"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

sábado, 12 de junio de 2010

Aristóteles y la Educación de los hijos

"La libertad sin educación es siempre un peligro; la educación sin libertad resulta vana".
John F Kennedy
"Educar es dar al cuerpo y al alma toda la belleza y perfección de que son capaces".
Platón
"Educar no es dar carrera para vivir, sino templar el alma para las dificultades de la vida".
Pitágoras

Los legisladores de una ciudad perfecta deberán redactar leyes para atender las necesidades de los niños desde mucho antes de nacer.
En una ciudad perfecta, estas leyes deberán asegurar las condiciones necesarias e ideales para que las parejas contraigan matrimonio.
La edad de los cónyuges debe guardar una relación conveniente y armoniosa entre sí, de modo que las facultades y capacidades de cada uno estén de acuerdo con sus funciones reproductivas y que no haya diferencias significativas en ningún momento de sus vidas, en su capacidad de tener hijos.
Las excesivas diferencias de edad en un matrimonio, son causa de discusiones, peleas y disgustos. Tampoco es beneficioso para los hijos que haya entre sus padres mucha diferencia de edad, ya que si son demasiado mayores no podrán asegurar su manutención y cuidado y si son demasiado jóvenes, no sabrán cómo hacerse respetar.
Lo ideal es que el hombre sea diez años mayor que la mujer, porque su ciclo reproductivo termina diez años después y es mejor para ambos que sus capacidades reproductivas finalicen al mismo tiempo.
Las uniones precoces no son favorables para los hijos que tengan estas parejas, porque la especie humana está sometida a la misma ley de la naturaleza que rige en los animales, que muestra que individuos demasiado jóvenes tienden a tener descendencias más frágiles y raquíticas.
Aristóteles afirma que en países donde no se respeta esta ley, la raza es pequeña y débil, además, la mujer inmadura tiene partos más difíciles y con frecuencia mueren.
Desde esta perspectiva, la edad ideal para el matrimonio, para Aristóteles, es de 18 años para las mujeres y de 37 o algo menos, para los hombres. De de esta manera, ambos concebirán a sus hijos en la etapa de mayor vigor.
Durante el embarazo, las madres deberán comer liviano y permanecer activas, manteniendo su espíritu en perfecta calma, ya que los fetos perciben las impresiones de sus madres cuando están en el útero.
Después de los cincuenta años, es conveniente dejar de engendrar hijos, para evitar concebir niños defectuosos y débiles; y la infidelidad debe considerarse algo deshonroso.
Una vez nacidos, los hijos deben ser alimentados adecuadamente con el alimento más substancial y conveniente, que es la leche.
Será bueno acostumbrar a los menores, desde su más tierna infancia, a las impresiones del frío para que crezcan fuertes; y tratar que desarrollen los buenos hábitos que necesitan para desenvolverse adecuadamente cuando sean adultos.
Los niños deben tener oportunidad de dedicarse al juego, que debe ser, generalmente, un ensayo de los trabajos que deberán realizar en el futuro.
Es un gran error reprimir los gritos y las lágrimas de los niños, porque son un medio que favorece el desarrollo y representa un ejercicio para el cuerpo.
Es conveniente que los niños no tengan acceso a los espectáculos que son indignos de un hombre libre, ni tampoco tengan oportunidad de escuchar palabras obscenas, ya que empiezan diciendo esas palabras y luego continúan con los hechos, porque es necesario proteger a la infancia, de todo lo que se relaciona con el vicio y la malevolencia.
Hasta los cinco años un niño no debe ser sometido a instrucción, pero desde los cinco a los siete años podrán asistir a las clases que recibirán más adelante formalmente.
La educación abarcará dos épocas, desde los siete años hasta la pubertad y desde la pubertad hasta los 21 años.


"Actualmente cualquier parecido o acercamiento al pensamieto de Aristoteles o Platón sobre la educación es pura ciencia ficción. Esta es la educación que me hubiera gustado recibir. Seguro que estaré equivocada, pero me gusta esta filosofía caduca".Aristóteles nació aproximadamente en 384-383 antes de Cristo, en Estagira de Tracia. Su padre se llamaba Nicómaco y era el médico del rey de Macedonia, Amintas II.

Fuente Internet

12 comentarios:

  1. Y fue, ademas, maestro de Alejandro Magno. No podia haber encontrado su padre a un hombre mas sabio en toda Grecia.

    Feliz tarde de sabado

    Bisous

    ResponderEliminar
  2. Hola Katy!! Un post para reflexionar, sin duda la educación es importantísima. Aristótles tenía ideas muy claras sobre lo que debía ser la célula de la humanidad, la familia.
    BESOSSSSS

    ResponderEliminar
  3. Creo que la mayoría de las ideas de aristóteles son aplicables, quizás en la edad haya que matizar, pero de acuerdo en que más de 50 años es ir en contra de la naturaleza.
    Creo que la mujer de casi 70 años, que tuvo una hija, ya falleció, no sé sí por causas naturales o enfermedad. Lo cierto es que a esas edades es muy difícil no crear problemas a esos hijos. Esta es mi humilde opinión, por supuesto nada dogmática.
    Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Katy.

    Parece un ejercicio de sentido común. No concocía esta visión del filósofo pero me parece bastante razonable en el planteamiento.
    Muchas gracias por compartirla.
    Un beso y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Hola Madame, así es. A mi me encantan sus ideas. Y estamos hablando de hace 384 a,C
    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Hola Gabriela, es increíble lo claro que lo tenía, en una época en que no se tenóan adelantos ni casi conocimiento.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hola Candi, yo en cosas de la edad no entro. Hoy la medicinas ha evolucionado. Me he fijado más en la educación de nuestro hijos y nietos.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Fernando yo al leerlo me he quedado también un poco admirada del talento de este hombre. Estuve husmeando y di con esta parte de su filosofía y me ha encantado
    Un beso y feliz finde

    ResponderEliminar
  9. Pues si nos parece que sus ideas son oportunas será que...¿algo está cambiando?
    Tal vez que no nos atrevemos a decir lo que pensamos por miedo a una reacción progre ante ideas "caducas y rancias".
    No sé...aún queda esperanza.

    Salu2

    ResponderEliminar
  10. Hola Tony a mi me ha encantado descubrir esta faceta de aristóteles. Y me me parece coherente lo que dice, pero yo ya no tengo 30 ni 40. Habría que preguntarle a padre y a educadores de hoy si están de acuerdo básicamente o no.
    Un fuerte abrazo y feliz domingo

    ResponderEliminar
  11. Hola Katy:
    Fíjate los años que han pasado y parecen de lo más coherentes estas reflexiones de Aristóteles. Supongo que algunas estarán un`pelín desfasadas pero el sentido común de este hombre era evidente. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola Rafa, esto mismo pensé yo. Claro que algunas cosa estan desfasadas. Después de 2.300 años, pero hay que ver lo claro que tenia las ideas. Al menos para mi :)
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry