"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

sábado, 1 de diciembre de 2012

"Robo en casa del botánico" Capítulo V

CAPÍTULO 5, EN EL QUE CONOZCO ALGUNOS DETALLES SOBRE LA VIDA DEL PROFESOR GARCÍA

Me dio la mano. En ese momento me rocé con la estantería y se me cayó la pintura de la chaqueta que me había puesto para disimular la mancha de menta.
Me puse rojo como un tomate. Parece que sólo don Fernando se había dado cuenta porque intentó sacarme de apuros:

- Bueno, je, je, don Enrique ha decidido quedarse a pasar el fin de semana como los demás. Tengo que enseñarle su habitación. Puede que haya algún caso para resolver, je, je. ¡Hasta luego!

-Aprovécheme bien que luego me voy! - dijo el profesor García riéndose -.

Subimos hasta el primer piso y entramos en una habitación pequeña y destartalada en la que había varios tableros con llaves.

- Pero, ¿cómo te has hecho esas manchas? Tendré que darte una chaqueta nueva para continuar la fiesta, y un pijama para dormir, y... – empezó a decir -.

- Uei, uei, uei. Yo no he dicho que me vaya a quedar a pasar la noch…

- Como verás, tengo muchas veces invitados - dijo sin escucharme -. Esto ya parece un hotel con tantas llaves. Por cierto, ¿sabías que el profesor García es mi cuñado?

- Anda, ¿sí? - dije, olvidándome del asunto de quedarme a dormir -.

- Ajá. Él estaba enamorado de Sofía, mi mujer, pero tuvo que contentarse con casarse con Alicia, su hermana. Alicia murió en un accidente de coche hace cinco años. El profesor García pensaba que, como ella conducía mi coche, quizás la culpa había sido mía por no tenerlo en buen estado. Creo que ya se le ha olvidado. Tiene, como único consuelo, a su hija Greta. Eso ya lo sabías, ¿no? Por cierto, ven a mi habitación y te daré la ropa; tienes que seguir con la fiesta.

Mi habitación era la número 7, en el segundo piso. La ventana daba a un patio interior abandonado y sucio y la puerta para acceder a él tenía un candado puesto. La llave debía estar en los tableros. En un momento dado descubrí el indicio de algo muy extraño.

¿QUÉ INDICIO DEMOSTRABA QUE ALGUIEN HABÍA ESTADO EN ESE PATIO RECIENTEMENTE?

Capítulo IV

Próximo Sábado

CAPÍTULO  6, EN EL QUE PASO  UNA NOCHE EXTRAÑA Y ME OCURREN ALGUNAS COSAS MÁS

5 comentarios:

  1. A PARTIR DEL SÁBADO QUE VIENE PUBLICARÉ DOS CAPÍTULOS PARA NO ETERNIZARNOS Y NO PERDER EL GUIÓN DEL CONJUNTO.
    FELIZ FINDE

    ResponderEliminar
  2. :o ooh lastima que apenas vengo leyendo este capitulo vere los demas, muy bueno esperare el sabadoo!! muack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Génesis. Esta simpático. Lo escribió mi nieto con 11 años. Me alegro que te guste. Lo de las pistas da mucho juego.
      Bss

      Eliminar
  3. Lo bueno de la redacción es que uno puede imaginarse perfectamente el ambiente . Fantástico como siempre.
    Besos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que lo describe bien. Muchas gracias por tus ánimos. Ayer le dio el mismo a publicar. Le estuve ensenando los comentarios.
      Bss y que disfrutes de esta semana cortita.

      Eliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry