"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

viernes, 24 de mayo de 2013

Los expedientes del duque de Blackhouse (Presentación y Prólogo)


Llegó el 2º libro de Enrique y con muy buenos augurios. Si el primero "Robo en casa del botánico" (prólogo )  relato que constaba de XVII capítulos y epílogo,   (Octubre del 2012) gustó mucho


hoy nos sorprende con un nuevo reto:
"Los expedientes del duque de Blackhouse"  que promete entretenimiento e intriga a los lectores.

Portada


Contraportada


Enrique tiene 11 años y está terminado de cursar 6º año de Educación Primaria. Su profesora y compañeros de curso han tenido un bonito detalle para con el, obsequiándole con un diploma por  estos dos relatos.

Publicaré todos los viernes 2 capítulos para no eternizarnos y espero que sea de vuestro agrado. Sin más os dejo con el prólogo.

PRÓLOGO, UN HOMBRE MUY RICO...

Eran las once de la mañana. Hacía un día de otoño espléndido, soleado y caluroso. Por la ventana del salón entraba mucha luz. Según el parte meteorológico esa tarde iba a haber tormenta fuerte. No lo parecía para nada. Llegó Nicolás.
- Aquí está el café, señor. ¿Algo más?
- Sí por favor. ¿Ha llegado ya el periódico? - le pregunté -.
- Sí señor. En seguida se lo traigo.
Yo suspiré. Sí, realmente había sido una buenísima idea contratar un mayordomo. Además Nicolás era una persona digna de confianza. Tendría unos treinta años, quince menos que yo, el pelo negro, la tez morena, ojos azules y una pequeña cicatriz debajo de la boca.
- Aquí está el periódico, señor, - me dijo mientras me lo daba -.
Yo empecé a leerlo al mismo tiempo que me bebía el café. Pasado un rato llegué hasta un apartado muy largo que tenía este titular:
“ASESINATO EN BLACKHOUSE”
Aunque no me interesó mucho, seguí leyendo.
“El duque Stephen Blackhouse - famoso jugador de golf y rico propietario de varios yacimientos de petróleo en Marruecos -, apareció esta mañana de madrugada muerto en su dormitorio, a pesar de la rigurosa guardia que velaba por su vida, puesto que al parecer había sido amenazado de muerte. Una de las dos doncellas del duque fue a despertarle por la mañana a su habitación, cuya entrada vigilaba un agente de la ley, pero el duque no se encontraba allí. Su cadáver fue descubierto en su despacho, donde todo estaba completamente revuelto. Según el estudio recibió dos puñaladas mortales en la espalda. Aún no se ha descubierto ningún indicio acerca de este caso. ¿Quién ha asesinado al duque de Blackhouse?, o, ¿Quiénes lo han asesinado?”
- ¿Conocía ya la noticia, señor?
- El inspector comisario ya me había hablado del caso... - dije distraído -. Hablaba de venir a verme hoy.
Seguí leyendo hasta llegar a un apartado especial:
DESAPARICIÓN DEL DETECTIVE SUECO JOHN PARTRIDGE”

“El conocido y famoso detective sueco John Partridge no ha podido ser encontrado desde su último trabajo en el caso del diamante de la duquesa de Laknstone, hace ocho meses. La policía investiga acerca de un posible secuestro pero aún no se ha encontrado ninguna pista. ¿Quién ha podido secuestrar a uno de los detectives más famosos del mundo?
Yo recordé que había trabajado con Laknstone en el caso del diamante y que también había trabajado en aquel caso el inspector Miller (que fracasó, obviamente…).
También leí una noticia sobre un aniversario extraño:
“Ya han pasado veinte años desde la desaparición de los asesinos y ladrones que acabaron con el conde ruso Walt Shacaroff. ¿Será posible ocultar por más tiempo su escondite?”
- Recuerdo aquello - dije en voz alta -, yo resolví aquel caso. De los cuatro asesinos, tres huyeron al extranjero sin que pudiésemos impedirlo. Uno de ellos tenía alrededor de cincuenta años y los otros dos eran mucho más jóvenes.
- ¿Va a venir el inspector comisario, señor? Porque...
En ese momento sonó el timbre. Nicolás fue hasta la entrada y abrió la puerta.
El inspector Miller entró rápido sin fijarse en Nicolás y, patinando en el encerado, fue a caerse en el sofá.
- ¿Qué tal, amigo mío? – gritó -. Yo me separé de él todo lo que pude -.
- ¿Sí? – contesté -.
- Veo que estás bien enterado de las noticias - dijo mirando con arrogancia el periódico que estaba encima de la mesa -. He recibido una carta de la familia del duque de Blackhouse, y también otra de sus abogados, que, por cierto, tiene bastantes. Me han pedido ayuda a mí - resaltó la palabra -, y a famosos detectives de algún otro país, para que resolvamos ese misterio, que bastante importante era ese duque. Vaya por Dios - dijo al ver que yo fruncía el ceño -. Y esos otros detectives son...
En ese momento se oyó nuevamente el timbre y Nicolás abrió la puerta. Entraron dos personas, una pelirroja y bajita y otra mucho más alta con pelo negro.
- Estos son el signore Giuseppe Riccardi, detective del gobierno italiano – explicó Miller señalando al bajito pelirrojo - y míster Stevenson, comisario inspector de la policía inglesa.
Viendo mi cara de sorpresa, dijo a continuación:
- Ellos nos acompañarán para resolver el misterio y, por supuesto, tú trabajarás conmigo como colaborador.

12 comentarios:

  1. Tiene buena pinta seguiremos leyéndolo. Un beso a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chelo. Creo que ha mejorado respecto al primero.
      Bss

      Eliminar
  2. Creo que me apunto a seguir las andanzas del inspector Enrique. Enhorabuena chaval, no es fácil escribir así con 11 años. Yo ni con 40.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias A.L. te gustará, me alegro que hayas pasado por aquí.
      Un cálido abrazo

      Eliminar
  3. Empieza como las buenas novelas de Conan Doyle... ¿Quién sería el autor del asesinato? Esperemos que el mayordomo no... demasiado fácil.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una apasionado de la lectura. Se lo lee todo. Y tiene buena cabeza. Porque en el cole va muy bien y esto lo hace en sus ratos libre los fines de semana.
      Esta vez no va a ser mayordomo:-) Yo lo leo a la par como publico aunque nos ha regalado y un ejemplar dedicado:-)
      Bss

      Eliminar
  4. Hola Katy: acomplejado me tiene el niño. Si esto es el prólogo, cómo desarrollará el texto. Escribe de maravilla el chaval. Seguiremos leyendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todos nos ha sorprendido la facilidad que tiene para escribir y su vocabulario. Esperemos que no decaiga. Ya ha empezado otro:-)
      Gracias Rafa espero que te sigas àsando los fines de semana:-)
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Bien por Enrique! Ha vuelto a hacerlo, lo que demuestra que tiene madera para esto. Y tiene muy claro el género a seguir!

    Aquí vendremos los fines de semana a leer este segundo relato.

    Enhorabuena por esos merecidísimos diplomas!

    Buenas noches.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias madame. Estamos muy contentos porque no pensábamos que llegaría hasta aquí. Ciertamente tiene claro el género. De momento.
      Bisous y gracias

      Eliminar
  6. Pinta muy bien...Esta hecho todo un escritor de intriga. Lo pasaremos en grande con su imaginación. besos y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracia. Eso espero, que no os defraude. A mi me está gustando. Tiene hasta algún capítulo en inglés:-)
      Bss y buena semana para ti también

      Eliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry