"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

sábado, 20 de octubre de 2012

La belleza del Saludo



Son solo 30 segundos de lectura y 1 minuto de reflexión


“Cuenta una historia que un judío trabajaba en una planta empaquetadora de carne en Noruega. Un día, terminando su horario de trabajo, fue a uno de los refrigeradores para inspeccionar algo; se cerró la puerta con el seguro y se quedó atrapado dentro del refrigerador.

Golpeó fuertemente la puerta y empezó a gritar, pero nadie lo escuchaba. La mayoría de los trabajadores se habían ido a sus casas, y era casi imposible escucharlo por el grosor que tenía esa puerta.

Llevaba cinco horas en el refrigerador al borde de la muerte.

De repente se abrió la puerta. El guardia de seguridad entró y lo rescató.

Después de esto, le preguntaron al guardia de seguridad a qué se debía que se le ocurriera abrir esa puerta si no es parte de su rutina de trabajo.

Él explicó: llevo trabajando en ésta empresa 35 años; cientos de trabajadores entran a la planta cada día, pero él es el único que me saluda en la mañana y se despide de mi a las tarde. El resto de los trabajadores me tratan como si fuera invisible.

Hoy me dijo “ hola ” a la entrada, pero no escuché el “hasta mañana”. Yo espero todos los días por ese hola, buenos días………. y ese "chao" o “hasta mañana” a la tarde.

Sabiendo que todavía no se había despedido de mi, pensé que debía estar en algún lugar del edificio, por lo que lo busqué y lo encontré”.

14 comentarios:

  1. ¡Qué bueno!
    Gran sensibilidad la de ambos, sí señor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No cuesta nada ser amable. Solo hay que pensar en el otro, y como nos sentimos cuando nos tienen en cuenta.

      Eliminar
  2. Justo pensamiento, "hoy me falta algo" ¿donde está?, pensó el guardián. Los buenos hábitos hizo que el hombre brillara por su ausencia. Esa es la importancia que tiene la parte social de las personas; eso le salvó la vida.
    Gracias por compartir. Un abrazo. Isidro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracia a tu Isidro. Cuando queremos somos queridos.
      Bss

      Eliminar
  3. Magnífica historia. cono dice javier gran sensibilidad por las partes. Todo lo que das lo vuelves a recibir con creces. Feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me ha gustado y es un referente de comportamiento. Nos reconocemos en los demás.
      Bss

      Eliminar
  4. Aunque la educación no pueda salvarnos la vida, al menos nos salva de ser masa.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida no, pero hacerla más agradable si.
      Que poco custa reconocer al otro.
      Bss

      Eliminar
  5. Katy: me ha encantado la historia; maravillosa en su sencillez. Y en efecto suele ocurrir que lo que das también lo recibes, o al menos así debiera de ser. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues así de sencillo. Hay que prestar atención al ser. Los demás no son accidentes, son como nosotros. Y seguro que recibimos lo que damos siempre.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Lo tendré en cuenta por si me quedo encerrada en el ascensor... Nunca se sabe.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo bueno sería practicar desde ya:-) Llamar la atención por la fama, la juventud, la belleza son armas que valen solo durante un tiempo. Después lo que cuenta es lo que das.
      Bss

      Eliminar
  7. Qué historia tan bonita y tan cierta! sucede todos los días, yo lo he visto.
    Las multinacionales son malos sitios para estas cosas. En una de mis experiencias, teníamos un conserje maravilloso, simpático, guapísimo por fuera y especialmente por dentro. Pues bien, según me contó, había gente en la empresa que llevaba más de 30 años, y jamás fueron capaces de decirle ni un buenos días. Éstos, seguro que se hubieran muerto en el refrigerador:-)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu estrofa final:-) Si nada das es imposible que seas feliz. Creo que alrededor de uno las personas se tienen que sentir, bien. Preguntar ¿Que tal estas? te hace a ti sentirte bien , porque si los demás están mal se llena todo de negatividad.
      Gracias por pasarte.
      Bss

      Eliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry