"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

viernes, 23 de marzo de 2012

El hombre que buscaba la buena suerte


Los jueves cuando subo de la clase de yoga, me traigo el cuento que nos relata nuestra profe Alba. la próxima solo falta que nos cante una nana, porque terminamos tan relajadas que nos entra sueño.
El cuento de hoy si que hace pensar sobre la suerte. Muchas personas se hacen esta pregunta y se la contestan.
Mira que tengo mala suerte. Fulanito si que tiene suerte. Todo el mundo tiene más suerte que yo.
Os dejo el cuento.

Había un vez un hombre que se preguntaba constantemente porque todo ler salía mal, y porque no tenía suerte en la vida. Cansado de su mala suerte oyó hablar de un Oráculo que había en un país lejano y decidió emprender el camino en su busca para que le aconsejara sobre que debía de hacer para encontrarla.
Así que un buen día cogió su hatillo y se puso en marcha.
Camino y camino y como caperucita se encontró con un lobo famélico. Al llegar a su altura el lobo le preguntó:
-¿A dónde vas caminante?
.- Voy en busca del Oráculo para que me aconseje que es lo que debo hacer para encontrar la buena suerte.
- Me podrías hacer el favor de peguntarle también que debo de hacer para engordar y dejar de estar tan delgado
-Si claro si lo encuentro claro que lo haré.
Y siguió su camino, hasta que llegó junto a un enorme árbol que parecía estar enfermo porque no tenía ni hojas ni flores. El árbol le preguntó:
-¿ A dónde vas viajero?
- Voy en busca del Oráculo para que me aconseje que es lo que debo hacer para encontrar la buena suerte.
- Me podrías hacer el favor de preguntarle que me pasa y que puedo hacer para volver a florecer y los pájaros pongan de nuevo sus nidos en mis ramas.
- Ay, si encuentras a Dios, hombre, podrías preguntarle por qué estoy tan enfermo y qué puedo hacer.- dijo el árbol con su ronca voz.
--Si claro si lo encuentro claro que lo haré.
El hombre siguió su camino hasta que llegó a una preciosa casa, rodeada de un hermoso jardín, y de la que salió una hermosa mujer
-¿A dónde vas, viajero?le preguntó con una dulce voz.
- Voy a buscar al Oráculo para que me diga por qué tengo tan mala suerte y que he de hacer para cambiarla.
- Podrías preguntarle por qué estoy y sola y qué puedo hacer.- dijo ella.
--Si claro si lo encuentro claro que lo haré.
El hombre siguió caminando hasta que un buen llegó a su destino. Ahí estaba el oráculo que su voz grave le dijo:
- Que quieres saber y a que vienes a verme
- Pobre de mí, soy el hombre con más mala suerte de mundo. Quisiera que me dijeras porque no tengo suerte y qué he de hacer para encontrarla.
El Oráculo le contestó:
La suerte está en todos los sitios, a tu alrededor, solo tienes que mirar y buscarla y la encontrarás.
El hombre se puso muy contento y se acordó de las preguntas de sus amigos, y una vez que estas fueron contestadas, dio las gracias y emprendió el camino de vuelta en busca de su suerte.
Según iba de regreso se preguntaba que dónde podía estar. Cuando llegó a la casa de la hermosa mujer esta le salio al encuentro
-Has encontrado el Oráculo ¿Que te dijo?
-Oh si que lo encontré y me dujo que la suerte estaba por aquí y solo tenía que buscarla.
- Y yo ¿ por qué estoy tan sola y que podía hacer?
- Me dijo que estabas sola porque lo que tenías que hacer era buscar un hombre que te quisiera y te cuidara.
- Viajero eres guapo y apuesto. Quédate a vivir conmigo en mi preciosa casa y formemos una familia.
- Me encantaría! Eres la mujer más bella que he visto jamás, pero no puedo entretenerme, estoy buscando mi suerte, y he de encontrarla y siguió su camino.
Cuando llegó junto al árbol, este le hizo la misma pregunta:
- Viajero -Has encontrado el Oráculo ¿Que te dijo?
- Sí, lo encontré y me dijo que mi suerte esta cerca, solo tenía que buscarla y encontrarla.
El árbol se alegró y le preguntó que le había dicho sobre su enfermedad-
- Sobre ti me dijo que estabas enferme porque entre tus raíces había enterrado un cofre con monedas de oro y ello impedía que el agua llegara a ellas. Si alguien lo desenterraba volverías a florecer
- El árbol le dijo, desentiérralo tú por favor. Ahí tienes una pala. Coge el tesoro que yo no quiero las monedas de oro.
- Me encantaría ayudarte pero tengo prisa. He de ir a buscar a mi buena suerte. Y se alejó de ahí a toda prisa
- No tardando se encontró al pobre lobo que estaba aún más flaco que antes.
- Viajero ¿Encontraste al Oráculo?
- Si claro y sabes que me dijo que mi suerte estaba cerca, solo tenía que mirar y buscarla, seguro que acabaré encontrándola.
- Y que te dijo sobre mí pregunto el lobo. Le preguntaste ¿Por qué estaba tan delgado y famélico?
- Claro que sí, y el Oráculo me aconsejó que te dijera, que si te comes al primer tonto que pase por aquí ya nunca más estarás débil ni famélico.

Y el lobo se lo comió.

15 comentarios:

  1. Hola Katy: ja,ja. Me ha gustado la torpeza del personaje, que por no saber mirar perdía sus oportunidades. El lobo acertó a la primera, pero me dio pena la mujer y el árbol que también estuvieron cerca. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mira que se veía venir :)
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Con demasiada frecuencia, buscando nos olvidamos de encontrarnos a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  4. Hay que ser cegato, tener la suerte delante de los ojos y no verla. A veces buscamos y no vemos lo que tenemos ante nuestras narices.
    Un abrazo Rafa

    ResponderEliminar
  5. Gracias Javier, o se está claro que tu de tonto nada:-)
    Un abrazoi y buen finde para ti también

    ResponderEliminar
  6. Pues también llevas razón.
    Bss Francisco

    ResponderEliminar
  7. Vaya por dios, el lobo anduvo rápido.
    Bueno, eso fue algo así como los árboles que impiden ver el bosque, no? Lo tenía ante los ojos pero no lo reconocía.

    Feliz fin de semana, madame

    Bisous

    ResponderEliminar
  8. Magnifia enseñanza, los seres corrend detras de quimeras sin sentir realmente su ser y su entorno.

    Gracial mil por compartirlo!!!!

    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  9. Con demasiada frecuencia buscamos fuera lo que tenemos dentro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hay que saber mirar madame. Creo que somos ricos pero no nos damos cuenta.
    Bisous

    ResponderEliminar
  11. Gracias Abu lo ha definido muy bien.Corremos tras las quimeras y no vemos lo que tenemos delante de los ojos.
    Bss

    ResponderEliminar
  12. Asi es Chelo, menos mal que la vida da buenas lecciones si queremos aprender.
    Bss

    ResponderEliminar
  13. Hay que hacer menos preguntas para evitar que el lobo nos coma.
    Un abrazo amiga por compartir.
    Isidro.

    ResponderEliminar
  14. Bueno la suerte siempre esta contigo, solo hay que actuar para activarla, muchos piensan que es algo como un amuleto, pero la verdad , la sabiduria es la suerte te habre muchas puertas ,y el que no estudia tiene pocas oprtunidades, y lo ve como mala suerte , asi que a cultivarse de sabiduria..
    Animo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y valiosa aportación que comparto. Un saludo y buen finde

      Eliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry