"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

viernes, 16 de abril de 2010

Las palabras




Nuestro lenguaje forma nuestras vidas y hechiza nuestro pensamiento".
Albert Einstein

La mayoría de las veces cuando hablamos no nos damos cuenta del alcance de lo que decimos, ni de sus consecuencias, y deberíamos de ser conscientes de que las palabras conforman nuestra manera de ser y nos marcan positiva o negativamente. Son reflejo de nuestros pensamientos y sentimientos que se traducen posteriormente en acciones.
“ Digo lo pienso y pienso lo que digo” de manera que si cambiamos nuestras palabras estas cambiaran nuestros pensamientos que tarde o temprano influirán en nuestras actitudes.
Nadie da lo que no tiene, ni dice lo que no ha experimentado o tiene por verdad.
Los que somos impulsivos y espontáneos sabemos que deberíamos de pensar antes de pronunciar cualquier palabra porque una vez dicha ya no se pueden recoger y siempre dejan huella.

Cuantas veces nuestra utilización del lenguaje han sido generadoras de violencia, motivo de desgracias, guerras, relaciones rotas o promotoras de paz y felicidad. Podemos destruir con ellas en segundos aquello que hemos tardado años en construir y peor aún destrozar la vida de una persona. Ellas tienen el poder de restaurar heridas o de hacer los surcos aún más profundos.
A veces qué difícil es encontrar la palabra oportuna…. y que difícil nos resulta comunicar aquello que deseamos con acierto...
Nunca deberíamos pronunciar palabras insultantes , descalificadoras, que humillen o causen dolor. No lleva a nada positivo, y seguro que tarde o temprano volverán con mas fuerza a quien las pronunciado. Todos somos capaces de aceptar con agrado una corrección a algo que hemos hecho dicho si se han cuidado las formas.
Cultivando nuestro mundo interior seremos capaces de extenderlo a todo lo que nos rodea. Tenemos que ser responsables de aquello que decimos, y conscientes de que están vivas, y que una vez dichas el eco nos devolverá aquello que hemos gritado a los cuatro vientos.
Cuidemos nuestras palabras. Que al hablar lo hagamos de tal manera que ellas sean portadoras y constuctora de paz.


Katy


Un día estaba Buda meditando. Un hombre mayor se acercó y comenzó a abusar de Buda sin piedad. Buda permaneció en absoluto silencio.
¿Cuánto tiempo podría continuar su abuso? Después de un rato se detuvo y se dispuso a abandonar el lugar. Pero Buda le dijo: "Espera un momento, por favor. Tengo algo que preguntarte.Dime, cuando ofreces regalos a una persona, ¿qué haces si no acepta tus regalos?"
"Simplemente me los llevo."
Buda : dijo, "Bien, has estado intentando ofrecerme los regalos que has traído contigo. Puesto que no los he aceptado, tú te los llevas de nuevo contigo".
El hombre se sintió triste y avergonzado de su conducta. Suplicó el perdón de Buda. Buda le perdonó y finalmente él llego a ser un cercano discípulo de Buda.


"Cuando se malinterpreta mal el sentido de las palabras, la gente pierde la libertad."
Confucio
"La cosa más difícil es conocernos a nosotros mismos; la más fácil es hablar mal de los demás".
Tales de Mileto.
"La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos".
Henry Ford
"Es una enorme desgracia no tener talento para hablar bien, ni la sabiduría necesaria para cerrar la boca".
Jean de la Bruyere.

14 comentarios:

  1. Que verdad es que pasamos mas tiempo hablando de los problemas que afrontandolos. Es muy griego eso. Yo creo que nos viene de los antiguos atenienses, jiji. Pero ellos finalmente lograban solucionar las cosas. Casi siempre.

    Y sí que debemos cuidar las palabras, porque sin querer pueden resultar un arma ofensiva muy afilada, y hacer mucho daño. Hay que aprender a controlarlas.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Hay quien dice que un silencio es más hiriente que mil palabras, pero lo cierto es que la palabra es una de las armas arrojadizas más poderosas. Shakespeare dijo que es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras, y para mi es así, una vez dicho algo... no hay vuelta atrás.
    Muchos besos Katy.

    ResponderEliminar
  3. Hola Katy:
    No recuerdo si te lo he comentado en alguna ocasión, pero un amigo mío decía que "la naturaleza nos ha dado dos orejas y una boca con el objeto de que hablemos menos y escuchemos más".
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Hola Madame, lo que no podemos esxpresar con la mirada o los gestos lo hacemos con las palabras, y creo que su poder aún es más fuerte, si las utilizamos mal
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Si Nikkita hay quien dice eso o también el que calla otorga, pero mal usadas las palabras son dardos venesoas que pueden matar al menos la autoestima de una persona.
    Como dices no hay vuelta atras. Besos y buen finde

    ResponderEliminar
  6. Hola Javier, no recuerdo si lo has dicho o lo he leído o lo he aprendido en algún curso. Pero tengo por cierto que si no puedes decir nada agradable es mejor mantener la boquita cerrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Katy!! Muy buena reflexión amiga. A veces no se tiene conciencia del verdadero valor de la palabra. Pienso y se los digo a mis hijos qie si no tienen algo agradable o justo para decir mejor es el silencio. Me gustó el relato de Buda, muy ejemplificador y la frase de Henry Ford excelente.
    Feliz fin de semana amiga!!
    Besosssssss

    ResponderEliminar
  8. Hola Gabriela, tus palabras siempre tan optimistas dan buena cuenta de mi post. Si no tienes nada que decir mejor te callas.
    Hago mia la frase de Luis Vives
    "No hay mejor espejo que refleje la imagen del hombre que sus palabras”
    Gracia Gabriela, tu espejo es maravilloso.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Amiga Katy; un hombre inteligente miraba al cielo y decía: Seños, concededme serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valentía para las cosas que puedo cambiar y sabiduría para cococer siempre la diferenia. Kurt Vonnegut.

    ResponderEliminar
  10. Hola Isidro no es tan fácil fácil utilizar las palabras como parece. No siempre que abrimos la boca sale aquello que debería.
    Sabio consejo el que dejas: necesitamos sabiduría y valentía, porque si se puede cambiar,
    Un abrazo y buen finde

    abril 16, 2010

    ResponderEliminar
  11. hola katy!!!
    bien dicen q las palabras hieren muchas veces mas q una espada, a veces se nos olvida q un simple pedir perdon no borra el sentimiento que genero en la otra persona lo que dijimos...
    pd. muchas gracias por el sello, me dio mucho gusto recibir semejante regalo de tu parte y claro que me lo llevo...
    saludos!

    ResponderEliminar
  12. Hola NI, un simple pedir perdón no siempre sella la herida causada cuando es mu dolorosa. Por eso hay que medir bien lo que decimos. Me alegro que te haya gustado el Sellito. Va con cariño.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Hola Katy:

    Las palabras pueden confortar o heror, al igual que los silencios. La diferencia muchas veces está en cómo, Yo suelo contar hasta 10 y hasta mil si hace falta o callo, pero hay veces (y eso es lo que hay que trabajar) que se me va la pinza totalmente y pronunció palabras que ni quería ni suelo pornunciar.

    No se puede ser Zen todo el rato je je
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola Fernando yo a veces ni cuento. Tengo mucha paciencia pero eso no quita a veces sea como la gaseosa, con los mios y sin herir, solo gruñir. Con los amigos y con los conocidos jamás. O sea que en eso de la pinza va a ser que si. Nadie es perfecto:)
    Un beso

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry