"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

domingo, 6 de diciembre de 2009

Bienaventuranzas de la reilusión

Es bueno preguntarnos de vez en cuando el por qué siendo buscadores de la felicidad del anhelo y deseo de conseguirla, acabamos encontrándola solo en momentos puntuales:celebraciones especiales, viajes, objetos, en logros personales… pero que luego ejamos escapar de las manos estas vivencias para no ilusionarnos más.
Somos parecidos a los niños que anhelan y desean un juguete, y cuando lo consiguen juegan felices unos días con él, y luego terminan por olvidarlo en un rincón.
Creo que esta es una experiencia universal del ser humano. Somos buscadores de la felicidad y sin embargo que poco felices somos. Nos ilusinamos igual que nos desilusionamos.
Ahora se acerca una época que para unos es un mundo llenos de alegría, de esperanza, de felicidad, y para otros es motivo de tristeza, soledad, de desamor.
Quizás todo de dependa de nuestro trabajo personal, de nuestras actitudes de búsqueda y de actitudes solidarias para con nuestros semejantes. En cualquier caso es bueno detenersos, echar el freno y pensar. Mirarnos por dentro y buscar respuestas. Y por supuesto me incluyo la primera, porque todo lo que comparto lo he rumiado primero.

Hacemos realidad la frase de Albert Camus en " Calígula"

“"Los hombres mueren y no son felices" (Albert Camus en Calígula)

Felices quienes pueden ver y valorar los milagros que se producen cada día en nuestro mundo.
Felices quienes son capaces de prescindir de todo lo que les ata, porque ya son libres.
Felices quienes se bañan cada mañana en las aguas ardientes de la ternura y la alegría.
Felices quienes renacen cuando perciben que aún conservan destellos del niño que llevan dentro.
Felices quienes se enamoran cada mañana y reinventan los besos, las flores, las palabras, las miradas.
Felices quienes oran sin prisa, sin método, como si conversaran con su mejor amigo.
Felices quienes sienten la amistad como un perfume siempre fresco, cuya fragancia les embriaga.
Felices quienes derraman una lágrima ante la imagen de una mujer maltratada.
Felices quienes descubren al atardecer de cada día qué es lo necesario y qué lo superfluo en su existencia.
Felices quienes siguen soñando, recuerdan sus sueños e intentan hacerlos realidad.
Felices quienes, cuando les aumentan el sueldo, analizan cuánto más pueden compartir.
Felices quienes se detienen en el sendero de la vida, miran a su alrededor con serenidad y continúan caminando.
Felices quienes se reservan cada día unos momentos de silencio
para entrar gozosos en su corazón.
Felices quienes beben en las fuentes de la Palabra y de los acontecimientos cotidianos.
Felices quienes no se dejan abatir por los problemas ni se complacen excesivamente en sus éxitos.
Felices quienes mantienen la esperanza, a pesar de tanta muerte, hambre y violencia.
Felices quienes celebran con gozo las pequeñas e importantes victorias de los pobres.
Felices quienes tejen con paciencia y firmeza a su alrededor redes de solidaridad
Felices quienes intentan descubrir en los demás lo positivo que tienen y disculpan sus errores.
Felices quienes llenan su corazón de amor por la Madre Tierra y la cuidan con ternura.
Felices quienes mantienen una búsqueda permanente del Misterio en lo profundo de su corazón y en los demás
Felices quienes son vulnerables, lloran, gozan y se mantienen fieles, cercanos a los afligidos.
Felices quienes son perseguidos por seguir tercamente la estrella de la utopía.
Felices quienes han descubierto que su cadena original de ADN y la de la humanidad es el amor y la solidaridad.
Felices quienes trabajan por la paz en su vida y luchan a la vez por la justicia en el mundo.
Felices quienes se siguen asombrando, siguen jugando, riendo, contemplando, agradeciendo, acariciando, sintiendo.
Felices quienes saben contemplar y reconocer las huellas, el paso, los sentimientos que el buen Padre y Madre Dios va sembrando en su propia vida.
Felices quienes continúan fieles al amor de Dios manifestado en Jesús, abiertos al viento del Espíritu que sopla donde quiere, y nos invita a ser libres, sin saber nunca hacia dónde nos encaminará.

Miguel Ángel Mesa

11 comentarios:

  1. Hola Katy!! Es verdad parece tan difícil ser feliz, siempre anhelamos algo más sin darnos cuenta que muchas veces tenemos lo más importante.
    Hermoso post amiga.
    Besossss

    ResponderEliminar
  2. Hola Gabriela estoy segura que esa felicidad que anhelamos está dentro de nosotros mismos, aunque sea muy difícil encontrarlo. Pero sabemos de personas que lo han coseguido a fuerza de buscarlo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Katy, es difícil encontrar la felicidad, pero en realidad, siempre está en pequeñas cosas y en detalles, y no en grandes como a veces pensamos. La ilusión y la decepción va con nosotros, pero todo forma parte de los sueños que anhelamos.
    Muchos besos. Que pases buen día.

    ResponderEliminar
  4. Hola Nikkita, así es la felicidad está en los pequeños detalles si sabemos descubrirlos. Pero ese estado de felicidad que te llena pase lo que pase es privilegio de unos pocos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Querida katy,
    Mi padre decía que no hay persona más feliz que la que se conforma con lo que tiene, también te diré que era un conformista nato. Yo procuro seguir su consejo pero al mismo tiempo lucho por el bien estar de los míos. Y no soy feliz porque me duelen las diferencias sociales y lo que sufre mucha gente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola Josefina, claro que duelen las diferencias sociales, el maltrato, el abuso a los niños,las guerras, la violencia en sus distintas manisfestaciones. Solo desde dentro, desde un estado de serenidad puedes aportar a los demás, y a los que están a tu alrededor. Caminar con la esperanza de algún día las cosas cambiaran. Ya se ven signos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola Katy, por si te apetece recogerlo, tienes un regalito esperando en mi blog, con todo mi cariño.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Katy:
    Acabo de volver de un "duro" fin de semana de amigos, comilonas y tertulias sin fin. Considero que esto es parte de la felicidad (a veces un poco indigesta). Otra parte importante supone mi preocupación creciente por la justicia social, que parece que disminuye a medida que crece mi preocupación. Pero no desesperemos que la batalla no está perdida. Por cieto, ya sabes que la felicidad (la VIDA según Jon Lennon) es aquello que pasa mientras estás haciendo otra cosa.
    Yo todos los días procuro estar "al loro" para que no me pille desprevenido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Javier, genial tu comentario, eso si que es ilusión estar con los amigos, arreglar el mundo y comer bien que de eso los Bilbao entendeís un rato!!! Tengo amigos y familia postiza de esa tierra genial)Más que la justicia social me preocupa la gente cercana (y lejana) que se están quedando en el paro y sin vistas de nada. Es duro. muy duro.
    Cuidate y un abrazo muy grande

    ResponderEliminar
  10. La suprema felicidad de la vida es saber que eres amado por ti mismo o, más exactamente, a pesar de ti mismo.
    Un esplendido blog, me hice seguidora
    con cariño
    Mari

    ResponderEliminar
  11. Gracias Mari, muy agradecida por tu comentario y dejar huella de tu paso definitivamente. Yo he hecho lo propio después de visitar tu blog. Me he sentido a gusto.
    Un abrazo y bienvenida siempre que te apetezca pasar.

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry