"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

sábado, 11 de abril de 2009

La Hormiga y la Cigarra (Cuento revisado)

(Antes de leer esta historia, recordemos que el escritor francés Lafontaine fue el autor de la Fábula de "La Hormiga y la Cigarra”)

Era una vez... una Hormiguita y una Cigarra que eran muy amigas. Durante todo el Verano y el Otoño la Hormiguita trabajó sin parar, almacenando la mayor cantidad de comida posible para el período de Invierno, no aprovechó nada del Sol, ni de la suave brisa al final de la tarde, ni siquiera hablaba con los amigos al final de su jornada de trabajo, y no se le veía compartir ni una sola Cerveza helada los fines de semana.
Su nombre era "Trabajo" y su apellido "Siempre".
Mas su amiga la Cigarra, pasaba todo el tiempo cantando entre ruedas de amigos en cualquiera de los Bares de la ciudad. No desperdició tan siquiera un minuto, cantó durante todo el verano y el otoño. Bailó, aprovechó al máximo el calor del sol, se doró lo más que pudo para verse siempre hermosa, sin preocuparse por el invierno que estaba por venir.
Entonces, pasados algunos días comenzó a refrescar. Era el invierno que estaba comenzando...
La Hormiguita exhausta entró para su sencilla pero confortable Cueva, repleta de comida, mas al día siguiente, alguien la llamaba por su nombre desde la parte exterior de la cueva. Cuando abrió la puerta para ver quien era, quedó sorprendida con lo que vio: Era su amiga la Cigarra, dentro de un deslumbrante Ferrari y vestida con un elegante abrigo de piel, entonces, la Cigarra le dijo a la Hormiga:
Hola amiga, te molesto para decirte que voy a pasar el Invierno en Paris y para pedirte, si no te es molestia, que cuides de mi Cueva. ¿Puedes ayudarme?
¡Claro! Sin problemas pero... ¿Que te pasó?
¿Cómo conseguiste dinero para ir a Paris y comprar ese Ferrari y esa ropa?
La Cigarra le respondió:
¡Sencillo...! Yo estaba cantando en uno de esos Bares de la Ciudad, la semana pasada, y a un Productor artístico le gustó mi voz, entonces, firmamos un contrato por seis meses para hacer Shows y cantar en Paris...A propósito amiga,¿Desearías algo de allá?
Si, deseo algo si... Si te encuentras por allá a un tal "Lafontaine” le dices de mi parte que me le cago una y mil veces en la ¡PUTA MADRE QUE LO PARIO!

MORALEJA :
“Aprovecha tu vida, combina el trabajo con el placer, disfruta al máximo de cada día que Dios te regala. El trabajo en exceso, sólo trae beneficios en las Fábulas de Lafontaine”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry