"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

miércoles, 17 de noviembre de 2010

El perdón


Un día, el Maestro nos pidió de tarea que lleváramos patas crudas y una bolsa de plástico.
Nos dijo que pusiéramos en la bolsa de plástico una patata por cada persona a la que guardábamos resentimiento y escribiéramos su nombre en ella. Nos pidió que durante una semana lleváramos con nosotros a todos lados esa bolsa de patatas en la mochila.
¡Algunas bolsas eran realmente pesadas!
Naturalmente la condición de las patatas se iba deteriorando con el tiempo. El fastidio de acarrear esa bolsa a todo momento, me demostró claramente el peso que cargaba a diario en mi corazón y en mi vida debido al resentimiento.
También aprendí, como mientras ponía mi atención en ella para no olvidarla, desatendía cosas que eran más importantes para mi. Este ejercicio me hizo pensar sobre el precio que pagaba por no perdonar algo que ya había pasado y no podía cambiarse.
Muchas veces pensamos que el perdón es un regalo para el otro, sin darnos cuenta que los primeros beneficiados somos nosotros mismos.
Todos tenemos patatas pudriéndose en nuestra "mochila" sentimental.
La falta de perdón, es como un veneno que tomamos diariamente a gotas, pero que finalmente nos termina envenenando.
Muchas veces al primero que tienes que perdonar es a ti mismo, por todas las cosas que no fueron como hubieras querido que fuesen.
El perdón nos libera de ataduras que nos amargan el alma y enferman el cuerpo.
No significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes.
Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó.
Simplemente significa, dejar de lado aquellos pensamientos negativos que nos causaron dolor o enojo.
El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó. El perdón rompe las cadenas y lo hace verdaderamente libre: “perdonar es el valor de los valientes”

“Solamente aquel que es bastante fuerte para perdonar una ofensa, sabe amar".Gandhi

26 comentarios:

  1. Qué difícil conseguir perdonar una ofensa, como dice Ghandi. El amor, desde luego lo puede todo.
    Muy buena entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Fantástica historia, katy. Un tema que a menudo olvidamos. Acumulamos mucho odio y rencor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente cuesta mucho perdonar. es una asignatura pendiente. Tendríamos que darnos cuenta que todo sentimiento negativo que no se aclara o no se habla, se vuelve contra nosotros mismos y nos afecta. Y a veces no da el clima del perdón.
    Un beso candi

    ResponderEliminar
  4. Hola Katy:

    El perdón siempre es necesario porque si no lo hacemos, llevaremos siempre la carga y no estaremos cómodos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso, Katy, me ha encantado. Creo firmemente en el perdón, porque como bien apuntas, es liberador también (y fundamentalmente) para el que perdona, pero sobre todo porque rompe una espiral de odio y / o violencia, humaniza y nos hace mejores.

    Enhorabuena

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. En numerosas ocasiones decimos "Yo perdono, pero no olvido". Quizá debiera ser así, no obstante encuentro muy difícil perdonar algo que no se olvida. Lo más probable es que no se pueda olvidar porque no logramos perdonar realmente.
    Es complicado perdonar y olvidar (o viceversa)cuando el que te ha ofendido te ha desecho la vida. Debiéramos hacerlo por nuestro propio bien, sin embargo es una ardua tarea.
    No es mi caso porque, afortunadamente, poco tengo que perdonar, por no decir nada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Perdón por el "desecho". La hache intercalada se me ha quedado entre los dedos.

    ResponderEliminar
  8. Gran post, apra reflexionar y poner nuestros rencores en la bolsa de basura
    Besos
    nela

    ResponderEliminar
  9. Hola Fernando, recibo con agrado tu visita y comentario."Romper la espiral de odio" Todos guardamos algo de resentimiendo y dolor , alguna herida no cicatrizada, y ello nos hace daño. Es muy dificil perdonar cuando la herida es profunda. Pero aún así hay intentar hacerlo.
    Feliz jueves.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Felipe suerte que tienes que no tienes nada que perdonar. Tu comentario es intresante y le he dado algunas vueltas.
    "Ese no olvido" para mi tiene matices. Hay personas con muy buena memoría que se acuerdan de todo, de lo bueno y de lo malo aunque intenten no pueden olvidar. Y luego está el requisito imprescindible de que el que ha hecho daño lo reconozca. "También hay que saber pedir perdón"
    No se puede estar toda una vida poniendo la otra mejilla.
    Y finalmente siempre nos queda el recurso de la indeferencia, que es mucho peor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Querida Katy:
    Eso que cuentas hoy, como si de una parábola se tratase es la puerta de la felicidad, la puerta de la convivencia. Me encanta oír y leer cosas importantes y productivas cada día; hoy ya me has llenado el alma de satisfacción con esta aportación tuya genial y maravillosa. Gracias infinitas.

    ResponderEliminar
  12. Hola Francisco, es la llave maestra que abre todas la puertas, pero no todos tenemos la suerte de saber manejarla:)
    Se perdonan pecadillos, nos se tienen en cuenta ofensas. Pero cuando hay una herida grande????
    Gracias por esa gran sensibilidad y corazón que muestras.
    Tu comentario también me llena el alma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Un día que pasaría a ser maravilloso me pidieron pintar un corazón bien grande en una cartulina, para que luego escribiera dentro de él los nombres de todas las personas que amo; no escribí el tuyo porque aún no te conocía. Me resultó fácil: allí estaban todos los míos. Pero luego se complicó la cosa cuando me pidieron: escribe fuera del corazón los nombres de todos aquellos que te caen mal. No creas que es fácil, inténtalo y verás cómo es complicado. Después me pidieron que metiera dentro del corazón aquellos nombres que estaban fuera, pero que su inclusión significaba la aceptación plena de ellos tal y como son y el perdón explícito. Terminé por rendirme, me resultaba imposible; fue entonces cuando me dijeron: ¡Pide ayuda! ¡Pídeselo a Jesucristo!
    Doy testimonio de que con insistencia funciona.
    Un beso Katy.

    ResponderEliminar
  14. Te creo, te creo, y se que funciona. Puedes conseguir meter todos los nombres, se puede pedir, pero cuando te abren una y otra vez la misma herida, y esta sigue sangrando, lo único que se consigue es no tener rencor, no tener sed de de venganza, la aceptación total, la serenidad. Pero lo que no puedes evitar es seguir poniendo mercromina en la herida. El crucifícale sigue existiendo. Se de casos y situaciones. Se sobrelleva sin más. No se puede edificar nada constructivo sobre el dolor y la injusticia.
    No todo vale en las relaciones personales tampoco querido Francisco.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  15. Cuando logramos perdonar nos liberamos.
    Hay cosas que se perdonan, olvidan y entierran.
    Otras en cambio se perdonan pero solo el tiempo puede ayudar a que se olvide.
    en ello estoy.
    Un abrazo Katy

    ResponderEliminar
  16. fabuloso, Caty;
    una genial reflexión que nos ayudará para nuestra relaciones personales, que a veces suelen ser complicadas
    y el valor del perdón es inmenso para nuestro corazón

    besos amiga

    ResponderEliminar
  17. Muy bien explicado el perdón Contrapunto. hay cosas que se perdonan en el mismo instante y se olvidan y afortunadamente son la mayoría.
    Y otras ya de tanto que han dolido producen indiferencia. No sabemos hasta dónde llega nuestra capacidad de amar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Filo si que es una gran reflexión porque en el fondo del alma todos alguna vez hemos arrastrado ese dolor y no sabemos como salir de él, y cada vez pesa más. "Como dices "El valor del perdón es inmenso" Si que lo es, tiene propiedades curativas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  19. Buenisimo lo que has compartido!!!

    Y que dificil que le es a las personas entenderlo

    Cariños

    ResponderEliminar
  20. Pues si Abu, es que no es fácil practicarlo. Entenderlo tal vez sí. Veo que has estrenado nuevo avatar. Me gusta,
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Hola Katy:
    Enriquecedora la historia de ir cargado de resentimientos. Es del todo cierto que cuando uno hace el bien se libera y que lo mismo pasa con el perdón. A veces resulta difícil perdonar, y no hablo de ofensas directas, me refiero a perdonar ciertas actitudes, en estos casos creo que a parte del perdón hay que hacer entender a los que tienen estas formas de conducta cual es el camino a seguir.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Desde luego hay diversos matices en el perdón. Y las actitudes son fundamentales. Hay personas que tienen actitudes de ir haciendo daño contínuamente y aunque les perdones son insufribles. Me alegra que hayas señalado este detalle.
    Un abrazo Rafa

    ResponderEliminar
  23. Hola Katy:
    Yo no tengo muy clara la definición del perdón. Tal vez tenga que ver con reconocer lo que ha sucedido, aunque no lo aceptes. No lo sé. Pero en una interpretación amplia yo diría que es lo único que nos permite ser felices realmente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hola Javier, tal vez no la haya. Puede ser quitarte el rencor y todo aquello que te estorba para conseguir estar en armonía contigo mismo. El perdón brota de dentro y te ayuda a aceptar a los demás como son, y sobrellevar su defectos. Nos ayuda a aceptarnos como seres limitados y necesitados de los demás. No se, se podrían decir más cosas. Esto es simplemente un reflexión para podernos hacer preguntas y buscar respuestas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Gracias eres la única que se dió cuenta.
    Esoy junto a mi rosal muy apreciado, florece una vez al año pero su floracion es espectacular
    De pensar no???

    Cariños mil

    ResponderEliminar
  26. Hola Abu es que la pamela te sienta fantásticamente. Ahora me he fijado en el rosal. pensé que era del dia de las fiestas del cole de tu nieta. No lo pienses que es mejor jajaja.
    Un beso

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry