"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

jueves, 19 de abril de 2012

Dos monjes budistas


Llevamos un par de semanas haciendo relación física y mental con otras dinámicas y Alba no nos contaba cuentos. Hoy mientras nos relajamos nos hablo de soltar, de olvidarnos de la mente, de los problemas y nos sorpendio con este cuento para reflexionar sobre su enseñanza.

Un día dos monjes budistas iban caminado a orillas de un hermoso río camino de su monasterio. Caminaban en animada charla, cuando se encontraron a una mujer llorando.
Al preguntarle por la razón de su llanto ella les comentó que tenía que cruzar a la otra orilla y ante la crecida de este no encontraba la manera de hacerlo. No había ningún puente cercano y la corriente era bastante fuerte.
El monje más joven se ofreció pasarla a hombros. Y cargándola a sus espaldas emprendieron la marcha los tres juntos. Cuando llegaron al otro lado, ella siguió su camino por otra dirección.
Los monjes proseguieron su camino en silencio hacia el monasterio pero el silencio seapoderó de ellos y la animada charla que traían se desvaneció sin que el joven se atreviese a preguntar el por qué a su compañero.
Llegando al monasterio, el joven que se había dado cuenta de la actitud contrariada del monje y se decidió al fin preguntarle por la razón su actitud.
- Pero que ha pasado que íbamos charlando y de repente has estado callado todo el tiempo. ¿Te he dicho algo? ¿Por qué estás tan disgustado?
A lo que el monje mayor replicó:
-No te das cuenta de que eres un monje y no has debido de cargar a esa mujer a tus espaldas. Los monjes no debemos tocar a la mujeres porque va en contra de las reglas de la vida monástica..
El  joven  que había guardo silencio rompió a reír mientras le contestaba:
-Yo he cruzado a esta mujer y al dejarla en el suelo me he olvidado de ella, y tú sin embargo después de tantas horas de camino sigues aún cargando con ella.

Moraleja
Hay que soltar, relajar, olvidar. Llevar cargas pesadas del pasado ocupa demasiado tiempo. Hay que aligerar nuestro equipaje, dejar la carga a la orilla del río. Lo que sucedió es pasado y debemos de vivir el presente, el aquí y el ahora.

14 comentarios:

  1. Hola Katy: una gran historia con enorme enseñanza. Yo no estoy seguro de que haya que olvidarse de lo pasado, pero el cuento es pero que muy bueno. Un abra<o

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafa, cada uno puede y debe hacer lo que siente. Personalmente no deseo ni trato de cargar con el pasado, salvo lo que me ayuda en el hoy lo demás ya no me pertenece. Vivo aquí y el ahora.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Si, es verdad. Muchas veces le damos vueltas y vueltas a cosas del pasado que ya no tienen importancia, ni van a influir en nuestro futuro.
    Y que conste que a veces es difícil controlar esos recuerdos, pero se pueden superar si se intenta :)
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco personas Javier que su mundo y su vida es rumiar constantemente lo que paso y se pierden el disfruta por causa de sus traumas y malos recuerdos.
      Yo lo he conseguido, solo me acuerdo cuando se repite la experiencia,
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Bueno, no sé, los psicópatas también tienen mucha facilidad para no llevar cargas. Cuando después ni se va a pensar en ello y no va a pesar en la conciencia, resulta enormemente más fácil hacer el mal. Yo creo que tampoco puede uno despreocuparse tanto. Todo en su justa medida. Lo mejor es aprender a distinguir lo que merece la pena olvidar y lo que no.

    Feliz día, madame.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los cuentos y fábulas tienen varias interpretaciones. Esto esta contado dentro de un contexto en dónde se supone que vamos a relajarnos y quitarnos las tensiones del día. La moraleja va en este sentido, soltar las cosas que no nos sirven ni nos aportan nada para crecer y madurar como personas.
      Bisous

      Eliminar
  4. Hola Katy, hace tiempo leí a Tony de Mello el libro "Ligero de equipaje" y aprendí que hay que soltar lastre y enterrarlo.
    No es cosa facil, pero no podemos cargar con el equipaje de los demás, acaba pesando demasiado.
    Un beso y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tony de Mello tiene muchos lic¡bros de mejoramiento personal. A veces no somos capaces de soltar. Estaos dándole vueltas y vueltas a lo mismo, lo nos produce una profunda desazón e infelicidad
      Bss y buen finde para ti también.

      Eliminar
  5. Una moraleja que tendré en cuenta porque soy mucho de pensar, de darle vueltas a la cabeza y de agobiarme por cosas que pasaron hace tiempo...
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen yo era así, Me pasaba perdiendo el tiempo en todo los que me había echo daño y preguntando los porqués. Con el tiempo aprendí a relativizar. No merece la pena. Lo que no quita que a veces se tropiece. Pero enseguida se cambia el chip y se pone otro cuadro.
      Bss

      Eliminar
  6. Sólo quien consiente comete pecado, en este caso lo ha cometido el monje que no cargó con la joven y por dos motivos: por no ser cireneo y por su juicio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bondad o la maldad se lleva en el pensamiento. Lo has expresado estupendamente.
      Bss y buena semana

      Eliminar
  7. Buena historia katy. Soltar lastre no es fácil pero es siempre necesario. Un beso y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, a veces cargamos con cosas totalmente inútiles, que solo nos producen agobio y estress. De vez en cuando debemos hacer limpia.
      Bss y buena semana

      Eliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry