"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

martes, 26 de mayo de 2009

La cartera (cuento para mayores)


Volvía a casa, en un día frío de invierno cuando topecé con una cartera. Busque identificar el dueño. La cartera solo tenía tres dolares y una carta arrugada, que parecía haber estado allí desde hacía muchos años. En el sobre sucio la única cosa legible era la dirección del remitente.
Comencé a leer la carta intentando encontrar alguna dirección. La carta había sido escrita hacía sesenta años con una letra femenina en azul y tenía una flor en el ángulo izquierdo. La autora decía que su madre le había prohibido encontrarse con él (Michael) pero ella siempre le amaría.
Firmado Hannah.
Me puse en contacto con la operador de telefónica le expliqué mi problema y le pedí el número de teléfono de la dirección que había en el sobre.
El operador al principio se negó pero al final me conectó . Le pregunte a la señora del otro lado del hilo si conocía a alguien llamado Hannah.
- Nosotros le hemos comprado esta casa a una familia que tenía una hija llamada Hannah. Pero eso ocurrió hace más de 30 años!"
- “¿Sabría dónde puedo localizar a esa familia?" pregunté.
- “Recuerdo que Hannah tuvo que colocar a su madre en un asilo hace algunos años"
Me dio el nombre del asilo y llamé. Me contaron que la abuela había fallecido hacía algunos años y me facilitaron un número de teléfono del centro donde podría estar residiendo en estos momentos .
Todo esto me parece estúpido, pensé. ¿Por qué estaba haciendo esto? Queriendo encontrar al dueño de una cartera que solo tenía tres dolares y una carta de casi 60 años?
A pesar de eso llamé al asilo suponiendo que Hannah estaba viviendo ahí y el hombre que me atendió me lo confirmó:
- " Si, Hannah está viviendo con nosotros.“Aunque eran más de las 10 de la noche, le pregunte si podía ir a verla.
- "Bueno", titubeó él "si se quiere arriesgar a venir quizás esté aún en la sala viendo la televisión".
Corrí al asilo. La enfermera nocturna y un guarda me esperaban en la puerta. Subimos hasta el tercer piso. En la sala estaba Hannah. Era una dulzura de mujer, de cabello plateado, sonrisa serena y conservaba aún el brillo en la mirada.
Le hable de la cartera y le mostré la carta. En cuanto vio el papel de carta con aquella pequeña flor a la izquierda, ella respiro hondo y dijo:
- "Esta carta fue el último contacto que tuve con Michael".
Se quedó pensativa unos segundos y dijo suavemente:
- “Le ame mucho. Pero en ese momento yo tenía solo 16 años y mi madre creía que era muy joven. Oh, el era tan lindo. Se parecía a Sean Connery, el actor".
- "Si, ella continuo. "Michael Goldstein era una persona maravillosa. Si usted le encuentra, dígale que pienso mucho en el. Y... dudo por un momento, y casi mordiéndose el labio añadió dígale que todavía le amo."
Sabe dijo sonriendo con lágrimas: -
-Nunca me case. Jamás encontré alguien que correspondiera a Michael..."
Me despedí de ella con cariño.
Cuando pasaba por la puerta de salida, el guarda pregunto:
- “La viejita consiguió ayudarle?"
- "Por lo menos ahora tengo un apellido. Pero voy a dejar esto tal cual. Me he pasado casi todo el día tratando de encontrar el dueño de esta cartera.
Cuando el guarda vio la cartera exclamó:
-Es la cartera del Sr. Goldstein. Está siempre perdiéndola por los pasillos dónde me la encuento al menos tres veces por día.".
- "Quien es el Sr. Goldstein?" pregunté comenzando a temblar.
- "Es uno de los viejitos del 8º piso. Mike Goldstein y habrá perdido la cartera en uno de sus paseos".
Corrí nuevamente a la oficina de la enfermera . Le conté lo ocurrido y subimos al octavo
piso. la enfermera me dijo:
- “Creo que todavía esta levantado el Sr, Goldstein. Le gusta leer de noche.
La enfermera se acerco y le pregunto si el había perdido la cartera.
El Sr. Goldstein la miro con sorpresa, puso su mano en el bolso de atrás y dijo,- "Oh, está perdida!"
- "Este amable caballero encontró una cartera y nosotros queremos saber si es la suya?"
Entregue la cartera al Sr. Goldstein, el sonrió con alivio y dijo:
- "Si, es mía! Debo haberla perdido hoy a la tarde. Le quiero dar una recompensa".
- "No, gracias", le dije. “ Le tengo que contar algo. Leí la carta con la esperanza de encontrar el dueño de la cartera". Su sonrisa desapareció de repente. “ Leyó la carta?"
-"No solo la leí, también creo saber dónde esta Hannah".
Se puso pálido.
- "Hannah?, sabe donde está? Como está? Sigue tan hermosa? Por favor, por favor cuénteme"
- "Está bien...
- Si , y sigue tan hermosa como cuando la conoció.
El hombre sonrió y pregunto:
- “Me puede decir donde esta? Quiero llamarla mañana ". Sujetó mi mano mientras decía: “Estaba tan enamorado de aquella niña cuando me envió esta carta . Mi vida literalmente se acabó. Nunca me case. Siempre la amé."
- "Sr. Goldstein", le dije, "Venga conmigo".
Bajamos con él hasta el tercer piso, hasta la sala donde Hannah estaba viendo la televisión. La enfermera le preguntó:
- " ¿Hannah, conoce a este hombre?"
Ella se acomodó las gafas, le observó un momento pero no articuló palabra. Michael se acercó a ella y en susurro le dijo suavemente:
- "Hannah, soy Michael. Te acuerdas de mi?"
- "Michael! No lo puedo creer! Michael! Eres tú ! Mi Michael! . Se fundieron en un largo abrazo.
- “Mira como el buen Dios trabaja! Si tiene que ser sera!” Dije.
Aproximadamente tres semanas después recibí una llamada del asilo:
“Está invitado el domingo para asistir a la boda de Michael y Hannah"
Fue una ceremonia sencilla. Con todas las personas del asilo presenciando la celebración. Hannah llevaba un vestido beige claro y Michael un traje azul oscuro.
Les asignaron una habitación a los dos y si queréis ver a una novia de 76 años y un novio de 79 años actuando como dos adolescentes, tendríais que haber visto a esta pareja.
Es un final perfecto para un amor que había durado casi 60 años.
Y no olvidéis nunca que: “Si tiene que ser, será”.

(anónimo)

1 comentario:

  1. Muy tierno. Es verdad si tiene que ser será, por mucho que hagamos para impedirlo, será.

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry