"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

lunes, 26 de octubre de 2009

Recordatorio a nuestros hijos



Nuestros límites

Es importante conocer nuestros alcances pero aún lo es más reconocer nuestras limitaciones. Hasta dónde podemos llegar como padres. Esta es una bella reflexión de un autor anónimo que viene a recordar que una cosas es educar y transmitir y otra dirigir la vida de nuestros hijos.
La comparto con todos los amigos que me leen que seguro que tendrán algo que añadir para enriquecer esta reflexión que hago mía porque entra en mi escala de valores y pensamientos, y refleja bastante nuestra línea educacional, basada por encima de todo en el respeto.

Hijos míos:

-Te di la vida, pero no puedo vivirla por ti.
-Puedo enseñarte muchas cosas, pero no puedo obligarte a aprender.
-Puedo guiarte y dirigirte, pero no responsabilizarme de lo que tú haces
-Puedo hablarte extensamente acerca de la RESPONSABILIDAD... Pero serás tú, y únicamente tú, el responsable indiscutible y total de todos tus actos. Grabatelo muy bien en la mente.
-Puedo instruirte sobre lo bueno y lo malo, pero no puedo decidir por ti. Recuerda
que en esta vida no hay premios ni castigos: sólo CONSECUENCIAS
-Puedo enseñarte a compartir, pero no puedo forzarte a hacerlo. Eso es algo que únicamente tu conciencia te podrá dictar.
-Puedo hablarte del respeto y la consideración hacia los demás, pero no puedo pedírtelo si tú no los consideras importantes.
-Puedo darte amor, pero no puedo obligarte a aceptarlo ni a que tú lo des.
-Si quieres ser respetado, sé respetuoso. Recuerda que el verdadero respeto no se impone: se inspira. Esa es una gran verdad, no la olvides .
-Puedo exhortarte a la necesidad detener altas metas, pero no puedo alcanzarlas por ti.
-Puedo enseñarte acerca de la bondad, pero no puedo obligarte a ser bondadoso.
-Puedo tratar de educarte lo mejor que pueda, pero no puedo hacerte educado.
-Puedo aconsejarte sobre las buenas amistades, pero no puedo escogértelas.
-Puedo recomendarte, pero no garantizarte.

También puedo hablarte acerca de la paz y la armonía que debe reinar entre tú y tus semejantes, pero eso es algo que tú deberás establecer según sean aquellos con quienes convives. Pero lo que sí te puedo asegurar es que dando siempre lo mejor de ti, recibirás lo mejor de los demás.
¿Qué más te puedo decir?
-Puedo decirte que el alcohol en exceso es peligroso, pero no puedo decir “NO” por ti.
-Puedo hablarte y educarte acerca del sexo, pero no puedo mantenerte puro.
-Puedo amonestarte en cuanto al pecado, pero no puedo por eso hacerte una persona moral.
-Puedo advertirte acerca de las drogas... pero no puedo evitar que caigas y las uses.
- Puedo explicarte cómo vivir, pero no puedo darte vida eterna.
Podéis estar seguros de que nos hemos esforzado en daros lo mejor de nosotros mismos, en transmitiros a unos valores, sencillamente porque os amamos. Os hemos educado en libertad, intentando transmitiros nuestros valores lo mejor que hemos sabido.
Lo que hagáis de vuestra vida dependerá enteramente de vosotros mismos. Aún cuando siempre estamos a vuestro lado, las decisiones las tomáis cada uno y solo le pedimos al Señor que os ilumine para que toméis las correctas, y llegado el momento se la trasmitáis a vuestros hijos.
La Vida es un Don de Dios y la forma en la que vivas será el regalo que te hagas a ti mismo.
Tus padres

10 comentarios:

  1. Precioso Katy, no se puede añadir mas.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  2. Como se ve que estas orgullosa de tus hijos. Muy buena reflexión porque es cierto lo que publicas.

    A los hjos se les puedes guiar, pero no se puede vivir su vida, ni sus aciertos ni sus errores. Tampoco hacerlos a la imagen y semejanza de los padres.

    Ellos deben elegir por sí mismos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Fabia, la vida les pertenece, nosotros somos como los árboles frondosos, con las ramas que les acogen cuando quieren descansar, para dejarles seguir volando.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Fernando, la palabra orgullo no es exactamente la palabra que me cuadra, sino la inmensa ternura que siento cuando les miro, pienso y presiento lo que les espera en la vida, luchar, trabajar y unos cuantos disgustos quizás. Sé de sobra que debe ser así, que no podemos quitarles las piedras del camino ni cambiar su destino.
    Solo estar para cuando nos necesiten. De ahi este post para convencerme de que no lo hemos hecho tan mal, o lo mejor que hemos podido. Un abrazo y gracias
    por apoyar este pensamiento.

    ResponderEliminar
  5. Hola Katy!! Exelente reflexión, les damos la vida, podemos guiarlo, pero el modo de vivirla la deciden ellos.
    Besossss

    ResponderEliminar
  6. Hola Gabriela así es hay algo que no se transmite afortunadamente y es la "Experiencia" Cada uno debe descubrir la vida por si mismo, y dar su respuesta.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Leyendo este post me viene a la memoria las palabras de KHALIL GIBRAN, me voy a tomar la libertad de postearlo aqui.
    “Vuestros hijos no son vuestros hijos. Son los hijos y las hijas del ansia de la Vida por sí misma.

    Viven a través vuestro, pero no son vuestros. Y aunque vivan con vosotros, no os pertenecen.

    Podéis darles vuestro amor, pero no vuestros pensamientos, porque ellos tienen sus propios pensamientos.

    Podéis abrigar sus cuerpos, pero no sus almas, pues sus almas habitan en la mansión del mañana que vosotros no podéis visitar, ni siquiera en sueños.

    Podéis esforzaros en ser como ellos pero no intentéis hacerlos a ellos como a vosotros, ya que la vida no retrocede, ni se detiene en el ayer.

    Sois los arcos con los que vuestros niños, cual flechas vivas, son lanzados. El Arquero ve el blanco en el camino del infinito; y El, con Su poder, os tensará, para que sus flechas puedan volar rápidas y lejos.

    Que la tensión que os causa la mano del Arquero sea vuestro gozo, ya que así como El ama la flecha que vuela, ama también al arco que permanece inmóvil”.

    ResponderEliminar
  8. Hola Katy:

    Como dice Fernando, "a los hijos se les puede guiar pero no se puede vivir su vida", que es lo que creo que muchos padres pretenden. ¡Qué pronto se olvidan los sentimientos que tuvimos de adoscentes!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Pues si lo Khalil Gibran es un libro de cabecera y lo debo tener publicado en alguno de mis
    blogs :-)
    No está mal recordarlo.
    Gracias María. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola Javier, a muchos padres no le basta vivir su vida sino que quieren además vivir la de sus hijos o hacerlos a imagen y semejanza, con lo bonito que es la diversidad. Los mios no se parecen a nosotros ni entre si, cada uno es cada uno.Son las consecuencias de educar en libertad. Y lo de olvidar es cosa de mala memoria, yo la tengo muy bien. Un abrazo y gracias por pasarte.

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry