"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

miércoles, 7 de abril de 2010

El hijo mayor


Estaba Dios un día paseando por el cielo cuando, para su sorpresa, se encontró con que todo el mundo se hallaba allí. Ni una sola alma había sido enviada al infierno. Esto le inquietó, porque ¿acaso no tenía obligación para consigo mismo de ser justo? Además, ¿para qué había sido creado el infierno, si no se iba a usar?

De modo que dijo al ángel Gabriel:

— «Reúne a todo el mundo ante mi trono y léeles los Diez Mandamientos».

Todo el mundo acudió y leyó Gabriel el primer mandamiento.
Entonces dijo Dios:

— «Todo el que haya pecado contra este mandamiento deberá trasladarse al infierno inmediatamente».

Algunas personas se separaron de la multitud y se fueron llenas de tristeza al infierno.

Lo mismo se hizo con el segundo mandamiento, con el tercero, el cuarto, el quinto... Para entonces, la población del cielo había decrecido considerablemente. Tras ser leído el sexto mandamiento, todo el mundo se fue al infierno, a excepción de un solo individuo gordo, viejo y calvo. Le miró Dios y dijo a Gabriel:

— «¿Es ésta la única persona que ha quedado en el cielo?».

— «Sí», respondió Gabriel.

— «¡Vaya!», dijo Dios, «se ha quedado bastante solo, ¿no es verdad? Anda y di a todos que vuelvan».

Cuando el gordo, viejo y calvo individuo oyó que todos iban a ser perdonados, se indignó y gritó a Dios:

— «¡Eso es injusto! ¿Por qué no me lo dijiste antes?».

Anthony de Mello


Anthony de Mello, S.J. (1931—1987) Sacerdote jesuita famoso por sus libros y conferencias de espiritualidad, donde mezclaba la doctrina judeo-cristiana con el budismo.
De Mello nació en Bombay (India) en 1931. Sintiendo el llamado para el sacerdocio, inició sus estudios en la Compañía de Jesús, en Poona. Transcurrida esta trascendental etapa de su vida, se graduó en psicología, carrera que siguió en Estados Unidos, según la sugerencia y consejo del Padre Mann, provincial de la Orden.

20 comentarios:

  1. Y tenia sentido del humor, por lo que veo!
    Menudo dilema: si hay perdon, es injusto para quien hizo el bien que todos reciban al final el mismo trato. Y si no lo hay, no existe la misericordia, y entonces nosotros tampoco deberiamos perdonar a nuestros semejantes.

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Hola Katy:
    Sí, menudo lío has preparado. Este cuento parece de los eramistas, aquellos que decían que si todo estaba preconcebido de antemano de qué servía el sacrificio para alcanzar los bienes del cielo.
    Un lío como decía.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo no veo ningún lio Madame, tu misión es ser buena independientemente de si hay Dios o no, y uno obra no por el premio ni por el castigo al menos es lo que pienso yo.. ¿Quien dice que uno es bueno o malo?....
    Bisous

    ResponderEliminar
  4. jajajaj Rafa lio ninguno, cada uno es libre de interpretar y pensar por si mismo. Yo no soy el autor...
    Un niño tiene que estudiar porque es su misión. No porque tus padres te lo premien. Estamos muy acoastumbrados a los incentivos y a hacer las cosas por el reconocimiento. Yo pienso que debo ser la mejor Katy independientemente si hay o no premio o castigo. Las cosas se hacen por amor.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo contigo Katy. No depende de la recompensa sino de que seas bueno o lo persigas.
    No hay que buscar el premio ni temer el castigo.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Katy:
    Dicen que no hay mejor almohada que una conciencia tranquila.
    No sé si hay cielos o infiernos, no sé si habrá perdón o castigo, no sé casi nada, pero...
    me encanta dormir a pierna suelta por tanto intento irme a la cama apenas con una duda: "¿Mañana qué hago, lentejas o garbanzos?".

    Un beso, Katy.

    ResponderEliminar
  7. Cierto Katy, no importa la recompensa si es que la hay, solo tenemos que ser honrados con nosotros mismos, y creer en Dios por encima de todo. La verdad es que no tenemos ninguna prueba de que exista el cielo o el infierno, nadie volvió de allí, para contarlo, pero la fe es el mejor valor que tenemos los cristianos, y tenemos que creer en Su Palabra. Un abracito cielo.

    ResponderEliminar
  8. Katy, qué lindo cuento. Me encantó.
    En general todos los relatod de A. de Mello son muy bellos.
    Seré una seguidora tuya.
    También yo siento por mis nietos, todo el amor del mundo
    susy.

    ResponderEliminar
  9. Hola Katy!! Buenísimo amiga. Qué desconcierto para el pobre. Creo que me sentiría feliz de haber sido buena, simplemente eso.
    Besossssss

    ResponderEliminar
  10. Hola Fernando, yo aquí veo la libertad del individuo de optar. Siempre el eterno dilema, de ay si lo hubiera sabido habría obrado de otra manera. Pero como no hay nada seguro tenemos que obrar según nuestra conciecia y haci´ndo el mayor bien posible mientras estemos aquí.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, eso es lo mejor, tener las ideas claras y hacer en cada momento lo que creas que debes y hacelo lo mejor posible. No poner los garbanzos o las lentejas pegadas o quemadas :)
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Cordobesa en esto de la cociencia creo que no se puede negociar. A mis nietos les digo si te lo comes todo tienes una chuche y desde luego la tiene. Pero Dios no me ofreció nada y como tu dices no sabemos lo que hay mas allá. Y aunque no haya nada no me da pie a ser una mala persona o distinta de lo que soy, e ir por la vida haciendo daño.
    Así que con o sin premio hay que intentar SER y CRECER
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola Gabriela, eres muy buena, tranquila... nuestro premio es ese, como dice María, dormir a pierna suelta con la conciencia tranquila, y disfrutar del sol de cada día.
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Jolin! y ahora que hacemos? nos portamos bien ó regular? jajaja
    Un beso querida Katy

    ResponderEliminar
  15. Hola Josefina por ponerlo facilito cada uno como mejor sabe y puede.:)
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Szia Katy, la frustración del hombre es la de aquel que hace las cosas esperando una "recompensa" o reconocimiento por ellas, y no porque crea en lo que hace. Creo que deberiamos hacer las cosas porque no sale de dentro hacerlas, y no porque sea lo que creemos que esperan de nosotros...

    Voy a cambiar la despedida por el el último :)). Kusses, Tschuss.

    ResponderEliminar
  17. Szia Nikkita, asi es las cosa hay que hacerlas porque salen de dentro. Las recompensas no suelen dar resultado, ni las terrenas y ñas celestiales no lo sabemos.
    Besos me voy a yoga luego te sigo contestando
    Kusses

    ResponderEliminar
  18. Hola Katy:
    Creo que uno de los grandes errores de la humanidad es creer que el ser humano sólo funciona con premios y castigos. Nos falta confiar en nosotros mismos y hacer las cosas que queremos hacer buscando el respeto y el bien de todos.
    Gran lección nos da la fábula de hoy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Toda la razón del mundo Javier. Las cosas no hay que hacerlas por miedo, si no con agrado y cómo dices buscando el bien de todos. Y a la vista está como vamos. Cada cual metiendo la mano en saca cuando puede.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Hola Susi, perdona que haya pasado por alto tu comentario. Repasando he visto que me faltaba uno y era el tuyo, pero al no tener foto no lo identifiqué. Siempre serás bienvenida a mi casa, y gracias por dejame este comentario.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry