"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

miércoles, 2 de junio de 2010

Bajo la lluvia


Cuando se disponían a abandonar el almacén, llovía a cántaros. Aquella clase de lluvia que, cuando cae tan fuerte, no logras distinguir la distancia entre una gota y otra... ni siquiera las ves golpear el suelo...
Todos nos quedamos frente a la puerta, resguardados de la lluvia. Esperábamos, algunos con paciencia, y otros irritados porque la naturaleza les estaba estropeando su prisa rutinaria.
Siempre me ha encantado la lluvia. Me pierdo ante la vista de los cielos, lavando la suciedad y el polvo de este mundo. Al mismo tiempo, los recuerdos de mi infancia,
corriendo bajo la lluvia, son bienvenidos como una forma de aliviar todas mis preocupaciones.
La voz de esta chiquita era muy dulce, y rompió mi trance hipnótico con esta inocente frase:
-"Mamá, corramos a través de la lluvia". "Mamá, corramos a través de la lluvia".
-"Sí, mamá... Corramos a través de la lluvia".
- "No, mi amor... Esperemos a que pare la lluvia", contestó la mamá pacientemente...
La niña esperó otro minuto, y repitió:
-“Mamá, corramos a través de la lluvia"
Y la mamá le dijo:
- "Pero si lo hacemos, nos empaparemos..."
-"No, mamá, no nos mojaremos. Eso no fue lo que le dijiste esta mañana a papá..."
Tal fue la respuesta de la niña, mientras hablaba del brazo de su madre...
"¿Esta mañana? ¿Cuándo dije que podemos correr a través de la lluvia, y no mojarnos?"
-"¿Ya no lo recuerdas? Cuando hablabas con papá acerca de su cáncer, le dijiste que si Dios nos hace pasar a través de esto, puede hacernos pasar a través de cualquier cosa".
Todos nos quedamos en absoluto silencio. Juro que no se escuchaba más que la lluvia.
Nos quedamos parados, silenciosamente. Nadie entró ni salió del almacén en los siguientes minutos. La mamá se detuvo a pensar por un momento acerca de lo que debería responder. Este era un momento crucial en la vida de esta jovencita, un momento en el que la inocencia y la confianza podían ser motivadas, de manera que
algún día florecieran en una inquebrantable fe...

-"Amor, tienes toda la razón. Corramos a través de la lluvia. Y si Dios permite que nos empapemos, puede ser que Él sepa que necesitamos una lavadita"...
Y salieron corriendo...
Todos nos quedamos viéndolas, riéndonos mientras corrían por el estacionamiento,
pisando todos los charcos.
Por supuesto que se empaparon, pero no fueron las únicas...
Las siguieron unos cuantos que reían como niños mientras corrían hacia sus autos.
Sí, es cierto, yo también corrí. Y sí, también me empapé... seguro Dios pensó que necesitaba una lavadita.

Las circunstancias o las personas pueden quitarnos nuestras posesiones materiales, pueden llevarse nuestro dinero, y pueden llevarse nuestra salud.Pero nada ni nadie
puede quitarnos nuestras más valiosas posesiones:
NUESTROS RECUERDOS.
Así que no olvides tomarte el tiempo y la oportunidad de llenarte de recuerdos cada día. “Cada memoria es un ladrillo que construye mi vida”.
De vez en cuando, toma tu tiempo para correr a través de la lluvia
¡TÓMATE TU TIEMPO PARA VIVIR!
Y no olvides:
A veces la vida quiere que te des una “empapadita”.
Y si te ha permitido pasar por tormentas también pasará ésta, y la otra y la que sigue...
Después de cada una de ellas, verás nuevamente el arco iris.

12 comentarios:

  1. Me encantaba hacer eso, madame. He perdido la afición, pero tendre que recuperarla, porque usted me ha devuelto el recuerdo de aquella hermosa satisfacción casi infantil.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Todo un placer hacerlo y ver a los crios chapotear en todo los charcos. En el mes de diciembtre que fuimos al circo con los nietos estaba diluviando, y el coche bastante lejos. A correr y nos calamos todos. Una gozada. Bisous Madame

    ResponderEliminar
  3. Hola Katy!! Estas historias me emocionan amiga, mee llegan al corazón. Nadie puede quitarnos esos hermosos recuerdos.
    BESOSSSSS

    ResponderEliminar
  4. Hola Katy:
    Pues aquí por el norte las empapaditas son muy frecuentes. Estooy totalmente de acuerdo en la importante posesión que son los recuerdos.
    Precioso mensaje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Gabriela si que trae buenos recuerdos de la infancia. ¿Quien no se ha puesto perdido de agua?
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola Javier, los recuerdos son un tesoro, siempre que no se conviertan en añoranzas y nostalgias paralizantes.
    Es bonito recordar para vivir hoy.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Katy.

    Empapase es uno de esos pequeños placeres que nos hacen recordar lo vivos que estamos.

    Me ha encantado el realto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Me encanta Fernando que te haya gustado. La palabra "empaparse" tiene connotaciones muy positivas para mi, y si es de agua y sabiduría mejor.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Hola Katy:
    He estado de vacaciones unos días en Santa Pola; demasiado calor, prefiero mi Burgos frío y seco. Me ha encantado la historia. Muy humana y muy cierta.
    Espero ir poniéndome al día.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Rafa, creía que habías desaparecidop de la red. Estuve a punto de preguntarle a Fernando sobre tu vida, pero el hacerlo a través del blog no me pareció de lo más adecuado.
    Me alegro de tu vuelta. Bienvenido
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. fantastica anecdota! me ha dejado sin palabras, estoy segura que esa jovencita jamas olvidara ese momento!

    saludos!

    ResponderEliminar
  12. Hola Sherezada, un placer verte por aquí, bajo esta suave lluvia que todo lo empapa.
    Besos y buen finde

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry