"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

lunes, 25 de abril de 2011

Bupsi llega a la Tierra


Invente este personaje cuando mis hijos eren muy pequeños. En el año 1980. Al día siguiente  mis hijos  hacía los dibudos sobre ellos. De hecho los he publicado al iniciar este blog.
Hoy lo reescrito para que uno de los nietos  para su  Cole. Pedía dos folios y por eso cambié en algo la redacción

Bupsi llega a la Tierra

Si miráis al cielo de noche, un planeta lejano brilla en medio de las estrellas con más luz, es Bupsiland, el país de nuestros duendecillos verdes de los que tantas veces me habló mi abuelita.
Hace mucho, mucho tiempo en algún lugar secreto, El Rey Melchor observaba las estrellas, desde un hermoso jardín poblado de grandes palmeras que rodeaban su pequeño palacio.
-“Necesito más ayuda, no tengo bastante con las del Rey Gaspar y Baltasar. No nos da tiempo hacerlo todo y no se me ocurre nada” pensaba en voz alta.
Cada año recibían miles de cartas que les escribían los niños desde todos los rincones del planeta, y que llegaban directamente a su inmenso buzón en forma de embudo, donde caían dentro de unos enormes baúles al sótano de su casa. Tenían más trabajo y menos tiempo para fabricar tantos juguetes, envolver cientos de paquetes, escribir las etiquetas y tener que repartirlos el mismo día.
Mientras pensaba y pensaba muy preocupado, se acordó de su amiga el Hada Estrella que seguro tendría alguna idea y tal vez podría ayudarle.
Cerró sus ojos con fuerza y la llamó desde su corazón:
-“Amiga Hada, ven que te necesito.”
Hada estrella apareció brillante y sonriente en medio del hermoso jardín.
- Aquí estoy Rey Melchor ¿En que puedo ayudarte?
Melchor le contó al Hada Estrella que cada año había más niños y tenían más juguetes que hacer y repartir.
– Necesito más manos Hada porque los tres solos no podemos, aunque Santa Klaus y Papa Noel nos ayudan también.
- No te preocupes Rey Melchor. Se me acaba de ocurrir una idea genial y dentro poco tendréis la ayuda que necesitáis.
Hada Estrella se dirigió a un hermoso lago de aguas transparentes en cuya orilla crecían unas hermosas plantas de tallos verdes y flores rojas en forma de campanitas. Las tocó con su varita mágica, mientras repetía con voz dulce:
-¡Satinamac, Satinamac Sibú! ¡Satinamac, Satinamac Sibú!
A la tercera vez que pronunció estas palabras cada florecilla campana se convirtió en un pequeño duendecillo, hasta que se formó un ejército de pequeños hombrecitos verdes y gorritos rojos alrededor suyo.
- “Mis queridos Bupsis les dijo, os he despertado porque necesito vuestra ayuda. Miles de niños en el planeta Tierra dependen de vosotros para recibir sus regalos a tiempo. Los Reyes tienen serios problemas en fabricar tantos y hemos de ayudarles. Hacen falta muchas manos para que todo esté preparado y terminado para Navidad.
Tenemos seis meses para organizarlo todo. Unos tendréis que inventar los juguetes, otros buscar los materiales para hacerlos, otros confeccionarlos, pintarlos, guardarlos en sus cajas, envolverlos en papeles de colores y poner el nombre de los niños a quien van dirigidos. Pero lo primero es hacer la fábrica y los talleres.
Cuando el Hada Estrella terminó de hablar uno de los Bupsis que no quería trabajar le dijo con voz quejosa:
-“¿Por qué no haces tú todos los juguetes con tu varita mágica”?
Hada le respondió con cariño que ella no tenía tanta magia.
- No puedo hacer aparecer miles de regalos de la nada. Mi misión era despertaros y convertiros en Bupsis. A continuación le tocó con su varita el hombro y le dijo:
–Tú serás el jefe y el encargado de distribuir las tareas a los Bupsis que te obedecerán. Empezaréis ahora mismo, no hay tiempo que perder.
Los Bupsis se pusieron en marcha. Con sus gorritos rojos iban como hormiguitas llevando y trayendo objetos sin parar. Inventaron carretillas, grúas, herramientas, mesas, sillas, idearon pinturas, esmaltes. Construyeron la gran fábrica de juguetes, levantaron talleres y pintaron de rojo los ladrillos y para terminar hicieron sus casitas que pintaron de blanco para que brillasen sobre la verde pradera. En siete días todo funcionaba en Bupsiland y estaban preparados para confeccionar esos juguetes fantásticos.
Era maravilloso verles trabajar. Papeles en mano, tijeras, pegamento, maderas, pegamento, plásticos, telas, todo se iban transformando en casitas, trenes, muñecas, teléfonos, coches, aviones, barcos y figuras (soldaditos, payasos, indios, pistoleros del oeste), libros, cuentos y desfilaban unos detrás de otros en cadena a la sección de empaquetados...
Una tarde Hada a Estrella decidió sorprender a los Reyes y llevándoles al poblado de los Bupsis. Ellos al ver el trabajo realizado se quedaron muy asombrados.
-Que alegría mis pequeños exclamó Melchor, os felicitamos por este gran trabajo y esfuerzo realizado. Gracias a vosotros y al Hada Estrella podremos cumplir con los sueños todos los niños. Habéis fabricado muchos juguetes que repartiremos por todas las ciudades del mundo y así ningún niño se quedará sin su regalo nunca más.
Después de dar las gracias el Rey Melchor distribuyó nuevas tareas:
A Bupsi Nº 1 le encomendó escribir los nombres en los regalos, a Bupsi Nº 2 clasificar los juguetes, a Bupsi Nº 3 de buscar las direcciones de los niños, a Bupsi Nº 4 le ordenó plantar pinos y fabricar los adornos para los árboles de Navidad y a Bupsi Nº 5 organizar el reparto con Papá Noel y Santa Klaus. La tarea más importante le tocó a Bupsi Nº 6 que se encargaría de leer todas las cartas y elegir los regalos para cada niño. Los 6 tenían que formar un equipo de Bupsis para repartirse los nuevos trabajos.
Hada Estrella le pidió también un nuevo favor a jefe de los Bupsis:
- He escuchado las mamás, papas y profesores decir que no era justo que todos los niños reciban regalos por igual. Hay niños que se portan mejor y son más estudiosos que otros, los hay más desobedientes y menos trabajadores. Sería bueno que unos Bupsis bajaran a la Tierra para observar el comportamiento de los niños durante todo el año, no solo en el tiempo de Navidad.
-Me parece una idea genial dijo Jefe Bupsi, de esta manera también podremos disfrutar de ellos y será muy divertido. Mandaré a los más cariñosos y tu Hada les acompañarás en su viaje. Vigilarán a los niños en los recreos, les ayudaran en sus idas y venidas a casa y a los más traviesos les enseñarán a comportarse bien y a obedecer.
Hada Estrella les acercó en una nube a la Tierra, y era todavía de noche cuando se tiraron en sus diminutos paracaídas y se repartieron por los bosques y jardines.
Las setas y los tallos de los árboles se convirtieron en bellas casitas y pronto los animalitos se hicieron amigos de los hombrecillos verdes con gorrito rojo que habían ido a vivir con ellos.
Uno de los Bupsis cayó en el pueblo de mi abuelita que dormía plácidamente sin sospechar que unos ojitos la estaban vigilando desde ese momento.
Así queridos amiguitos fue cómo Bupsiland se convirtió en el país de los juguetes y si queréis podéis visitarlo en sueños. Pero no olvidéis que algunos duendecillos verdes siguen viviendo entre nosotros y ahora mismo puede que un Bupsi  esté observando como os portáis en el Cole y en casa…
Mi abuelita me contó muchas más historias, pero  las contaré en otro momento
El cuento original

10 comentarios:

  1. Hola Katy:

    Qué chulada de cuento. Y veo que hay muchos más, así que los iré leyendo con calma. Lo que me ha llamado la atención de este es como has organizado el trabajo y las tareas je je.

    Me ha gustado mucho y seguiré las historias de Bupsi.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola Katy!!
    entonces... tu escribiste este cuento?
    vaya! me ha gustado bastante, no cabe duda que el trabajo organizado y en equipo hace milagros =)
    saludos!

    ResponderEliminar
  3. Buenas noches Fernando, todo empezó por aquello de "Mamá ¿nos cuentas un cuento?" en aquellos interminables veranos en la sierra. Y así fue como nació Bupsi. Al día sigiuiente si querían otro tenían que entretenerse dibujando. Son sencillitos y estaban todos escritos a mano, nunca pense en que iban a terminar en un blog.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Hola Sherezada, como toda madre me entretuve contándoles cuentos clásicos, y entre col y col, lechuga. Y entre todos nos organizmos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola katy, entre col y col BUPSI.
    deberias de escribir mas aventuras y ver
    la manera de publicarlos y darlos a conocer
    a otros niños.
    Prometo comprar la colección completa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Contrapunto, gracias por esas bellas palabras. Mi talento como escritora es bastante limitada, pero cada uno hace lo que puede, este personaje nació para mis hijos entonces de 4 años que me animaban cada día a fantasear. Los rescaté para el Cole de los nietos. En este blog en el apartado mis cuentos, tienes unos cuantos más:)
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola Katy: Ya de regreso me encuentro con la frescura de tus cuentos infantiles. Todo un lujo. Me ha encantado que hagas trabajar a la gente en equipo de un forma tan sencilla. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias Rafa antes con mis hijos y ahora me hago niña con mis nietos. Hubo un tiempo en el que yo pintaba cuadros al oleo, acuarela y Vandall. Ahora está el tema aparcado. Y mientras ellos dibujaban yo también hacía lo propio, o escribía el cuento del día siguiente, a mano claro. Imagímate en el año 80 había pocos recursos.
    Un abrazo, me alegro de tu vuelta

    ResponderEliminar
  9. Hola Katy, el cuento estupendo, es bueno muy bueno, podrías plantearte el publicar, a los niños seguro que les gustaría.

    La peli del cine parece ser buena, todas las de este tipo lo suelen ser, aparte de disfrutar con los pequeños y nosotros mismos con ellos.
    Tus nietos en sus dibujos hacen ver que la han entendido muy bien.

    Yo si que creo que el Amor lo puede todo, rompe barreras, lo que se llega hacer o aguantar por ello. Otra cosa son las personas, sus tonterías o incompatibilidades.

    Recibe un fuerte abrazo y planteate lo de editar, creo que no te arrepentirías en absoluto.

    ResponderEliminar
  10. Gracias MariC viniendo de ti es todo un halago lo que me dices. Es una etapa que quedó atras y cumplió su función. Ahora tiene continuidad en los nietos. Lo he pasado muy bien ideando cuentos para mis hijos pero jamás me he planteado que esto pudiera valer para algo más que para tenerles cerca y entretenidos.
    Gracias de todas formas. Y lo de hacerles dibujar en parte ahora después de ver la peli es para que valoren lo que ha visto, saquen sus conclusiones y es una forma de introducirles en el mundo virtual. Les encanta ver sus dibujos en este su blog:)
    Besos

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry