"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

sábado, 6 de junio de 2009

Hoy el tráfico nos puso de los nervios.


Llevar a mi madre a casa ha sido una odisea y no en el espacio sino en el tiempo.
Vivir en una gran ciudad es lo que tiene. Para hacer 10 kilómetros te tiras dos horas y media en el coche. Te da tiempo de ir y volver en avión desde cualquier lugar del país. Siempre suele haber algo de atasco por culpa de las obras, zanjas, calles levantadas, pero lo de hoy ha sido demasiado. Qué calor pasamos dentro del coche. Resulta que no puedes poner el aire acondicionado porque todavía arrastras los catarros de la recién estrenada primavera, dónde tan pronto un día es verano y otro invierno. Tampoco puedes abrir las ventanillas porque tal es aire que sopla fuera que te entra porquería por todos los sitios. Caen unas gotas de lluvia que empeoran más el caos reinante.
Te encuentras sin comerlo ni beberlo parada en medio de un inmenso atasco, sudando, con el cinturón del coche que te aprieta, no llevas el móvil porque pensabas que en un cuarto de hora estarías de vuelta, tampoco llevas agua y como ocurre siempre justo te sientes morir de sed, y para el colmo como remate terminas con tu pareja como los hamsters en cautividad gruñendo y discutiendo sin saber muy bien el motivo.
-“La culpa la tiene tu madre” No, la tiene tu suegra, y si me hubieras hecho caso y hubieras ido por otro camino ya estaríamos en casa y atento por cómo vas que se que se te cuelan por la cara todos los coches. “Tu es que estás nerviosa y alterada y en vez de colaborar lo pones todo más complicado”…
Y así un rosario de tonterías y para no sacar nada en claro.
Miro el reloj y apenas el coche ha avanzado unos pocos metros. ¿Es que no vamos a llegar nunca? Encima tengo ropa tendida y se va a mojar…
Mira que quemar tanta gasolina a lo tonto. Frenazo va, frenazo viene. Se ponen los semáforos rojos antes de que ninguno podamos pasar. La gente se nos mete por todos los frentes y van todos igual de alterados. ¡Todo se contagia!
Sentía unas ganas locas de bajarme del coche y volver andando. Parecíamos una copia exacta de los personajes de las viñetas de Forges.
¿Poco antes de salir la llamada de una hija ya nos puso en guardia. “Que pasa, tenéis idea del porque hay tanto atasco”
–“Y yo que se debe ser por las Elecciones Europeas”. Mi hijo nos llamó igual, diciendo que no se podía circular, vaya por dónde vayas te encuentras cientos de coches atascados. Mi yerno que dónde se ha metido su mujer que no va a buscarle al trabajo.
-“Y yo que sé, no soy ni adivina, ni guardia de tráfico “
Por fin hemos llegado a casa. Bajé del coche como una fiera enjaulada. Me he pegado una duchita y me he puesto a desahogarme en este documento de Word.
Ufff... hay días como los de hoy en los que no teníamos que levantarnos de la cama y amanecer directamente al día siguiente. Quien me iba a decir a mi que hoy iba a acabar así. Ya lo dice el refranero que es muy sabio: “Al mal tiempo buena cara”
Me voy a tomar un “wiskysito” a ver si es verdad y se me pone mejor cara.

2 comentarios:

  1. Divertida la odisea, me imagino su cara al llegar a casa.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario. Mi cara, mi humor, mi talante y aunquie soy muy positiva como que ayer estaba mas bien enfadada por el tiempo perdido que es oro.

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry