"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

miércoles, 23 de febrero de 2011

El círculo del odio


Hay veces (la mayoría) que no sabemos porque nos levantamos con el pie izquierdo, ni porque tenemos este estado de ánimo alterado. Algún problema, malestar físico, o el hecho de no haber descansado bien son factores que contribuyen a esta sensación de no aguantarnos a nosotros mismos. En otros casos algún pequeño tropiezo inesperado, como mancharnos la camisa con el café, el ascensor averiado, o un atasco en el tráfico son motivo suficiente para sacarnos de nuestras casillas y nos hacen perder los papeles.
Todos podemos tener estos momentos de mal humor siempre y cuando no lo paguemos con el que tenemos al lado o con el primero que nos cruza por el camino, porque una mala contestación puede dar pie a una cantidad de acontecimientos y reacciones en cadena a veces imparables. Son sumamente contagiosos. Os dejo el ejemplo del circulo del odio.

El dueño de una empresa gritó al administrador, porque estaba enojado en ese momento.
El administrador llegó a su casa y gritó a su esposa, acusándola de gastar demasiado, al verla con un vestido nuevo.
La esposa gritó a la empleada porque rompió un plato.
La empleada dio un puntapié al perro porque la hizo tropezar
El perro salió corriendo y mordió a una señora que pasaba por el camino, porque obstaculizaba su salida por la puerta.
Esa señora fue al hospital a vacunarse contra la rabia y gritó al joven médico porque le dolió
cuando le aplicó la vacuna.
El joven médico llegó a su casa y gritó a su madre, porque la comida no era de su agrado.
La madre le acarició los cabellos diciéndole: Hijo querido, mañana te haré tu comida favorita.
“Tú trabajas mucho, estás cansado y necesitas de una buena noche de sueño. Voy a cambiar las sábanas de tu cama por otras bien limpias y perfumadas, para que descanses con tranquilidad. Mañana te sentirás mejor".
Luego lo bendijo y abandonó la habitación, dejándolo solo con sus pensamientos ...
En ese momento, se interrumpió el "Circulo del odio" porque chocó con la tolerancia y el perdón.

Cuando nos veamos inmersos en este círculo de rencor sería bueno recordar que con tolerancia, y disposición al perdón y sobre todo, con amor, podemos romperlo y ponerle fin, en vez de seguir con la cadena ¿O no?

22 comentarios:

  1. Cuanta razón tienes, Katy !. Cuando una persona se levanta con mal pie y de mal humor, va desencadenando malestares y enojos, hasta encontrar con alguien que no quiere seguir por ese camino.
    Muy bueno para reflexionar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola Katy

    El rencor, el odio, solo puede traer desgracias. hay gente que aún cree buscar en ello sus soluciones. Muy triste.
    Un beso:

    ResponderEliminar
  3. Es asi,y aprender a contar diez. besos

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana a veces no sabemos porque tenemos esas reacciones salidas de tono que nos lleva a perder os papeles. El reflionar sobre nuestros comportamientos siempre es sano y nos ayuda a mejorar
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Buenas noches Fernando, hay gente muy rencorosa que no se da cuenta hasta que punto se hace daño a si misma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Preciosa historia Katy. Creo q hay q saber relativizar, es una de las mejores formas que el odio nos domine... Poner todo en su justo término, exige aprendizaje pero cuando se logra es fantástico. abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Breve pero con contenido. "Contar hasta diez"
    Un beso Chus.

    ResponderEliminar
  8. Hola Francisco, ciertamente esto se aprende con los años. Y como tu dices después que te has dado cuenta que no merece la pena enzarzarse en discusiones inútiles y mucho menos provocarlas tú.
    Un abrazo y gracias tu visita

    ResponderEliminar
  9. Es verdad, qué poco pensamos en la reaccion en cadena que puede provocar un pequeño detalle.
    Es como aquello de "por un clavo una herradura".

    Buenas noches, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  10. Seguramente cuando vemos a laguien con careto b¡no sabemos cuantos han habido detras, y reaccionamos igual y todo se contagia.
    Bisous Madame y buenas noches

    ResponderEliminar
  11. Que importantes son los seres que viendo situaciones alteradas, ponen todo de si para apaciguar.

    Cariños

    ResponderEliminar
  12. Son contadas la ocasiones en las que se interrumpe la cadena de la mala leche. Es difícil encontrar una persona que responda con apaciguamiento a unos insultos sin motivo alguno.
    Es como poner la otra mejilla. ¿quien lo hace?
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Una viñeta de Quino reproduce perfectamente la escena. El jefe grita al empleado, éste llega a casa y grita a la esposa, ésta a la hija que a su vez lo hace a su hermano pequeño, éste al gato y el gato mira hacia atrás y no ve a nadie. Todo sin palabras. Es genial, igual que tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Esta es creo la enseñanza que hay que sacr, que siempre está en nuestras manos el apciguar o al menos no contribuir a der un eslabón más de esa cadena.
    Un beso Abu

    ResponderEliminar
  15. Hola Felipe creo que si que haty mucha gente que lo hace. Igual dos no riñen si uno no quiere. No siempre está en tus mano poner freno porque no te pilla de humor y te dejas llevar. Pero las madres por ejemplo con sus hijos lo hacen. Los profesores en cole, entre amigos cuando se caldean los ánimos. Estoy con que o es lo habitual.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Hola Javier creo recordar ahora que lo mencionas que la he visto en algún sitio. Pero hace tiempo. Solemos pagar nuestras insatisfacciones con el más indenfenso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. El mal humor es una cosa y el odio otra muy distinta El mal humor se puede parar con un beso o un buena palabra. El odio se incrementa si no logra sus objetivos, cuanto mejor se habla y se trata a quien te odia, te odiará más pues ve la diferencia y se odia a si mismo.

    ResponderEliminar
  18. Hola Katy, suele pasar, siempre pagamos nuestro mal humor con él que menos culpa tiene.
    El odío genera odio.
    Generemos Amor y nos irá mejor.
    <un beso

    ResponderEliminar
  19. Posiblemente lo has diferenciado. la introducción es mia pero el relato no. Entonces no podía cambiar el nombre. Pero sirve para iulustrar las dos cosas. Gracias Teresa por tu comentario me quedo con esto
    "El odio se incrementa si no logra sus objetivos, cuanto mejor se habla y se trata a quien te odia, te odiará más pues ve la diferencia y se odia a si mismo".
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Hola Contrapunto, veo que ya has vuelto de tus vacaciones y deseo que los hayas disfrutado a tope. He echado mucho de menos tus comentarios.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Qué lección la de la madre!!! Ella supo sustituir el odio y transformarlo en amor.
    Hay que pensar que nuestras acciones tiene repercusión no solo de forma inmediata.
    Te mando un beso

    ResponderEliminar
  22. Hay veces que mandarías de paseo a alguién, si no fuera porque a veces nos frena la expreriencia de "No merece la pena"
    Pero no siempre es fácil. Unan madre es una madre...
    Besos candi

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry