"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

sábado, 2 de mayo de 2009

Papel Arrugado




Mi carácter impulsivo, me hacía reventar en cólera a la menor provocación. La mayor parte de las veces, después de uno de estos incidentes, me sentía avergonzado y me esforzaba por consolar a quien había dañado.
Un día un psicólogo, quien me vio dando excusas después de una explosión de ira, me entregó un papel liso y me dijo:
- Estrujalo
- Asombrado, obedecí e hice una bola con él papel. A continuación me dijo:
-Ahora déjalo como estaba antes.
Por supuesto que no pude dejarlo como estaba. Por más que traté de alisar el papel, se quedó lleno de arrugas.
Entonces el psicólogo me comentó:
“El corazón de las personas es como ese papel. La impresión que dejas en ese corazón que lastimaste, será tan difícil de borrar como esas arrugas en el papel. ”
Aunque intentemos enmendar el error, la persona quedará “marcada”.
No controlamos nuestros impulsos y sin pensarlo dos veces arrojamos palabras llenas de odio y rencor, y luego, cuando recapacitamos, nos arrepentimos. Pero no podemos dar marcha atrás del todo, no podemos borrar lo que quedó grabado. Y sin darnos apenas cuenta vamos dejando “arrugas” en muchos corazones.
Desde entonces al menos intento controlarme, relajarme y ser más paciente.
Cuando siento ganas de estallar mi referencia es "El papel arrugado".

Si te ocurre lo mismo tal vez esta historia puede ayudarte a reflexionar.

1 comentario:

  1. Genial!!! no arrugemos ningún papel mas, mejor dicho ningún corazón más

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry