"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

jueves, 10 de septiembre de 2009

La viejecita del autobus.


Un hombre cogía cada día el autobús para ir al trabajo.
Una parada después, una anciana subía al autobús y se sentaba al lado de la ventana. La anciana abría una bolsa y durante todo el trayecto, iba tirando algo por la ventana,
Siempre hacía lo mismo y un día, intrigado, el hombre le preguntó que era lo que tiraba por la ventana.
- ¡Son semillas! - le dijo la anciana .
-¿Semillas? ¿Semillas de qué?
- De flores Es que miro afuera y está todo tan vacío... Me gustaría poder viajar viendo flores durante todo el camino.
-¿Verdad que sería bonito?
Pero las semillas caen encima del asfalto, las aplastan los coches, se las comen los pájaros...
-¿Cree que sus semillas germinarán al lado del camino?
-Seguro que sí. Aunque algunas se pierdan, alguna acabará en la cuneta y, con el tiempo, brotará.
- Pero...Tardarán en crecer, necesitan agua ...
- Yo hago lo que puedo hacer. ¡Ya vendrán los días de lluvia!
La anciana siguió con su trabajo ... Y el hombre bajó del autobús para ir a trabajar, pensando que la anciana había perdido un poco la cabeza .
Unos meses después... Yendo al trabajo, el hombre, al mirar por la ventana,
vió todo el camino lleno de flores... ¡Todo lo que veía era un colorido y florido paisaje!
Se acordó de la anciana, pero hacía días que no la había visto. Preguntó al conductor :
-¿La anciana de las semillas?
-Pués, ya hace un mes que murió.
El hombre volvió a su asiento y siguió mirando el paisaje. «Las flores han brotado, y se dijo, pero ¿de que le ha servido su trabajo? No ha podido ver su obra».
De repente, oyó la risa de un niño pequeño. Una niña señalaba entusiasmada las flores...
Dicen que aquel hombre, desde aquel día, hace el viaje de casa al trabajo con una bolsa de semillas que...

(Ria Ellwagner)

¿Verdad que no hace falta explicar mucho el sentido de esta historía?
La anciana de nuestra historia había hecho su trabajo, y dejo su herencia a todos los que la pudieran recibir, a todos los que pudieran contemplarla y ser más felices.
Esta historia está dedicada a todos los maestros, educadores, profesionales de la enseñanza, que, hoy, más que nunca, no pueden ver como crecen las semillas plantadas, las esperanzas sembradas en el corazón, sobretodo, de los adolescentes que llenan sus clases.
Y como los padres son, o deberían ser, los primeros y grandes educadores, también está dedicada a ellos.
Y un poco también para cada uno de nosotros que estamos llamados a comprometernos en serio con nuestro mundo y entorno. Sabemos que tenemos que sembrar y que no nos tocará recoger ni cosechar lo que hemos sembrado, ya vendrá quien lo haga después. No por ello debemos de dejar de esparcir lo mejor de nosotros para que otros sean felices. Muchos antes que nosotros así lo hicieron, y a los que nos precedieron haciendo este mundo un poco mejor. Están en mi recuerdo.

Porque... Educar es enseñar caminos.

5 comentarios:

  1. Hola Katy que lindo relato para homenajear a los maestros. Es verdad que edicar es mostrar caminos. Muy acertado.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que gran verdad katy. Un mundo educado siempre es un mundo mejor y los padres son los primeros responsables, los maestros y educadores los guias que deben alimentar y enriquecer lo que hacen los primeros.

    Bonita historia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Gabriela y Fernando por vuestra aportación. Estamos en un mundo enfermo e insolidario y ya nadie respeta nada, pero no hay otra, a pesar de los pocos estímulos hay que tirar y sembrar porque hace falta más que nunca, ya prenderá esa semilla aunque no nos toque verla, alguien la disfrutará.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Otra hermosa entrada, como todas!
    Gracias Katy, sabes? soy maestra, docente; aunque actualmente no estoy ejeciendo, amén en mi comunidad como voluntaria dentro del tiempo que me deja mi actividad laboral y de familia.

    Otra enseñanza que deja esta historia es la de sembrar flores! árboles! cuidar de que la tierra respire!

    Felicitaciones amiga; excelente!
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. Que pena que no trabajes como docente, tendríea mucho que aportar a los niños y jóvenes. Un beso y gracias por tu comentario

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry