"La mejor herencia que se le puede dar a un niño para que pueda hacer su propio camino, es permitir que camine por sí mismo." Isadora Duncan

"Estoy convencido que uno de los tesoros que guardan los años es la dicha de ser abuelo"
Abel Pérez Rojas

Te quiero

Te quiero

"No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela." Albert Einstein

viernes, 25 de septiembre de 2009

Las cosas no son siempre lo que parecen


Dos Ángeles viajeros se pararon para pasar la noche en el hogar de una familia muy adinerada. La familia era ruda y no quiso permitirle a los Ángeles que se quedaran en la habitación de huéspedes de la mansión. En vez de ser así, a los Ángeles le dieron un espacio pequeño en el frío sótano de la casa.
A medida que ellos preparaban sus camas en el duro piso el Ángel más viejo vio un hueco en la pared y lo reparó. Cuando el Ángel más joven preguntó ¿por qué? el Ángel más viejo le respondió
- "Las Cosas no siempre son lo que parecen."
La siguiente noche, el par de Ángeles vino a descansar en la casa de un señor y una señora muy pobres, pero el señor y su esposa eran muy hospitalarios. Después de compartir la poca comida que la familia pobre tenía, la pareja le permitió a los Ángeles que durmieran en su cama donde ellos podrían tener una buena noche de descanso.
Cuando amaneció, al siguiente día, los Ángeles encontraron bañados en lágrimas al Señor y a su Esposa. La única vaca que tenían cuya leche había sido su única entrada de dinero, yacía muerta en el campo.
El Ángel más joven estaba furioso y preguntó al Ángel más viejo
- ¿cómo pudiste permitir que ésto hubiera pasado? El primer hombre lo tenía todo, sin embargo tú lo ayudaste; el Ángel más joven le acusaba. La segunda familia tenía muy poco pero estaba dispuesta a compartirlo todo, y tú permitiste que la vaca muriera.
-"Las Cosas no siempre son lo que parecen," le replicó el Ángel más viejo.
-"Cuando estábamos en aquel sótano de la inmensa mansión, yo noté que había oro almacenado en aquel hueco de la pared. Debido a que el propietario estaba tan obsesionado con avaricia y no dispuesto a compartir su buena fortuna yo sellé el hueco de manera tal que nunca lo encontrase."
Anoche mientras dormíamos en la cama de la familia pobre, el ángel de la muerte vino en busca de la esposa del agricultor. Y yo le dí a la vaca en su lugar.

"Las Cosas no siempre son lo que parecen." Algunas veces, es exactamente lo que pasa cuando las cosas no salen como uno le gustaría que sucedieran. Si tenemos fe solamente necesitamos confiar en que cualquiera que fuesen los resultados de las cosas, serán siempre para nuestro bien. Nada sucede en el mundo por casualidad.

9 comentarios:

  1. Hola Katy!! Cuantas veces nos equivocamos al sacar conclusiones apresurasamente. Es característico del ser humano. Algunos aprenden, otros viven en un mundo equivocado.
    Besossssss

    ResponderEliminar
  2. Si hasta los ángeles jovenes no entienden porque pasan las cosas y se equivocan, cómo no lo vamos a hacer los seres humanos?
    Pensamos solo con una pequeña parte de nuestro cerebro y con nuestros miedos... tendríamos que confiar más, las cosas nunca pasan porque sí.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Gabriela por tu visita y comentario. Ciertamente nos quejamos cuando las cosas no van como quisiéramos y cuantas vexces cuando retrocedemos con la mirada en el tiempo nos damos cuenta de que es mejor que hayan salido de la otra manera. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Para anónimo
    Me encanta el comentario de la diferencia generacional aun entre los ángeles. Asi es...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Magnífica historia Katy. Somos muy dados a sacar conclusiones precipitadamente y no a reflexionar.

    Muy buen post.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Estupendo relato, lo que la vida o las circunstancias te quita, seguro que te lo ofrece por otro lado, pero a veces nos obstinamos en quedarnos solo con la primera impresion, creo que con la edad tambien se aprende a ver las dos caras de la moneda.
    Un beso Katy.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Fernando, hoy sin ir más lejos tengo una anécdota porque queria comprar una cosa y no la había, me dije pués cambio y acerté plenamente. Aunque mi primer impilso fue disgustarme. Somos así.
    Un abra para ti también

    ResponderEliminar
  8. Pues si Fabia, afortunadamente la vida es un grado, la experiencia si sabemos aprovecharla y no tropezar siempre en la misma piedra ayuda a sopesar el valor de las cosas. Se feliz.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Katy...
    Tus entradas son enseñanzas magistrales... y sí! señora... nada ocurre por casualidad...
    Me encantó!
    Un beso.

    ResponderEliminar

Bienvenido. Gracias por tus palabras , las disfruto a tope y además aprendo.

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry

“EL TIEMPO QUE PERDISTE POR TU ROSA HACE QUE TU ROSA SEA TAN IMPORTANTE”. Saint-Exupéry