es un medio privilegiado para inducir a la reflexión y transmitir las ideas.
Olivier Clerc, escritor y filósofo, en este breve cuento suyo, a través de la metáfora, pone en evidencia las funestas consecuencias de la no conciencia del lento cambiar, que infecta nuestra salud, nuestras relaciones, la evolución social y el ambiente. Un condensado de vida y de sabiduría que cada uno podrá plantar en su propio jardín para gozar sus frutos.



La ranita que no sabía que estaba cocinandose
Imagínate una cacerola llena de agua fría en la cual nada tranquilamente una pequeña ranita. Un pequeño fuego se enciende bajo la cacerola, y el agua se calienta lentamente.
El agua despacio, despacio se va poniendo tibia, y la ranita encuentra esto más bien agradable, y continúa nadando.
La temperatura del agua sigue subiendo...
Ahora el agua está caliente, más de lo que la ranita pueda gozar, se siente un poco cansada pero no obstante eso no le asusta. La temperatura continúa subiendo, hasta cuando la ranita termina simplemente... cocinándose y muriendo.
Si la misma ranita hubiese estado metida directamente en el agua a 50 grados, con un golpe de sus patas hubiera inmediatamente saltado fuera de la cacerola.
Esto demuestra que, cuando un cambio viene de un modo suficientemente lento escapa a la conciencia, y no provoca en la mayor parte de los casos ninguna reacción, ninguna oposición, ninguna revuelta…
Si miramos lo que sucede en nuestra sociedad desde algunas décadas, podemos ver que estamos sufriendo una lenta deriva a la cual nos estamos habituando.
Una cantidad de cosas que nos habrían hecho horrorizar 20, 30 o 40 años atras fueron poco a poco banalizadas, y hoy disturban apenas o dejan directa y completamente indiferente a la mayor parte de las personas.
En nombre del progreso, de la ciencia y del aprovechamiento se efectúan continuos ataques a las libertades individuales, a la dignidad, a la integridad de la naturaleza, a la belleza y a la felicidad de vivir, lentamente pero inexorablemente, con la constante complicidad de las víctimas, de vivir inconscientes o quizás incapaces de defenderse.
Las negras previsiones para nuestro futuro en vez de suscitar reacciones y medidas preventivas, no hacen más que preparar psicológicamente a la gente para aceptar las condiciones de vida decadentes, y también dramáticas.
El martilleo continuo de informaciones de parte de los medios satura los cerebros, que no están ya mas en grado de distinguir las cosas. Cuando he hablado de esto por primera vez, era para un mañana... Ahora es para HOY !!!
Debemos elegir ente conciencia o cocciòn. Entonces, si no sois como la ranita ya medio cocinados, den un saludable golpe con sus patas antes que sea demasiado tarde.


ESTAMOS MEDIO COCINADOS, ¿O NO?

14 comentarios:

  1. Hola Katy, que interesante es esta metáfora de la ranita que se cocinó sin darse cuenta. Aquí en mi país se dice que vamos rumbo al comunismo...

    Lo que veo ahora es mucha violencia...

    Solo le pido a Dios que me conceda mucha fortaleza para superar todo lo que sea adverso.

    Por acá hay mucha gente buena, quiero que mis nietos conozcan la democracia y la libertad.

    Muchos abrazos y besos,

    Carmen

    ResponderEliminar
  2. Hola Katy:
    Muy interesante la metáfora de la rana y el fuego lento. Efectivamente aquello que nos hubiera parecido una barbaridad de llegarnos de golpe nos lo han hecho asumir de forma banal y poco a poco. Me ha gustado mucho.
    Pd, Acabo de terminar una historia para presentar a un concurso, motivo por el cual tengo bastante abandonados vuestros blogs y el mío. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Katy!! Una metáfora que ilustra perfectamente esta actualidad. Estamos medio cocinados, demos un salto amiga.
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  4. Hola Carmen, de veras que a través de tus letras presiento que no todo va tan bien como debería. En tu país el presidente ha sido elegido libremente. Igual después de todo este lío inicial y cambiante las aguas vuelven a su cauce y todo se va a ver de otro color.
    Todo esta cambiando en el mundo., no solo allí.
    Besos amiga

    ResponderEliminar
  5. Esos es Rafa, todas las civilizaciones del mundo cayeron así, poco a poco, no sucedió de un día para otro (salvo catástrofe natural) De pronto se levantaron un día y ya nada era igual. Como nosotros que nos miramos al espejo y decimos "Caray que pronto se me hizo tarde"
    Enhorabuena por ese trabajo y suerte en el concurso. Te lo deseo de corazón. Posibilidades tienes!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Gabriela, a mi me pareció muy actual desde luego. Está muy bien explicada la vida que llevamos y el caos que reina en el mundo. Ygual ya nos cocinaron :)
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Qué razón tiene el creador del cuento, que no lo es tal.
    Nos dejamos arrastrar por la cotidianeidad y cuando queremos reaccionar ya es tarde.
    Muy interesante e ilustrativo texto.
    Me voy a Alemania esta tarde (trabajo hasta las 14,30)y visitaré Holanda en un viaje rápido.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Pues madame, la ranita es monisima, jiji, asi que le haremos caso y daremos con la patita.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  9. Besos Candi y feliz viaje. Que lo pases muy bien. Besos

    ResponderEliminar
  10. No hay duda que la ranita es una monería, a ella le dio tiempo. A los demas no lo se, mucho olemos a guiso jiji:)
    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Buena metáfora, y yo creo que estamos bien cocidos.
    Un beso Katy

    ResponderEliminar
  12. Hola Katy
    Me han gustado especialmente estas tres últimas entradas.
    La de los cosejos a la hija, contiene anotaciones tan ciertas como buenas. La de Tres, es para pensar en ello, con lo difícil que parece elegir sólo tres cosas... y lo acertadas que son.
    Pero la historia de la rana, por mi propia experiencia personal, me ha impactado más. Y es que a veces, la vida te va calentando el agua, te va cocinando y cuando te das cuenta tienes el tiempo justo de salir de rebote quemándote ligeramente. Pienso que esta sociedad es muy propicia a la cocción, tan ocupados como estamos en vivirla al máximo.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola Josefina, ya somos dos pensando lo mismo. Cuodate y disfruta de tu peral, que cero que allí no calientan el agua.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola gata, no tengo nada que agregar a tu comentario, de lo bien que te has expresado. Leyéndote se entiende mejor la metáfora. Y estoy totalmente de acuerdo. Nos dejamos cocinar, y que alcanza a saltar, suerte que tiene.
    Besos y cuidate

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry