"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

jueves, 11 de noviembre de 2010

Ser padres en 10 lecciones


1) Para vivir la experiencia del embarazo. Cuélguese una bolsa de garbanzos a la altura de la barriga, agregando un puñado todos los días
durante nueve meses. Luego de los nueve meses, abra la bolsa y retire el 90% de los garbanzos.
2) Antes de lanzarse a tener hijos, busque una pareja que ya los tenga y sométalos a estudio. Critique sus métodos para imponer disciplina, su falta de paciencia, sus pésimos niveles de tolerancia, y por haber permitido que sus hijos se porten como salvajes. Sugiera maneras de mejorar el comportamiento de los niños a la hora de acostarse, ir a hacer pipí o comer. Aproveche, será la última vez que tendrá todas las respuestas.
3) Para hacerse una IDEA de cómo serán las noches, consiga un almohadón húmedo de entre 4 y 6 kilos, y recorra el salón llevándolo en brazos, sin sentarse, desde las 5 de la tarde hasta las 10 de la noche. A las 10 suelte el almohadón, ponga el despertador para que suene a las 12 y duerma. Cuando a las 12 suene el despertador, levántese y vuelva a pasear el almohadón por el salón mientras canta canciones de cuna en la oscuridad. Repetir a las 2 AM a las 4 AM y a las 6 AM. Opcional: a las 4 AM puede dar una vuelta en coche con el almohadón.
Siga esta rutina durante 5 años. Ponga siempre buena cara.
4) ¿Es posible aguantar a los niños dentro de casa? Para averiguarlo, unte nocilla en el sofá y mermelada en las cortinas. Esconda un trozo de pescado rebozado detrás del equipo de música y déjelo ahí durante todo el verano.
Meta los dedos en las macetas y luego arrástrelos por las paredes más Limpias. Dibuje encima de las manchas con lápices de color. Compre 5 cachorritos de doberman y déjelos retozar en su dormitorio.
5) Vestir a un niño pequeño es simple: primero, compre un pulpo, pídale al verdulero una bolsa de red y trate de introducir el pulpo dentro de la bolsa de manera que no salga ninguno de los tentáculos por los agujeros de la red. No se aflija, le puede dedicar toda la mañana.
6) Niños en edad escolar. Guarde una caja de huevos (vacía). Usando una tijera y unos rotuladores, conviértala en un gracioso cocodrilo. Ahora junte un envase tetra-brik, una pelota de ping-pong y un paquete de cereales vacío y construya una réplica exacta de la Torre Eiffel.
Comience este trabajo a las 11 de la noche, que sería la hora en la que se entera que ES PARA MAÑANA. ¡Excelente! Ahora espere las críticas de la maestra.
7) Cambie el coche de dos puertas por una camioneta. Y no la lave nunca más. Después de todo, es un auto familiar, sin valor de reventa. Compre un helado de chocolate y aplástelo en la guantera. Meta dos monedas de 10 cts. en el compact.
Compre un paquete familiar de galletitas dulces. Macháquelas un buen rato sobre los asientos traseros. Salga del coche, y arañe ambos lados del vehículo con la llave. ¡Perfecto!
8) Vaya al supermercado. Lleve consigo lo más parecido que encuentre a un niño de menos de cuatro años (una cabra adulta es ideal). Si piensa tener más de un hijo, lleve dos cabras sueltas. Haga la compra para una semana sin perder de vista las cabras. Mantenga discusiones con los encargados de seguridad del supermercado, subiendo en el escalafón (pero siempre sin perder de vista a las cabras). Cuando llegue al gerente, cambie de supermercado.

9)
Darle de comer a un niño: Compre un melón, vacíelo, y hágale un pequeño agujero en un costado. Cuélguelo del techo y déle un golpe para que se balancee. Ahora tome un plato con puré de calabaza. Trate de meter cucharadas de puré dentro del melón, mientras simula ser un avión. Siga intentándolo hasta terminar la mitad del puré. El resto, viértalo sobre su regazo, y desparrame bastante en el suelo.
10) El aseo de la criatura: Consiga un gato adulto (preferentemente callejero o semisalvaje). Póngase su mejor traje si es hombre o medias y zapatos de tacón alto si es mujer. Llene la bañera con agua tibia y juguetes de goma. Acto seguido introduzca el gato y lávelo con champú. Luego de enjuagarlo y secarlo con una toalla, siga el procedimiento indicado previamente con el pulpo y la bolsa de red.
Repetir todas las noches durante 5 años.
Si logra superar estos pasos, usted puede tener hijos cuando lo desee. El resto es lo mejor que le podrá pasar en su vida.
(Anónimo)

Lo comparto porque aunque parezca exagerado tiene mucho de verdad.. Me ha encantado y me ha recordado a nuestra experiencia vital. Ahora admiro más que nunca a mis hijos y de la paciencia ilimitada de la que hacen gala cada día.
Somos abuelos y pasamos algunas veces por estos privilegios de disfrutarlos en su salsa pero con experiencias un poco más light...
Purés que se tiran encima, el baño parece una piscina, los recortables por todo el suelo, las galletas en los sitios más inverosímiles, gusanitos y smarties bajo los sofás, los juguetes desparramados, las pinturas ni se sabe...
Sin omitir por supuesto los quieros a los que accedemos encantados: Ahora queremos una chuche, ahora a ir los columpios, ahora al cine, ahora un batido, palomitas , nos das un chicle y asi hasta el infinito.
Nuestro coche también parece una pocilga de gorrinos asilvestrados lleno de restos de meriendas y batidos restregados contra la tapicería. Ellos se parten de la risa cuando se lo decimos.
Sin ir más lejos hace unos días despareció nuestro teléfono inalámbrico. Nos echamos las culpas el uno al otro. Buscamos infructuosamente y como la pila estaba caducada nos fue imposible dar con él. "Seguro que lo has tirado a la basura" Al cabo del tiempo apareció en una caja de juguetes :)
Una batalla campal cada vez que se van. Pero la verdad sea dicha cuando no les ves les echas de menos. Son la sal de vida y ya no la podemos concebirla sin ellos.

Katy


26 comentarios:

  1. También las caricaturas, con sus exageraciones, se identifican con el original. Y para la tarea más complicada y trascendente a la que nos enfrentamos en la vida jamás hemos recibido tan siquiera una lección.
    ¿Criamos a nuestros hijos o en verdad hay una mano invisible que cuida de ellos?

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco una cosa no descarta la otra. Los criamos pero en realidad también está esa mano invisible que cuida de ellos... No llegaríamos a todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Hola Katy, es dificil criar a los hijos, yo lo he hecho lo mejor que he podido y sabido, pero ahora como abuela que soy,lo veo con mas claridad.
    Desde luego que hay un ángel de la guarda que cuida de ellos.
    Ahora sería incapaz, cada cosa a su tiempo, los abuelos para gozar de ellos.

    ResponderEliminar
  4. Debieran venir con manual de instrucciones incorporado.
    ¡Qué alegría y felicidad cuando aparecen los nietos,pero cuando se van...!
    ¡¡¡Qué paz!!!

    ResponderEliminar
  5. En los embarazos de mi esposa tuve mareos, vómitos, antojos y dolor de riñones.
    Su ginecólogo estaba alucinado.
    Decía que era un caso raro de empatía.
    Lo pasé fatal!

    Salu2

    ResponderEliminar
  6. Eso nos pasa a todas Contrapunto. Ponemos el empeño, nuestra juvetud y la vida a su servicio. Nadie nos ha enseñado a ser madres y cada época es diferente. Es un error enjuiciar el pasado con una mirada de hoy. beso

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno pero aunque viniesen sería muy difícil de interpretar. Si es cierto la doble alegría de los abuelos.
    Un abrazo Felipe

    ResponderEliminar
  8. No se si me estás tomando el pelo o no Toni, pero no serías ni el primero n el último. Conocí algún padre que se desmayó en el parto.)
    La empatía es más corriente hoy en día de lo que se cree y se confiesa. Afortunately:)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola Katy:
    Ya sé que no está bien lo que voy a decir, pero estoy convencido de que muchas personas tendrían que pasar un examen para ver si están capacitadas para ser padres.
    Sería una manera que mejorar, pero bueno...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Javier no se si lo que dices está bién o menos bien. Para adoptar te hacen pasar por un calvario. Para ser padres la verdad que nos dejan a nuestro aire, más perdidos que un burro en un garaje. El instinto, el amor, el dia a dia, la procupación por formarte, estar cerca de los profesores hacen el resto. Nosotros estuvimos en una Escuela de Padres cerca de 8 años. Primero como alumnos y luego como animadores de grupo.
    Y la verdad es que nuesros hijos nos lo agradecieron.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Qué difícil ser padres!!! Todas las lecciones son pocas; pero en este caso son simpáticas.
    Ser abuelos ya lo habeis experimentado, es un grado más, cansado pero satisfactorio..
    Un besito

    ResponderEliminar
  12. Esa es la sal de la vida Katy, los casos tan bien elegidos que se visualizan perfectamente porque son muy parecidos a la realidad.Pero con todos estos pequeños inconvenientes creo que la experiencia (no tengo hijos) es maravillosa.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Hola Candi, yo ahora no volvería ni un dia atrás. Lo que ocurre es que lo negativo se olvida, pero te lo recuerdan tus nietos cuando ves a los hijos a full time, sin un momento de descanso y ningún tiempo para ellos mismos. Entonces te ves reflejada y tu afán es apoyarles y ayudarles. Y la única forma es comportarte con los nietos de acuerdo a sus deseos.
    Eso si nos dejan nuestro espacio para mimarles un poco:)
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Así es Fernando, lo que pasa que los mas mayores no lo ven así. Mi madre dice que son peores porque ya no se acuerda de lo que tenía en casa. De acuerdo que ahora no es fácil. Nunca lo ha sido. Los padres siempre se equivocan porque es ley de vida. Lo único que podemos hacer es hacerlo lo mejor posible y dando lo mejor para tener la tranquilidad de poder sentir que has hecho todo lo que has podido. Ese es mi única aspiración.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Katy...

    Nunca te tomaría el pelo (sin hacerte un guiño).

    Salu2

    ResponderEliminar
  16. Gracias Toni eres un cielo. Suerte la de tu mujer con contar contigo. Yo dejé la puerta entreabierta. Porque se de casos como el tuyo. Pero como eres un poco bromista no descarté esta última opción:)
    Un beso y buen finde

    ResponderEliminar
  17. JA JA JA JA me he desparramado de la risa.
    BUENISIMO!!!!!!!!
    Tal cual!!!!!
    Y te olvidaste de cuando estas perfectamente arreglada para salir y al varoncito se le da por ensuciar el pañal, pues a cambiarselo y el retozon luego de estar todo lavadito y antes de poder abrochar el pañal te bautiza de arriba a bajo con una simpatica sonrisa!!!!!!!!!!

    Cariños y buen fin de semana!!!!!

    ResponderEliminar
  18. Yo estoy encantada con mi etapa de abuela, estoy encantada con malcriarlos, que para educrlos ya están su padres.... ¡que se den cuenta lo que yo pasé con ellos!, jajaj
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  19. Sabios consejos amiga Katy.
    que disfrutes el fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Jajajaja, así es una meadita en todo el traje limpio. Si que se me han olvidado estos menesteres Abu, hace mucho tien¡mpo de eso:)
    Besos y buen domingo

    ResponderEliminar
  21. No me seas mala Nela, si que pasamos y encima ahora me dicen que nada que ver, que ellos eran buenísimos...
    Yo también me quedo con esta etapa.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Gracias por los buenos deseos y lo mismo para ti. Esta semana es más corta:)
    Un abrazo Ricardo

    ResponderEliminar
  23. Me he reído un monto Katy, lo del melón colgado del techo para darle de comer, buenísimo jejeje.
    Aunque un poco exagerado, las situaciones se parecen mucho a la realidad.
    Cuando criamos a los hijos, casi no nos damos cuenta, nos sobran fuerzas para no cansarnos, pero quizás nos falte un poco de paciencia, y cuando somos abuelos, nos cansamos pronto, pero la paciencia no se nos acaba, somos capaces de aguantarles todos los caprichos y manías sin desesperarnos.
    A eso lo llaman mimarlos, pero no es así, es dedicarles lo que tenemos que es tiempo, cosa que con los hijos siempre falta.
    Un beso Katy y que tengas un buen domingo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Luisa, estoy de acuerdo de pe a pa.
    Somos abuelas las dos, y sabemos lo que es mimar, querer, y disfrutar de los pequeños.
    Un beso y buen domingo

    ResponderEliminar
  25. Hola Jaty: con jota de ja,ja. Lo que nos hemos reído mi esposa y yo, sobre todo con el noveno paso, el de la comida.
    De todas formas yo no recuerdo haber bañado a mis hijos de pequeños, fíjate lo que me he perdido.
    Me ha gustado mucho, pero eso es parte de la salsa de la vida. Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. Hola Rafa, cuanto me alegran esas carcajadas. Antes los hombres no se pringaban con el baño de los niños, y es de lo más divertido más que darles de comer. Yo tengo una piscina a la hora de bañar a los nietos y zoo en la bañera. Lo mojan todo a veces hasta el techo:)
    Pero ahora como dices las cosas se ven en otra prespectiva. Los niños llevan la alegría por dónde van, solo que a veces no les entendemos. Esto también forma parte de la vida:)

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry