"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

martes, 19 de enero de 2010

Regalos y obsequios


Pasadas estas fechas, cuando más regalos hacemos suelo hacerme siempre la misma reflexión. ¿Por qué regalamos?
Y no me refiero a la ilusión de los niños pequeños que viven la magia de estos días con alegría esperando que Los Reyes, Papá Noel, los Pajes o quien quiera les traigan sus regalos soñados.
Me pregunto cómo algo que nació como un detalle de cariño se ha ha devaluado y convertido en un “ te doy si me das”.
El regalo era una muestra de aprecio, deferencia, o gratitud que se le quería demostrar a la otra persona con este gesto.
Este obsequio se elegía siempre a gusto del comprador y no necesariamente debía ostentar una etiqueta de valor. Lo que importaba era el detallen si. “Me he acordado de ti” “Te quiero” “Estoy agradecido” “Eres mi amigo” etc.
Pues este gesto se devaluado como tantas otras cosas. No entro en hacer una valoración si es mejor o peor, si es más práctico o no. Esto os lo dejo a los que me leéis.
No deja de llamarme la atención que el regalo se ha convertido en moneda de cambio. Me regalas 100, yo correspondo con 100. Fulanito no tiene un detalle yo tampoco. O por el contrario le preguntamos al que le vamos a regalar: ¿Fulanito que quieres que te regale?
Se han inventado los cheques de regalo “Cómprate lo que quieras” o la tarjetita para poder descambiar el artículo en cuestión.
Por tanto vuelvo a mi pregunta inicial ¿Por qué regalamos?, por hábito, cultura, por el que dirán…
A estas alturas no le veo mucho sentido. Se ha eliminado el factor sorpresa que era fundamental a hora de recibir algo, mientras quitábamos el envoltorio intentando adivinar el contenido. Disfrutaba tanto el donante como el receptor.
Lo más novedoso es “Cómprate lo que te venga bien y me dices cuanto que yo te lo pago” Así te evitas quebraderos de cabeza y seguro que no te equivocas
O sea no hay regalo, ni sorpresa, y si un compromiso de corresponder con el mismo importe.
Todos nosotros guardamos en la memoria algunos regalos llenos de amor de nuestros hijos, familia, amigos.... sin valor económico alguno y no hay regalo más precioso que ese regalo incondicional que uno pueda recibir.

Os dejo con esta pequeña historia con moraleja
Se cuenta que hace algún tiempo un hombre regaño a su hija de 5 años por desperdiciar un rollo de papel dorado para envolver regalos.
Estaban mal de dinero y se molestó mucho cuando la niña pego todo el papel dorado en una cajita que puso debajo del árbol de Navidad.
Sin embargo, la mañana de Navidad, la niña le trajo la cajita envuelta con el papel dorado a su padre diciendo:
- Esto es para ti, papá. El padre se sintió avergonzado por haberse molestado tanto la noche anterior, pero su molestia resurgió de nuevo cuando comprobó que la caja estaba vacía y le dijo en tono molesto:
- ¿No sabe usted señorita que cuando uno hace un regalo debe haber algo dentro del paquete?
-La niña le dijo:
- Pero papi, no esta vacía. Le puse besitos hasta que se llenó.

14 comentarios:

  1. La historia es buenisima. Llevas toda la razón en lo que dices, yo soy muy "regalona", pero no consigo adaptarme a tener que hacerlo en unas fechas determinadas por imposición... justo en esas fechas no encuentro nada que regalar....
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. Hola Katy!! Cuanta razón tenés. La costumbre se fue transformando en obligaciones de retribución. Me gusta regalar, pero disfruto cuando veo los ojos de sorpresa, la mirada feliz cuando se sabe que el regalo se hizo con un inmenso cariño. La historia refleja muy bien el objetivo del post amiga.
    Besossssss

    ResponderEliminar
  3. Hola Nikkita, es que regalar por regalar. Ya de jovencita cuando me querían soplar o adelantar mi regalo de cumpleaños me enfadaba. Me encantan las sorpresas. Cuando uno regala lo hace pensando en esa persona, y no en que lo que le compras lo va adesmbiar como poco.
    Las cosas hoy son asi, lo acepto pero no me gusta.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Gabriela, el detalle, la sprpresa es lo cuenta para mi, aunque sean unas letras garabateadas con cariño. No la utilidad ni la cuantía del regalo. Y hay quien añade aquello de "Me ha costado caro" y te sientes fatal.
    Porque soy incapaz de decir el mio también.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Siempre hay que regalar sin esperar nada. Es la manera en la que el que regala puede disfrutar más.
    La historia preciosa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Muy buena reflexión la tuya, Katy.

    Y es que somos muy interesados, y materiales, estamos esperando a que nos regalen algo, pero valoramos más el valor material, que lo emocional, y es que la sociedad nos está comiendo el coco de tal manera con tanta publicidad, que al final, regalamos lo que vemos, porque nos sedujo.

    Debemos valorar más los regalos que se dan con el corazón, que no tienen por qué costar dinero, como puede ser un beso, una palabra, o una simple poesía, y no valorar tanto los que valen dinero, que aunque cuesten más, nos cansamos antes, los otros son más pereceras.

    Un beso, Katy.

    ResponderEliminar
  7. Hola Fernando así es, si no es mejor no regalar nada. Yo hace tiempo me slí del juego. Por Navidades ni en Reyes regalamos nada, solo a los niños, y lo hacemos en sus cumpleaños. Es que es una locura y un derroche.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Gracias Maria viniendo de ti es un regalo porque tus reflexiones son muy intresantes. Pero es que este tema lo llevo runruneanos hace muchos años. Tengo hasta un poema guardado pero ha dado pudor sacarlo prque no es nada brillante :)
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Hola Katy:
    Sobra decirte que de los regalos que he hecho ultimamente los que más éxito han tenido han sido los que he hecho de forma improvisada. Un día aparecí con una flor para cada uno de la familia.
    Fue muy barato, pero muy emotivo.
    ¡Siempre nos quedará París...!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Javier, no has quitado el efecto sorpresa que es lo gusta del regalo. "Se han acordado de mi"
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Qué historia tan bonita... cuánta inocencia y ternura contenía el regalo...
    Los regalos ya no son lo que eran, ahora más bien son compromisos a los que tienes que corresponder, quedando a la altura económicamente.
    Pero yo sigo prefiriendo los regalos que van directos al corazón, por el valor en sentimientos y no en dinero. Pero ya casi nadie saber regalar así. A mi me encanta hacer este tipo de regalos.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Hola Gata me encanta saber que opines como yo. Lo que pasa que te vas ahorrando regalos, porque sabes que no van a gustar. Así que opto por no regalar nada a determinadas personas.
    Prefiero un beso o un abrazo.
    Te envio los mios
    Besitos

    ResponderEliminar
  13. Bonita moraleja katy. Pienso que algunas veces cuantos regalos innecesarios se hacen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Gracias Josefina por pasarte. Esa misma respuesta me la digo yo. regalar tanto para que.
    Besos

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry