"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

viernes, 15 de mayo de 2009

Tarde de agobio


A veces como en el día de ayer sientes que no tiene manos suficientes ni fuerzas para abarcarlo todo y te encantaría tener tentáculos como a un pulpo. ¡Qué no llego! ¡Que no doy abasto! Que se me van de las manos.
Y los críos parece que acusan tu nerviosismo y se ponen más impertinentes, revolucionados, excitados y todo sale fuere de control, empezando por mi misma. Me encuentro de momento dando voces como una loca, pierdo el norte y no se ni lo digo, ni lo que hago corriendo de un lado para otro. Uno sale corriendo y casi le pilla un coche. El otro se mete dentro de una caja de cartón y salen los del comercio a reñirle que deje las cajas dónde están. La mediana le dices que ceda el columpio a su prima más pequeña se tira en plancha todo lo larga que es en el suelo enfadada. La prima llora desconsoladamente. El bebé del cochecito reclama tu atención también y no hace más porque está atada y no puede. Esto todo en segundos...
Recapacitas… Dios mío pero que he hecho para merecerme esto, si lo que quiero es disfrutar de ellos y no puedo.
Te dan ganas de salir corriendo y desaparecer. Al fin consigo tranquilizarme y empezar de cero. Me armo de paciencia y con la mayor dulzura de la que soy capaz le digo a Teresa:
“Ven cariño levántate del suelo y toma la merienda, te estas poniendo perdida”. Enfurruñada se acerca y parece que la cosa empieza a funcionar.. El otro entiende que debe de dejar de hacer el tonto con las cajas, el del coche se sienta a merendar tranquilamente en un banco cercano. Las benjaminas una en brazos de la madre y la otra en el cochecito se calman con unas golosinas. Que bien al fin un poco de calma. No pasan dos minutos cuando los dos mayores desaparecen, sales detrás de ellos a buscarles y están metidos dentro de unos arbustos, dónde hacen caca todos los perros del barrio. Los sacas a la fuerza. Ya no puedo más los voy a meter en el coche y se los llevo a su madre ya mismo.
La hija al fin se va con las dos pequeñas harta de lloros y con mala cara porque le echa la culpa a los primos y a mi porque su bebe no ha merendado al no obligarla a hacerlo. Recojo a los tres que quedan desparramados e inicio la retirada. Ven, no corras, para, ahora quieren hacer pipí, ahora que les compre no se que. Tardamos un cuarto de hora en recorrer una calle hasta el coche.
Me tengo que desahogar y sermón al canto: “No se ni por que vengo a buscaros” les digo. Vaya tardecita. Mira que os portáis mal y no obedecéis. Mira que… y mira que...
El mayor me interrumpe todo serio y me dice: “Porque nos quieres abuela, y nosotros te queremos”.
Me siento desarmada y hasta me emociono. Una tarde mala la tiene cualquiera me digo a mi misma. Me olvido al momento y ya estoy deseando volver a verles en cuanto les dejo con sus padres.
Regreso a casa con la cámara de fotos en el bolso sin haber hecho ni una. Fue del todo imposible, cualquiera hacia fotos en esa situación.
La próxima vez será…

2 comentarios:

  1. Hola Katy, soy Enrique. He leído tu artículo graciosillo y quería darte las gracias porque con él has conseguido que esté un rato riéndome. Un beso, Enrique // Y la madre dice, abajo los perros del barrio que hacen caca en los arbusto

    ResponderEliminar
  2. Gracias Enrique, yo también he vuelto a leer la entrada,jajaja. Ahora me río como tú, pero menudo enfado tenía, con la china diciendo que salieráis de la caja. Vaya tardecita...
    Besossssssssssssss que os quiero mucho

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry